El día que ‘Isi­do­ro’ se­du­jo a los es­pías de Suá­rez

Sa­le a la luz la trans­crip­ción del en­cuen­tro de Fe­li­pe Gon­zá­lez y Al­fon­so Gue­rra con dos agen­tes se­cre­tos en 1976

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - RA­FAEL MO­RENO IZ­QUIER­DO

Sá­ba­do 23 de oc­tu­bre de 1976. Cien días jus­tos des­de que el rey Juan Car­los I eli­gie­ra a Adol­fo Suá­rez pa­ra pi­lo­tar la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. El ré­gi­men sur­gi­do a la muer­te del dic­ta­dor bus­ca la for­ma de in­te­grar a la opo­si­ción de iz­quier­das en la in­ci­pien­te re­for­ma sin pro­vo­car la reac­ción del bún­ker pro­fran­quis­ta. Los par­ti­dos son aún ile­ga­les, aun­que to­le­ra­dos, y vigilados por los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad.

Dos per­so­nas en­tran en co­che al só­tano del ho­tel Me­liá Prin­ce­sa, cer­ca de la ma­dri­le­ña Pla­za de Es­pa­ña. Quie­ren evi­tar un en­cuen­tro ca­sual con al­guien que les re­co­noz­ca. To­man el as­cen­sor al cuar­to pi­so y se di­ri­gen a la ha­bi­ta­ción nú­me­ro 4. Un hom­bre les abre la puer­ta y les acom­pa­ña al sa­lón don­de es­pe­ra el je­fe. Se­gún re­cor­da­ría años des­pués un asis­ten­te, lo pri­me­ro que ha­cen es sa­car sus pis­to­las y de­jar­las so­bre la me­sa.

A un la­do, el te­nien­te co­ro­nel An­drés Cas­si­ne­llo, di­rec­tor del Ser­vi­cio Cen­tral de Do­cu­men­ta­ción (Se­ced), la agen­cia de in­te­li­gen­cia crea­da en 1972 por el vi­ce­pre­si­den­te Ca­rre­ro Blan­co. Jun­to a él, su je­fe de In­for­ma­ción, Jo­sé Fau­ra. Am­bos lle­ga­rán al ge­ne­ra­la­to cuan­do su prin­ci­pal in­ter­lo­cu­tor de ese día sea pre­si­den­te del Go­bierno. En­fren­te de los dos mi­li­ta­res se sien­tan dos jó­ve­nes: Isi­do­ro (nom­bre de gue­rra de Fe­li­pe Gon­zá­lez) y su nú­me­ro dos, Al­fon­so Gue­rra.

Los cua­tro son cons­cien­tes de la tras­cen­den­cia del en­cuen­tro. Cas­si­ne­llo y Fau­ra, “los peo­nes de bre­ga de Suá­rez”, co­mo ellos mis­mos se de­fi­nie­ron, lo con­cer­ta­ron con el ob­je­ti­vo de eva­luar el ca­rác­ter y li­de­raz­go de Gon­zá­lez y la po­si­ción y re­le­van­cia del PSOE, re­la­ti­va­men­te dé­bil en­ton­ces fren­te a otros par­ti­dos de iz­quier­das. En ma­nos de Suá­rez es­ta­ba la po­si­bi­li­dad de fa­vo­re­cer­lo, co­mo hi­zo un año an­tes al fa­ci­li­tar el pa­sa­por­te que per­mi­tió a Isi­do­ro asis­tir al Con­gre­so de Su­res­nes (Fran­cia), del que sa­lió ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Tam­bién bus­ca­ban los es­pías co­no­cer su gra­do de res­pal­do a la aper­tu­ra po­lí­ti­ca que se es­ta­ba di­se­ñan­do.

La en­tre­vis­ta, que du­ró tres ho­ras y cu­ya trans­crip­ción ocu­pa 45 pá­gi­nas me­ca­no­gra­fia­das, re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra co­no­cer la po­si­ción de Fe­li­pe Gon­zá­lez cuan­do Es­pa­ña no era aún de­mo­crá­ti­ca y la in­cer­ti­dum­bre do­mi­na­ba to­do. Co­mo ad­vier­ten los mi­li­ta­res, su ac­ti­tud de­be to­mar­se con cau­te­la, ya que es ob­via su “pre­ten­sión de caer bien”. No obs­tan­te, agre­gan, “la ex­ten­sión, así co­mo el des­co­no­ci­mien­to pre­vio de las pre­gun­tas, da in­di­cios ra­cio­na­les de cre­di­bi­li­dad”. Pa­re­ce que la en­tre­vis­ta fue gra­ba­da su­brep­ti­cia­men­te, pues el in­for­me ad­vier­te de que hay “tra­zos” que “no fue­ron re­co­gi­dos con cla­ri­dad”.

Cas­si­ne­llo co­mien­za con una lar­ga ex­pli­ca­ción so­bre el pa­pel de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. “Vo­so­tros po­déis pen­sar que te­ne­mos ra­bo o al­go así, [pe­ro] un ser­vi­cio que con­ci­be [...] su mi­sión en fun­ción de la de­fen­sa del Es­ta­do no pue­de con­ver­tir­se en ins­tru­men­to de un gru­po po­lí­ti­co de­ter­mi­na­do”. Anun­cia que quie­re man­te­ner un con­tac­to di­rec­to y per­ma­nen­te con sus nue­vos in­ter­lo­cu­to­res. “De­be­mos em­pe­zar a ha­blar­nos pa­ra ver si po­de­mos en­ten­der­nos me­jor en otro fu­tu­ro dis­tin­to”, aven­tu­ra.

Isi­do­ro in­clu­ye en su lar­ga res­pues­ta los prin­ci­pa­les men­sa­jes que quie­re trans­mi­tir. “No­so­tros no que­re­mos nin­gu­na for­ma de to­ta­li­ta­ris­mo, no cree­mos en el modelo so­cia­lis­ta so­vié­ti­co, ni en al­gu­nos pa­re­ci­dos [...] nues­tro par­ti­do es mo­de­ra­do [...], lo cual no le qui­ta su ca­rác­ter fi­na­lis­ta re­vo­lu­cio­na­rio en el sen­ti­do de que quie­re una so­cie­dad más igua­li­ta­ria y jus­ta”, sub­ra­ya.

Cas­si­ne­llo (su nom­bre es­tá ocul­to en el do­cu­men­to) le in­te­rrum­pe:

Gon­zá­lez: “Se­ría po­lí­ti­ca­men­te un gra­ve error no le­ga­li­zar al PCE”

El lí­der del PSOE as­cen­dió a ge­ne­ra­les a los dos mi­li­ta­res que le en­tre­vis­ta­ron

“Es in­tere­san­te, por­que qui­zá en esa Es­pa­ña del fu­tu­ro en la que am­bas par­tes tie­nen que ol­vi­dar o pa­sar por en­ci­ma de unos años de la his­to­ria se­rán los par­ti­dos que ten­gan di­ri­gen­tes más jó­ve­nes los que es­tén más pró­xi­mos en­tre sí”. “Yo creo que la de­mo­cra­cia en es­te país no tie­ne otra al­ter­na­ti­va que ser jo­ven”, re­ma­cha Isi­do­ro.

A con­ti­nua­ción, el lí­der del PSOE ha­ce pro­fe­sión de pa­trio­tis­mo. “Tan­to Es­pa­ña co­mo el con­cep­to de pa­trio­tis­mo no pue­den ser atri­bu­to de la de­re­cha, ni de bro­ma”, re­ma­cha.

De ma­ne­ra pre­mo­ni­to­ria, re­co­no­ce que el modelo de Es­ta­do es un “pro­ble­ma ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­fí­cil”, pe­ro re­sal­ta que de­be abor­dar­se des­de un plan­tea­mien­to au­to­nó­mi­co, re­cha­zan­do que se ar­ti­cu­le “a par­tir de la de­ci­sión so­be­ra­na de no sé qué pue­blos in­de­pen­dien­tes”. En­fa­ti­za el ca­so de Ca­ta­lu­ña, que con­si­de­ra el “más pe­li­gro­so” por­que “pre­ten­de el ré­gi­men de con­cier­tos eco­nó­mi­cos, lo cual es des­truir la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llo na­cio­nal”. Y con­clu­ye: “No­so­tros por ahí no va­mos a pa­sar en la vi­da. Y de­trás del su­per­na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán es­tá en reali­dad la de­fen­sa de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de la bur­gue­sía ca­ta­la­na”.

El pa­pel del PCE

Tras un in­ter­cam­bio de opi­nio­nes so­bre la re­for­ma po­lí­ti­ca, la char­la se cen­tra en el fu­tu­ro pa­pel del PCE (Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña), al que mu­chos creían en­ton­ces lla­ma­do a con­ver­tir­se en la fuer­za he­ge­mó­ni­ca de la iz­quier­da. “Eso es lo que creía [San­tia­go] Ca­rri­llo [se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCE] ha­ce cin­co años, que iba a ser el [En­ri­co] Ber­lin­guer es­pa­ñol”, re­pli­ca Isi­do­ro, alu­dien­do al lí­der co­mu­nis­ta ita­liano y fun­da­dor del eu­ro­co­mu­nis­mo. “[A] eso ha con­du­ci­do la es­tra­te­gia del PCE des­de ha­ce 11 o 12 años, cre­yen­do que iba a ocu­par el es­pa­cio po­lí­ti­co del Par­ti­do So­cia­lis­ta”, re­fle­xio­na el lí­der del PSOE. “Lo cu­rio­so es que el plan­tea­mien­to de Ca­rri­llo, que no es na­da tor­pe, que tam­po­co tie­ne mu­cha ima­gi­na­ción, pe­ro tor­pe no es, [...] era co­rrec­to, vien­do la es­cle­ro­sis que se es­ta­ba pro­du­cien­do en el Par­ti­do So­cia­lis­ta en el exi­lio”

Es­ta si­tua­ción, se­gún Gon­zá­lez, dio un gi­ro en 1974, con el cam­bio de es­tra­te­gia y di­rec­ción que se im­pu­so en Su­res­nes. Se atre­ve, in­clu­so, a ha­cer una pre­dic­ción elec­to­ral. En un “plan­tea­mien­to de­mo­crá­ti­co lim­pio”, aven­tu­ra, el PSOE sa­ca­ría un 30% de los vo­tos; mien­tras que el PCE se que­da­ría en­tre el 6% y 10%. Acer­tó de lleno: en las elec­cio­nes que se ce­le­bra­ron ocho me­ses des­pués, en ju­nio de 1977, el PSOE ob­tu­vo el 29,32% de los vo­tos, y el PCE, el 9,33. “En ese pro­ce­so, di­ga­mos, de nor­ma­li­za­ción, un Par­ti­do Co­mu­nis­ta siem­pre lle­va las de per­der y un Par­ti­do So­cia­lis­ta las de ga­nar”, ar­gu­men­ta. “No­so­tros va­mos ha­cia arri­ba y ellos ha­cia aba­jo, ellos pier­den pie ca­da día, por­que no es lo mis­mo man­te­ner Co­mi­sio­nes Obre­ras en la ca­ta­cum­ba [...] que ir sa­lien­do a la ca­lle e ir co­no­cien­do qué hay”.

En un se­gun­do en­cuen­tro con los es­pías mi­li­ta­res, ya en fe­bre­ro de 1977, Gon­zá­lez apues­ta por la le­ga­li­za­ción del PCE co­mo la me­jor for­ma de neu­tra­li­zar­lo y re­pro­cha a Suá­rez que no se atre­va a ha­cer­lo; aun­que se equi­vo­ca, pues lo ha­rá dos me­ses des­pués. “Creo que po­lí­ti­ca­men­te se­ría un gra­ve error no le­ga­li­zar el PCE. Gra­ví­si­mo error”, sen­ten­cia. “Creo que al PCE lo que me­jor lo com­ba­te es eso: las ur­nas. No hay me­jor com­ba­te que ese. El pro­ble­ma ese hay que so­lu­cio­nar­lo así y se aca­bó. Y to­do lo que sea lo con­tra­rio es ton­te­ría”, con­clu­ye.

/ MA­RI­SA FLÓ­REZ

Al­fon­so Gue­rra y Fe­li­pe Gon­zá­lez, a la de­re­cha, en el con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio del PSOE de 1979.

Pá­gi­na de uno de los in­for­mes del Se­ced so­bre Fe­li­pe Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.