Pro­ta­go­nis­tas más allá de los Es­ta­dos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

cio­nes de las per­fo­ra­cio­nes offs­ho­re (es de­cir, de par­te de las aguas con­ti­nen­ta­les pa­ra ex­traer pe­tró­leo); ha eli­mi­na­do los con­tro­les de emi­sio­nes de me­tano en po­zos de pe­tró­leo y gas y ha re­ba­ja­do la pro­tec­ción de es­pe­cies ame­na­za­das, en­tre otros.

Pe­ro, en pa­ra­le­lo, múl­ti­ples ciu­da­des y Es­ta­dos se han pues­to a la ca­be­za de la lu­cha por el cli­ma. El anun­cio de Trump de la rup­tu­ra con Pa­rís pro­vo­có una re­be­lión de al­cal­des y go­ber­na­do­res de­mó­cra­tas que avan­za­ron que cum­pli­rían y fo­men­ta­rían el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos del acuer­do. La Cum­bre de Ac­ción Glo­bal por el Cli­ma, ce­le­bra­da ha­ce un año en San Fran­cis­co, mos­tró es­te em­pu­je. En agos­to, una coa­li­ción de 29 ciu­da­des y Es­ta­dos tam­bién de­man­da­ron a au­men­ta. “La cien­cia y los jó­ve­nes han cam­bia­do el tono de la con­ver­sa­ción”, re­sal­ta es­ta abo­ga­da. Las pro­tes­tas de los es­tu­dian­tes en la ca­lle han si­tua­do la fal­ta de am­bi­ción de mu­chos go­ber­nan­tes en el de­ba­te pú­bli­co.

“Los jó­ve­nes es­tán exas­pe­ra­dos; los po­lí­ti­cos tó­xi­cos han he­cho que se ra­di­ca­li­cen los mo­vi­mien­tos

Trump por sus me­di­das en las plan­tas de car­bón. Has­ta gran­des em­pre­sas han de­ci­di­do im­pul­sar sus pro­pios pla­nes muy por en­ci­ma de lo que les re­cla­ma el Go­bierno (sin evi­tar mu­chas con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas, cla­ro).

La ONU es muy cons­cien­te de es­ta do­ble reali­dad. “Una de las me­jo­res co­sas de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se es que tie­ne un país fe­de­ral en el que las de­ci­sio­nes es­tán des­cen­tra­li­za­das, así que siem­pre es­ta­mos a fa­vor de man­te­ner las de­ci­sio­nes en ma­te­ria de cam­bio cli­má­ti­co tan des­cen­tra­li­za­das co­mo sea po­si­ble”, se­ña­la­ba An­tó­nio Gu­te­rres es­ta se­ma­na en una en­tre­vis­ta.

Trump, pre­ci­sa­men­te, aca­ba­ba de to­mar una de­ci­sión en sen­ti­do con­tra­rio. El re­pu­bli­cano ha anun­cia­do su in­ten­ción de res­cin­dir la au­to­ri­dad de Ca­li­for­nia pa­ra fi­jar sus pro­pios lí­mi­tes de ga­ses con­ta­mi­nan­tes, una com­pe­ten­cia con la que el Es­ta­do de la cos­ta oes­te cuen­ta des­de ha­ce me­dio si­glo, lo que ha de­ri­va­do ya en una ba­ta­lla en los tri­bu­na­les. El vier­nes Ca­li­for­nia pre­sen­tó jun­to a otros 13 Es­ta­dos una de­man­da con­tra la in­ten­ción del pre­si­den­te de re­cor­tar su mar­gen de ma­nio­bra. La fal­ta de apo­yo de po­lí­ti­cas de ám­bi­to na­cio­nal, sin em­bar­go, su­po­ne un las­tre, por­que no to­dos los Es­ta­dos tie­nen el po­de­río de mer­ca­do y em­pre­sas que Ca­li­for­nia. cli­má­ti­cos”, opi­na Ara­ya. Du­ran­te el úl­ti­mo año, im­pul­sa­da por la jo­ven ac­ti­vis­ta sue­ca Gre­ta Thun­berg y otros mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les, las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les del mun­do han aco­gi­do mul­ti­tu­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra la inac­ción, co­mo las del vier­nes pa­sa­do y co­mo las pre­vis­tas pa­ra el pró­xi­mo vier­nes 27. El Acuer­do de Pa­rís fue idea­do pa­ra obli­gar a los Es­ta­dos a re­cor­tar sus emi­sio­nes. De he­cho, so­lo vin­cu­la a los Go­bier­nos na­cio­na­les. Sin em­bar­go, en los cua­tro años trans­cu­rri­dos des­de que se fir­mó, otros ac­to­res que no for­ma­ron par­te del pac­to y que en teo­ría no es­tán afec­ta­dos se han com­pro­me­ti­do a cum­plir con las me­tas que plan­tea el Acuer­do de Pa­rís.

Es el ca­so, por ejem­plo, de las ciu­da­des que se es­tán com­pro­me­tien­do a aca­bar con to­das sus emi­sio­nes pa­ra 2050. O del nú­me­ro cre­cien­te de mul­ti­na­cio­na­les que tam­bién se es­tán po­nien­do co­mo me­ta esa neu­tra­li­dad cli­má­ti­ca pa­ra me­dia­dos de si­glo. Por ejem­plo, el gi­gan­te Ama­zon ase­gu­ró el jue­ves que pa­ra 2040 ha­brá eli­mi­na­do to­das sus emi­sio­nes de efec­to in­ver­na­de­ro. Y es el ca­so tam­bién de las de­ce­nas de em­pre­sas que anunciarán me­di­das si­mi­la­res en la cum­bre or­ga­ni­za­da por la ONU de Nue­va York.

“El hi­lo in­vi­si­ble que une a dos ge­ne­ra­cio­nes tan di­fe­ren­tes co­mo la de Gre­ta y la del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU es la de­fen­sa de la cien­cia”, di­ce Ara­ya. Am­bos abri­rán la cum­bre cli­má­ti­ca del lu­nes. Si Thun­berg se ha con­ver­ti­do en la lí­der de es­ta lu­cha de la ca­lle, Gu­te­rres in­ten­ta lle­nar el va­cío po­lí­ti­co. “El se­cre­ta­rio ge­ne­ral es­tá en­ca­be­zan­do aho­ra la lu­cha. Y va más allá de la neu­tra­li­dad de un di­plo­má­ti­co”, va­lo­ra la es­pe­cia­lis­ta cos­ta­rri­cen­se. “Es­tá mos­tran­do al mun­do lo que sig­ni­fi­ca ser un lí­der de la tran­si­ción y un lí­der del mul­ti­la­te­ra­lis­mo”, coin­ci­de Ca­ve­lier-Adarve. “Otros se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les han si­do mu­cho más ti­bios, pe­ro la si­tua­ción es de emer­gen­cia aho­ra”, aña­de.

Gu­te­rres ha im­pe­di­do in­clu­so que man­da­ta­rios del blo­que que nie­ga la cien­cia o que es­tán re­man­do con­tra del Acuer­do de Pa­rís —co­mo Bra­sil o Ara­bia Sau­dí— pue­dan in­ter­ve­nir en la cum­bre. “No pue­de pa­re­cer que to­do va­le”, aplau­de a Gu­te­rres la mi­nis­tra en fun­cio­nes es­pa­ño­la pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, Te­re­sa Ri­be­ra. La mi­nis­tra, que par­ti­ci­pa­rá jun­to al pre­si­den­te en fun­cio­nes Pe­dro Sán­chez en la cum­bre, es­pe­ra que la reunión ten­ga “un efec­to mo­vi­li­za­dor” que se com­ple­men­te “con las pro­tes­tas en las ca­lles”. “Por­que que­da mu­cho por ha­cer”, ad­mi­te.

Cuan­do el Acuer­do de Pa­rís se fir­mó, ya se sa­bía que los es­fuer­zos de re­duc­ción de emi­sio­nes que ha­bían pre­sen­ta­do los ca­si 200 paí­ses que ce­rra­ron aquel pac­to no eran su­fi­cien­tes y lle­va­rían a un in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra me­dia de más de tres gra­dos. Por eso, el pac­to con­tie­ne una cláu­su­la pa­ra que los Es­ta­dos re­vi­sen al al­za sus pla­nes de mi­ti­ga­ción pe­rió­di­ca­men­te. La pri­me­ra re­vi­sión —y la pri­me­ra prue­ba de fue­go pa­ra el acuer­do— es en 2020. De ahí que Gu­te­rres ha­ya ex­hor­ta­do a los man­da­ta­rios a acu­dir a Nue­va York con el com­pro­mi­so de au­men­tar sus es­fuer­zos. De mo­men­to, se­gún la ONU, al­go más de la mi­tad —112 paí­ses— anun­cian que van a re­vi­sar sus pla­nes. El res­to de­be ele­gir aún en qué blo­que quie­re es­tar.

X BRAN­DON (AP)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.