Una se­ma­na trá­gi­ca de vio­len­cia ma­chis­ta

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - P. ÁL­VA­REZ,

El lu­nes fue­ron San­dra, Al­ba y Ele­na. Jo­sé Luis Abet La­fuen­te, de 41 años, ma­tó a ti­ros en un pue­blo de Pon­te­ve­dra a su ex­mu­jer, a su ex­sue­gra y a su ex­cu­ña­da. Lo hi­zo de­lan­te de sus hi­jos, de cua­tro y sie­te años. Des­pués, vol­vió a su ca­sa y lla­mó a la Guar­dia Ci­vil pa­ra con­fe­sar lo que ha­bía he­cho. Abrió así una se­ma­na te­rri­ble pa­ra la vio­len­cia de gé­ne­ro, con tes­ti­gos de­ma­sia­do jó­ve­nes, de­nun­cias que no lle­va­ron a nin­gu­na par­te o el en­sa­ña­mien­to de una ago­nía gra­ba­da en ví­deo.

El mar­tes, Ada­liz Vi­lla­gra, de 31 años, fue ase­si­na­da en Ma­drid por su pa­re­ja. La po­li­cía en­con­tró al pre­sun­to ase­sino aga­za­pa­do en el por­tal, in­ten­tan­do es­con­der­se de los agen­tes. Lo de­tu­vie­ron y ya ha pa­sa­do a dis­po­si­ción ju­di­cial. Las dos hi­jas de Vi­lla­gra tam­bién pre­sen­cia­ron el cri­men. Una de ellas fue la que aler­tó a Emer­gen­cias de las pu­ña­la­das que ha­bía su­fri­do su ma­dre. Ada­liz Vi­lla­gra ha­bía de­nun­cia­do a su ase­sino cua­tro ve­ces en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Con es­te úl­ti­mo ca­so que tras­cen­dió ayer de Bar­ce­lo­na, en el

que el pre­sun­to ase­sino de­jó ago­ni­zar a su mu­jer mien­tras la gra­ba­ba con su mó­vil, son 43 mu­je­res ase­si­na­das por su pa­re­ja o ex­pa­re­ja en 2019. Hay que re­mon­tar­se un lus­tro pa­ra en­con­trar ci­fras tan ne­gras. Ade­más, 30 ni­ños y ni­ñas han si­do ase­si­na­dos des­de 2013 y más de 257 han que­da­do huér­fa­nos (es­te úl­ti­mo da­to con­ta­bi­li­za­do has­ta el pa­sa­do 31 de ju­lio).

Los nom­bres de las víc­ti­mas, sus an­he­los, su pér­di­da fue­ron evo­ca­dos en una ve­la­da con­vo­ca­da el jue­ves. La lla­ma­da Emer­gen­cia Fe­mi­nis­ta par­tió co­mo ini­cia­ti­va de una pla­ta­for­ma de Ali­can­te es­te ve­rano y se ex­ten­dió por cer­ca de 200 lo­ca­li­da­des en la no­che del jue­ves, se­gún da­tos de la or­ga­ni­za­ción. El ob­je­ti­vo era te­ñir ciu­da­des y pla­zas de mo­ra­do, gri­tar por­que es­te ve­rano

“ha im­pe­ra­do la bar­ba­rie: ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes, aco­so, pe­de­ras­tia, ma­na­das”, de­cían las con­vo­can­tes en un co­mu­ni­ca­do. La pro­tes­ta es­tu­vo pre­sen­te en gran­des ca­pi­ta­les, co­mo Ma­drid, Bar­ce­lo­na o Za­ra­go­za y tam­bién en las ca­lles de pue­blos pe­que­ños, don­de las mu­je­res sa­lie­ron con sus ve­las y pa­ñue­los vio­le­tas.

Al­gu­nas de las con­vo­can­tes es­ta­ble­cen una re­la­ción di­rec­ta “cau­sa efec­to” en­tre el re­pun­te de ca­sos y el “ne­ga­cio­nis­mo” que el par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Vox ha­ce de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Sus con­ce­ja­les en Ma­drid de­fi­nie­ron co­mo una “cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de la iz­quier­da” el mi­nu­to de si­len­cio por la úl­ti­ma ase­si­na­da. Com­pa­re­cie­ron con su pro­pia pan­car­ta, en la que se leía: La vio­len­cia no tie­ne gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.