“Sán­chez ve­tó a Igle­sias por­que iba a opa­car­lo”, opi­na Mo­ne­de­ro

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

chas y lees a de­ter­mi­na­dos opi­na­do­res… Hay un mun­do com­par­ti­do que ter­mi­na afec­tan­do, y esa par­te de la vi­da po­lí­ti­ca es bueno que exis­ta por­que per­mi­te acuer­dos”. ¿Y con Sán­chez, su so­cio na­tu­ral? “Tie­ne me­jor re­la­ción con Iván Re­don­do [ase­sor de Sán­chez] que con él. In­te­lec­tual­men­te es más po­de­ro­so. Pe­ro la re­la­ción per­so­nal no ha pe­sa­do en que no ha­ya acuer­do. Y ren­cor de Igle­sias ha­cia Sán­chez te ase­gu­ro que no hay. Sán­chez co­me­tió un error cuan­do ve­tó a Igle­sias, por­que no lo ve­tó por sus ideas, sino por­que en­ten­día que la bri­llan­tez de Igle­sias iba a opa­car­lo a

ti al Go­bierno vas­co en 2009; la de Jo­sé An­to­nio Mo­na­go a la pre­si­den­cia de Ex­tre­ma­du­ra en 2011, que ob­tu­vo. In­clu­so tra­ba­jó pa­ra Ma­riano Ra­joy en­tre 2008 y 2011, da­to des­co­no­ci­do has­ta aho­ra. Lue­go se to­mó dos años sa­bá­ti­cos, de ana­lis­ta pop en la te­le, po­nien­do emo­ti­co­nos a los po­lí­ti­cos, has­ta que le lla­mó Sán­chez.

Tres te­le­vi­sio­nes pues­tas

En su des­pa­cho te­nía el vier­nes tres te­le­vi­so­res pues­tos con TVE, La Sex­ta y Antena 3. En la me­sa, un pa­pel con los pi­cos de au­dien­cias de la en­tre­vis­ta de Sán­chez de la no­che an­te­rior. Los pe­rió­di­cos del día, y los de pro­vin­cias. En reali­dad tie­ne for­ma­ción clá­si­ca, vie­ne de la an­ti­gua Fi­lo­so­fía y Le­tras, un tí­tu­lo de Hu­ma­ni­da­des y Co­mu­ni­ca­ción, no es ex­per­to en mar­ke­ting.

Re­don­do no ha que­ri­do ha­blar pa­ra es­te ar­tícu­lo. No da en­tre­vis­tas. En el en­cuen­tro per­so­nal es un ti­po ama­ble, cer­cano, no da nin­gu­na im­pre­sión de ser ma­quia­vé­li­co. Lis­to y rá­pi­do, con ra­zo­na­mien­tos siem­pre pre­pa­ra­dos y una preo­cu­pa­ción por que crean que es bue­na gen­te: le tor­tu­ra que ha­blen de él sin sa­ber, le gus­ta­ría él y su ta­rea de go­bierno, pe­ro eso ya es un pro­ble­ma de su au­to­es­ti­ma. Pa­blo nun­ca ha con­fun­di­do los es­pa­cios per­so­na­les con los po­lí­ti­cos. He­mos co­no­ci­do a gen­te muy ama­ble con no­so­tros que si nos tu­vie­se que eje­cu­tar di­ría: ‘Lo sien­to, no es na­da per­so­nal”.

“En 2016, Sán­chez se en­te­ró por bo­ca del mis­mí­si­mo Rey, Fe­li­pe VI, de que Pa­blo Igle­sias iba a anun­ciar en ese mo­men­to las con­di­cio­nes que po­nía pa­ra apo­yar su in­ves­ti­du­ra. Hay co­sas que son im­po­si­bles de ol­vi­dar”, se re­cuer­da des­de la eje­cu­ti­va del PSOE.

En cuan­to a la re­la­ción de Sán­chez con Ca­sa­do y Ri­ve­ra, “los he­chos ha­blan por sí so­los”. “Ri­ve­ra no le fe­li­ci­tó tras ga­nar las elec­cio­nes y Ca­sa­do sí. Ri­ve­ra ha de­cli­na­do ir a las dos úl­ti­mas reunio­nes en ve­rano con Pe­dro y Ca­sa­do sí ha ido”, re­cal­ca un pe­so pe­sa­do de la eje­cu­ti­va del PSOE. “Lo que pe­sa es que Igle­sias man­tie­ne la ac­ti­tud de cuan­do te­nía 71 dipu­tados y no­so­tros 84. Pe­se a que no tie­ne la mis­ma po­si­ción po­lí­ti­ca pi­de lo mis­mo. Y Pe­dro no se va a ba­jar. Pa­blo siem­pre ha si­do un ma­cho al­fa. Co­mo Pe­dro. Y por eso es muy cons­cien­te de lo que su­pon­dría te­ner­le en el Con­se­jo [de Mi­nis­tros]. Por la com­pe­ten­cia en sí, más allá de la in­cer­ti­dum­bre que su­po­ne te­ner a tu la­do a al­guien en quien no ter­mi­nas de fiar­te”, ex­pre­sa­ba un ba­rón te­rri­to­rial en ple­na sin­to­nía con el lí­der del PSOE.

“Les preo­cu­pa que po­da­mos lu­cir en el Go­bierno”, con­tra­ata­ca Po­de­mos. “Igual que con Ri­ve­ra no hay nin­gu­na quí­mi­ca per­so­nal, con Igle­sias no da esa sen­sa­ción. No es un te­ma per­so­nal. Lo que hay es una di­fe­ren­cia po­lí­ti­ca”, re­cor­da­ba en ju­lio pa­sa­do un co­la­bo­ra­dor de Sán­chez.

Na­die en el PSOE ni en el Go­bierno es ca­paz de atri­buir a un he­cho con­cre­to la muy me­jo­ra­ble re­la­ción en­tre el pre­si­den­te en

que le co­no­cie­ran más, una con­tra­in­di­ca­ción con su tra­ba­jo. Vi­ve en esa ten­sión. Ade­más de tra­ba­jar de sie­te de la ma­ña­na a on­ce de la no­che, con el re­loj diez mi­nu­tos ade­lan­ta­do. Ca­sa­do, sin hi­jos, al lle­gar a ca­sa pa­sea a su pe­rro, Cu­rri­llo.

No quie­re ha­blar, pe­ro ya ha ha­bla­do mu­cho, tal vez de­ma­sia­do. Sus ví­deos del pa­sa­do son ma­te­rial muy ameno, qui­zá pe­có de inex­pe­rien­cia o ex­ce­so de en­tu­sias­mo. Aho­ra se es­con­de, pe­ro si­gue que­rien­do que se se­pa que es­tá ahí. Su eta­pa de Ex­tre­ma­du­ra es re­ve­la­do­ra: tras una ca­rre­ra ocul­ta de ase­sor, por fin sa­lió a la su­per­fi­cie en 2011 y fue con­se­je­ro. Allí pu­do des­me­le­nar­se pa­ra que se su­pie­ra quién era, cuan fas­ci­nan­te era su la­bor, en com­pa­re­cen­cias ti­po Pau­lo Coel­ho: “El club de los poe­tas vi­vos so­mos hoy no­so­tros”. Eso ha cam­bia­do. Tu­vo una úni­ca com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so en 2018 y so­lo hi­zo una ci­ta, y en­ci­ma de Witt­gens­tein.

El po­lí­ti­co pa­ra él es “el clien­te” fun­cio­nes y el lí­der de Ciu­da­da­nos. La con­clu­sión a la que lle­gan la do­ce­na de al­tos car­gos con­sul­ta­dos, in­clui­dos va­rios miem­bros de la di­rec­ción del PSOE y mi­nis­tros, es que Ri­ve­ra “aún no ha asi­mi­la­do” la mo­ción de cen­su­ra con­tra Ra­joy que aca­bó con Sán­chez en La Mon­cloa. “Ri­ve­ra se veía co­mo un muy pro­ba­ble pre­si­den­te del Go­bierno an­te los ca­sos de co­rrup­ción del PP y el des­gas­te del Eje­cu­ti­vo, pe­ro la mo­ción lo cam­bió to­do”, re­su­me uno de ellos.

“Las re­la­cio­nes per­so­na­les en­tre Ri­ve­ra y Sán­chez no son bue­nas. Ri­ve­ra no le per­do­na­rá nun­ca a Sán­chez que ma­ta­ra —¿pa­ra

“Pa­blo siem­pre ha si­do un ma­cho al­fa. Co­mo Pe­dro”, afir­ma un ba­rón so­cia­lis­ta

y sue­le de­cir que su tra­ba­jo con­sis­te en “ti­rar­se por el ba­rran­co por él”. Cree y sien­te lo que le pi­da el clien­te. En Ex­tre­ma­du­ra di­jo en 2012: “Lo di­go de co­ra­zón, por­que so­lo ha­blo de es­ta ma­ne­ra, yo me sien­to ex­tre­me­ño”. Ex­tre­me­ño, del PP de Al­biol o de Ra­joy, o aho­ra del PSOE de Sán­chez, o de ter­tu­liano en La 13 con Abas­cal. Es un pro­fe­sio­nal. Ve la po­lí­ti­ca con pa­sión, pe­ro más que na­da por su sen­ti­do lú­di­co. Ha­bla de ella co­mo un de­por­te, un jue­go, una par­ti­da, un desafío aca­dé­mi­co, una se­rie mo­lo­na de te­le­vi­sión. Con ga­na­do­res y per­de­do­res, no hay más. La com­pa­ra siem­pre con el aje­drez. ¿Ideo­lo­gía? Sue­le re­pe­tir que es un pro­fe­sio­nal más de ideas que de ideo­lo­gías y más de per­so­nas que de par­ti­dos. Es­to, cla­ro, es muy nue­vo en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, y muy mal vis­to.

Pe­ro quien ha tra­ba­ja­do con él le apre­cia. “Era una per­so­na con una vi­sión no­ve­do­sa de la ac­ción po­lí­ti­ca”, re­cuer­da Gar­cía Al­biol. “Me ayu­dó mu­cho a si­tuar mi mar­ca per­so­nal a ni­vel na­cio­nal. Creo que es uno de los ma­yo­res es­tra­te­gas en co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca”. En el PP vas­co tam­bién de­jó buen re­cuer­do, ad­mi­te un di­ri­gen­te: “Era más jo­ven que no­so­tros, te­nía mu­cho ím­pe­tu, era un ge­ne­ra­dor de ideas, las traía siem­pre?— su op­ción de ser pre­si­den­te con la mo­ción de cen­su­ra”, con­fir­ma uno de los hom­bres más cer­ca­nos a Ri­ve­ra. “Sán­chez no se fía de Ri­ve­ra por­que de al­gu­na ma­ne­ra se re­co­no­ce en él, sa­be que su prin­ci­pal ob­je­ti­vo en un acuer­do se­rá des­tro­zar­le pa­ra po­der ser pre­si­den­te. Am­bos sa­ben que la po­lí­ti­ca no es un lu­gar pa­ra ha­cer ami­gos. Son ex­tra­or­di­na­rios su­per­vi­vien­tes y se adap­ta­rán a la si­tua­ción que ma­xi­mi­ce las op­cio­nes que me­jor pue­dan sa­tis­fa­cer su am­bi­ción”.

Pa­ra re­co­no­cer a sim­ple vis­ta el fee­ling en­tre los lí­de­res, ex­pli­ca un miem­bro del equi­po de Ca­sa­do, bas­ta fi­jar­se en el mo­men­to en que los fo­tó­gra­fos ha­cen su tra­ba­jo y los po­lí­ti­cos tie­nen que im­pro­vi­sar una con­ver­sa­ción. “Ra­joy ha­bla­ba del tiem­po, pre­gun­ta­ba por la fa­mi­lia... Sán­chez se que­da cla­va­do en el so­fá, ten­so, apre­tan­do la man­dí­bu­la, por­que le cues­ta no ir al grano, el res­to le so­bra”, di­ce el en­torno de Ca­sa­do.

¿Y qué ti­po de re­la­ción hay aho­ra en­tre Ri­ve­ra y Sán­chez? “Inexis­ten­te des­pués de la mo­ción de cen­su­ra”, res­pon­de Pa­tri­cia Re­yes, dipu­tada de Ciu­da­da­nos cer­ca­na al lí­der. “An­tes de la mo­ción de cen­su­ra ha­bía una re­la­ción cor­dial, pe­ro tras ella no ha exis­ti­do re­la­ción de nin­gún ti­po. Sán­chez se ro­deó de per­so­nas muy di­fe­ren­tes a las del pac­to del abra­zo y co­men­zó ne­go­cia­cio­nes con [Quim] To­rra. No se dig­nó a lla­mar a Ri­ve­ra, sien­do el lí­der del par­ti­do más vo­ta­do en Ca­ta­lu­ña, ni con­tac­tó con Inés Arri­ma­das. Ni si­quie­ra ha in­ten­ta­do acer­ca­mien­to al­guno des­pués de las elec­cio­nes, al mar­gen de las reunio­nes ofi­cia­les de ri­gor. En cam­bio, con Igle­sias las re­la­cio­nes eran mu­cho más flui­das, fue él quien ayu­dó a Sán­chez a re­ca­bar los vo­tos de los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra sa­car ade­lan­te la mo­ción de cen­su­ra y siem­pre tu­vo la con­si­de­ra­ción de so­cio pre­fe­ren­te. No creo que la re­la­ción per­so­nal en­tre ellos ha­ya te­ni­do na­da que ver con el fra­ca­so de la ne­go­cia­ción”.

de Es­ta­dos Uni­dos. Tra­ta­ba siem­pre de arries­gar, con gol­pes de efec­to”. Aho­ra bien, fuen­tes del PP ca­ta­lán de la épo­ca apun­tan: “Si quie­res una má­qui­na de ga­nar elec­cio­nes, es uno de los me­jo­res, pe­ro quien bus­que un hom­bre de Es­ta­do, se equi­vo­ca”. Un di­ri­gen­te del PSOE ad­mi­te: “Te pue­den no gus­tar sus mé­to­dos, pe­ro me dio en enero los re­sul­ta­dos de abril. El tío tie­ne in­tui­ción”. Y en fe­bre­ro ya bus­ca­ba la oca­sión de pre­sen­tar la mo­ción de cen­su­ra. Es pa­ra pre­gun­tar­se qué ocu­rri­rá si de­ja de acer­tar, so­bre to­do el 10 de no­viem­bre.

En la en­tre­vis­ta que le hi­zo Pa­blo Igle­sias de­jó per­las, co­mo que en unas elec­cio­nes va­le to­do, ha­blan­do de Trump: “Uti­li­zar el po­pu­lis­mo co­mo téc­ni­ca elec­to­ral no es cri­ti­ca­ble; co­mo ideo­lo­gía, sí”. Al fi­nal re­ga­ló al lí­der de Po­de­mos un peón de aje­drez y le ex­pli­có su sim­bo­lo­gía: “Es ese ase­sor, esa per­so­na que es­tá de­trás, que siem­pre hay que des­ta­car, y re­cuer­do que cuan­do lle­ga a la ca­si­lla ocho se pue­de trans­for­mar en cual­quier pie­za, que es lo bo­ni­to del peón”. Eso di­jo, lo bo­ni­to del peón. Igle­sias fli­pa­ba.

/ ULY MAR­TÍN

Sán­chez e Igle­sias, du­ran­te el en­cuen­tro que man­tu­vie­ron en ju­lio.

/U.M.

Ca­sa­do y Ri­ve­ra con­ver­san en el he­mi­ci­clo del Con­gre­so.

/U.M.

Iván Re­don­do, en un ac­to del PSOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.