El mun­do en un es­ce­na­rio

Real World, la dis­co­grá­fi­ca crea­da por Pe­ter Ga­briel pa­ra gra­bar mú­si­ca de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, cum­ple 30 años

El País (País Vasco) - - BABELIA MÚSICA - POR JA­VIER LOSILLA SU­GE­REN­CIAS

Una nue­va ta­xo­no­mía que sus­ti­tu­ya a la de­no­mi­na­ción world mu­sic? ¿Có­mo po­de­mos in­ven­tar un gé­ne­ro que abar­que el high­li­fe de Áfri­ca oc­ci­den­tal, la mú­si­ca clá­si­ca de la In­dia, el folk ir­lan­dés o el kwai­to sud­afri­cano? No hay res­pues­ta que no su­pon­ga una com­par­ti­men­ta­ción ar­ti­fi­cial”. Pa­ra Aman­da Jo­nes, res­pon­sa­ble del se­llo dis­co­grá­fi­co Real World, crea­do por el mú­si­co, pro­duc­tor, ac­ti­vis­ta y em­pre­sa­rio Pe­ter Ga­briel ha­ce 30 años, más im­por­tan­te que las cla­si­fi­ca­cio­nes es “po­der es­cu­char bue­na mú­si­ca, in­de­pen­dien­te­men­te de la na­cio­na­li­dad de los ar­tis­tas que la crean. De he­cho, mu­chos de los so­ni­dos que des­cu­bri­rás en nues­tro se­llo son el re­sul­ta­do de co­la­bo­ra­cio­nes en­tre mú­si­cos de paí­ses di­fe­ren­tes”. En cual­quier ca­so, pa­ra Aman­da, la eti­que­ta world mu­sic “es to­tal­men­te re­dun­dan­te y na­ció de una ne­ce­si­dad de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca pa­ra co­lo­car en las tien­das los ál­bu­mes pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes rin­co­nes del mun­do. Exis­te la ten­den­cia a de­no­mi­nar world mu­sic a la am­plia ga­ma de lan­za­mien­tos de Real World, pe­ro la reali­dad es que la pro­duc­ción del se­llo va más allá de esa ca­te­go­ri­za­ción”.

Sí, se tra­ta de un vas­to es­pec­tro so­no­ro que va des­de la mú­si­ca qaw­wa­li de Nus­rat Fa­teh Ali Khan, el Ca­ma­rón de Pa­kis­tán (fa­lle­ci­do en 1997, fue una de las es­tre­llas del se­llo), has­ta las can­cio­nes tra­di­cio­na­les de la ti­be­ta­na Yung­chen Lha­mo, pa­san­do por la rum­ba con­go­le­ña de Pa­pa Wem­ba, las po­li­fo­nías vo­ca­les del gru­po sar­do Te­no­res di Bit­ti, el rock la­tino de la ban­da me­xi­ca­na Los de Aba­jo, el dub del in­glés Adrian Sher­wood, las vi­bra­cio­nes ga­rí­fu­nas del hon­du­re­ño Au­re­lio… Ca­si 230 ál­bu­mes, fru­to va­rios de ellos del en­cuen­tro en­tre ar­tis­tas de pro­ce­den­cias di­ver­sas, con­for­man ac­tual­men­te el ca­tá­lo­go de

Real World.

Un tra­ba­jo del je­fe ini­ció la aven­tu­ra en 1989: el dis­co Pas­sion, que re­co­gió, am­plia­da, la ban­da so­no­ra es­cri­ta por Pe­ter Ga­briel pa­ra la pe­lí­cu­la The Last Tem­pta­tion of Ch­rist, de Mar­tin Scor­se­se, un com­pen­dio de mú­si­cas de Orien­te Pró­xi­mo, del nor­te de Áfri­ca y de me­lo­días y ar­tis­tas trans­con­ti­nen­ta­les: Baa­ba Maal, Yous­sou N’Dour, Shan­kar, John Has­sell… Cla­ro que to­do ha­bía em­pe­za­do al­gu­nos años an­tes al ca­lor del fes­ti­val Wo­mad (World of Mu­sic, Arts & Dan­ce), otra crea­ción del in­quie­to ex-Ge­ne­sis pa­ra mos­trar el tra­ba­jo de ar­tis­tas de to­do el mun­do cu­yo es­ti­lo es­ca­pa­ba del ám­bi­to ca­nó­ni­co del rock y del pop. “El fes­ti­val Wo­mad exis­tía des­de 1982 y ha­bía­mos es­ta­do lan­zan­do ál­bu­mes de for­ma in­de­pen­dien­te du­ran­te al­gu­nos años. Cuan­do Pe­ter [Ga­briel] abrió Real World Stu­dios [en un en­torno idí­li­co en Box, en el con­da­do de Wil­ts­hi­re, en el su­r­oes­te de In­gla­te­rra], tu­vi­mos la vi­sión de una es­pe­cie de se­llo dis­co­grá­fi­co pa­ra gra­bar ál­bu­mes en vi­vo, en el enor­me y ma­ra­vi­llo­so es­tu­dio Big Room, de los ar­tis­tas que ve­nían al Reino Uni­do pa­ra ac­tuar en el fes­ti­val. Es­to con­du­jo a una vi­sión de un se­llo dis­co­grá­fi­co que tra­ba­ja con ar­tis­tas de to­dos los rin­co­nes del mun­do, sin un gé­ne­ro es­pe­cí­fi­co en men­te, reunien­do a mú­si­cos que com­par­ten una em­pa­tía con la mú­si­ca en ge­ne­ral, en lu­gar de sim­ple­men­te un tras­fon­do cul­tu­ral”, ex­pli­ca Aman­da Jo­nes.

Gra­ba­cio­nes “in ses­sions”, co­mo ella las lla­ma, que pro­por­cio­nan a los ar­tis­tas un am­bien­te re­la­ja­do y ex­ce­len­tes pro­duc­to­res e in­ge­nie­ros “pa­ra ayu­dar­los a rea­li­zar su vi­sión mu­si­cal”. Un mun­do real, en de­fi­ni­ti­va, que ha co­nec­ta­do y co­nec­ta a ge­nios oc­ci­den­ta­les de la pro­duc­ción (Brian Eno, Mi­chael Brooks, Da­niel La­nois, John Lec­kie…) con gran­des crea­do­res pro­ce­den­tes de los arra­ba­les del im­pe­rio (Nus­rat Fa­teh Ali Khan, Geof­frey Or­ye­ma, Dji­van Gas­par­yan…).

“De al­gu­na ma­ne­ra he­mos ayu­da­do a pre­sen­tar mú­si­ca ins­pi­ra­do­ra y her­mo­sa de di­fe­ren­tes rin­co­nes del pla­ne­ta a un púPe­ter Ga­briel Pas­sion. 1989

Or­ques­ta Re­vé

¡La ex­plo­sión del mo­men­to! 1989

Pa­pa Wem­ba Emo­tion. 1995

Joi

One and One is One. 1999

Blind Boys of Ala­ba­ma Spi­rit Of The Cen­tury. 2001

Dub Co­los­sus A Town Ca­lled Ad­dis. 2008

Den­gue Fe­ver Ve­nus On Earth 2008

Yous­sou N’Dour Fat­te­li­ku. Li­ve in At­hens 1987. 2015

Nus­rat Fa­teh Ali Khan

Li­ve at Wo­mad 1985. 2019 bli­co más am­plio que tal vez nun­ca la ha­bría es­cu­cha­do. En los pri­me­ros días del se­llo, a me­nu­do era di­fí­cil en­con­trar mú­si­ca de ar­tis­tas que tra­ba­ja­ban fue­ra de Eu­ro­pa o Amé­ri­ca del Nor­te, pe­ro que­ría­mos ha­llar una pla­ta­for­ma pa­ra que al­gu­nos de ellos en­con­tra­ran un nue­vo pú­bli­co”, di­ce Jo­nes. Y aña­de, so­bre la elec­ción de esos ar­tis­tas: “Nun­ca he­mos in­ten­ta­do ser un ca­tá­lo­go in­clu­si­vo de mú­si­ca de to­do del mun­do; no que­re­mos ser una bi­blio­te­ca. Nos im­pul­san la mú­si­ca que nos ins­pi­ra y las gran­des vo­ces. Ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos se­gu­ros de po­der tra­ba­jar aso­cia­dos con los ar­tis­tas; es­ta es una par­te esen­cial pa­ra lo­grar el éxi­to de un lan­za­mien­to”.

La in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca ha ex­pe­ri­men­ta­do no­ta­bles trans­for­ma­cio­nes des­de 1989, cuan­do Real World co­men­zó a ro­dar, pe­ro a Aman­da Jo­nes no le asus­tan los cam­bios: “Ha­ce­mos lo me­jor que po­de­mos el di­se­ño, la pro­mo­ción y la co­mer­cia­li­za­ción de la mú­si­ca. Te­ne­mos un equi­po de tra­ba­jo muy fuer­te, nues­tra pro­pia edi­to­rial y, por su­pues­to, un es­tu­dio de gra­ba­ción de pri­me­ra ca­te­go­ría. Es­to ha ayu­da­do a man­te­ner­se fuer­te an­te los con­ti­nuos cam­bios”. ¿Y cree que el dis­co fí­si­co tie­ne los días con­ta­dos por la im­plan­ta­ción del for­ma­to di­gi­tal? “To­da­vía aguan­ta­mos con un ni­vel ra­zo­na­ble de ven­tas de CD, pe­ro el des­cen­so es inevi­ta­ble. No obs­tan­te, el au­men­to del in­te­rés en el vi­ni­lo ha ido más allá del as­pec­to re­tro. Hay mu­chos afi­cio­na­dos que real­men­te aman el so­ni­do del vi­ni­lo y el im­pac­to de la obra de ar­te, por lo que aho­ra ven­de­mos un buen nú­me­ro de ele­pés”.

Jus­ta­men­te con dos ele­pés de Nus­rat Fa­teh Ali Khan (un di­rec­to, iné­di­to, re­gis­tra­do en el Wo­mad de 1985, y la ree­di­ción de Night Song, dis­co gra­ba­do al ali­món con Mi­chael Brook) y el CD re­co­pi­la­to­rio World­wi­de 30 Years of Real World Mu­sic ha ce­le­bra­do el se­llo sus tres dé­ca­das de vi­da. ¿A por otros 30 años, se­ño­ra Jo­nes? “¿Quién pue­de pre­de­cir el fu­tu­ro? Hay mu­chos se­llos que no han so­bre­vi­vi­do tan­to tiem­po co­mo el nues­tro, así que creo que po­de­mos es­tar or­gu­llo­sos de es­te cum­plea­ños. Por su­pues­to, me en­can­ta­ría pen­sar que Real World se­gui­rá exis­tien­do otros 30 años, pe­ro, in­du­da­ble­men­te, no se­ré yo quien lo ges­tio­ne”.

1

PE­TE WI­LLIAMS

El ugan­dés Geof­frey Or­ye­ma. Pas­sion (1989), de Pe­ter Ga­briel, pri­mer dis­co de Real World. Por­ta­da de Emo­tion (1995), de Pa­pa Wem­ba. ¡La ex­plo­sión del mo­men­to! (1989), de la Or­ques­ta Re­vé. Spi­rit Of The Cen­tury (2001), de The Blind Boys of Ala­ba­ma. El ke­niano Ayub Oga­da y el mal­ga­che Rossy.

2 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.