“Es­pa­ña tie­ne que re­cu­pe­rar la es­ta­bi­li­dad”

JEAN-CLAU­DE JUNC­KER

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - BER­NAR­DO DE MI­GUEL LLUÍS PELLICER, Pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea

El úl­ti­mo pro­ta­go­nis­ta en ac­ti­vo de la crea­ción del eu­ro, del mer­ca­do úni­co y de la zo­na Schen­gen aban­do­na la es­ce­na po­lí­ti­ca eu­ro­pea tras más de cua­tro dé­ca­das en pri­me­ra fi­la. “Du­ran­te 25 años fui siem­pre el más jo­ven de to­dos, co­mo mi­nis­tro, co­mo pri­mer mi­nis­tro. Y aho­ra soy el ve­te­rano”, bro­mea Jean-Clau­de Junc­ker (Lu­xem­bur­go, 64 años), pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, du­ran­te una en­tre­vis­ta en ex­clu­si­va con EL PAÍS en su des­pa­cho de la de­ci­mo­ter­ce­ra plan­ta del edi­fi­cio Ber­lay­mont en Bru­se­las.

El pa­sa­do le envuelve, aun­que no se le apre­cia un ápi­ce de nos­tal­gia an­te el fin de un man­da­to que con­clu­ye el 31 de oc­tu­bre. El can­san­cio aflo­ra pe­ro sin res­que­mor apa­ren­te des­pués de un lus­tro de tre­me­bun­das cri­sis (des­de Gre­cia y el Bre­xit a un mi­llón de re­fu­gia­dos si­rios) en las que, a me­nu­do, las mi­ra­das acu­sa­do­ras se han vuel­to ha­cia su Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra bus­car un res­pon­sa­ble.

So­lo te­me que la nue­va ge­ne­ra­ción de lí­de­res ol­vi­de las lec­cio­nes del pa­sa­do. “Mi­ren la pe­ri­fe­ria de Eu­ro­pa y ve­rán el pe­li­gro que en­tra­ña el es­tú­pi­do na­cio­na­lis­mo. No es un fe­nó­meno del pa­sa­do. Nin­gún go­ber­nan­te de­be­ría ol­vi­dar la his­to­ria de Eu­ro­pa, que pue­de vol­ver de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Aho­ra na­die ve po­si­ble una gue­rra en­tre so­cios de la UE, pe­ro más va­le es­tar en guar­dia”.

Pre­gun­ta. Es­pa­ña va a ce­le­brar las cuar­tas elec­cio­nes en cua­tro años, tal vez un ré­cord mun­dial en­tre las de­mo­cra­cias.

Res­pues­ta. ¿Sa­ben có­mo se lla­ma eso? Hi­per­de­mo­cra­cia.

P. ¿Le preo­cu­pa?

R. Me preo­cu­pan las di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas que ve­mos en va­rios paí­ses de la UE, en­tre ellos Es­pa­ña. Es­toy con­ven­ci­do de que Es­pa­ña tie­ne que re­cu­pe­rar una es­ta­bi­li­dad, di­ga­mos, nor­mal. Por lo de­más se tra­ta de un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co y eso no se pue­de cri­ti­car. Es­pa­ña es­tu­vo mu­cho tiem­po sin de­mo­cra­cia así que no me voy a que­jar aho­ra que la tie­ne.

P. Se su­po­nía que Es­pa­ña iba a ser uno de los pi­la­res de la nue­va fa­se de cons­truc­ción de Eu­ro­pa, jun­to a Fran­cia y Ale­ma­nia. Ese plan pa­re­ce es­tar en el ai­re.

R. No me to­ca ha­cer re­co­men­da­cio­nes a Es­pa­ña. Pe­ro me gus­ta­ría que vol­vie­se a la nor­ma­li­dad, a la es­ta­bi­li­dad. No hay que ol­vi­dar, aun­que no me gus­te ha­blar de paí­ses gran­des y pe­que­ños, que Es­pa­ña no es pre­ci­sa­men­te pe­que­ña.

P. Es­pa­ña era uno de los po­cos paí­ses don­de no ha­bían sur­gi­do for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas eu­ro­es­cép­ti­cas o de ex­tre­ma de­re­cha. La irrup­ción de Vox pa­re­ce ha­ber pues­to fin a esa ex­cep­ción. ¿Es inevi­ta­ble?

R. Me in­quie­ta mu­cho. No tan­to el po­pu­lis­mo co­mo el ries­go de

/ DELMI ÁL­VA­REZ

Jean-Clau­de Junc­ker, pre­si­den­te sa­lien­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el pa­sa­do vier­nes du­ran­te la en­tre­vis­ta ce­le­bra­da en Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.