Zi­da­ne y la cá­ba­la de la in­ten­si­dad

El Ma­drid vi­si­ta el Piz­juán ba­jo la som­bra de la de­rro­ta an­te el PSG y sin so­lu­ción evi­den­te a su fal­ta de em­pu­je: “Eso no se tra­ba­ja”

El País (País Vasco) - - DEPORTES - DA­VID ÁL­VA­REZ,

Des­pués de sa­lir abra­sa­do del Par­que de los Prín­ci­pes, la si­guien­te pa­ra­da del Ma­drid es es­ta no­che en el Sán­chez-Piz­juán (21.00, Mo­vis­tar La­Li­ga), el es­ta­dio don­de más de­rro­tas li­gue­ras ha co­se­cha­do en el si­glo XXI, 11 en 18 par­ti­dos. Ba­jo el diag­nós­ti­co de Zi­da­ne de fal­ta de in­ten­si­dad, via­jan a un es­ce­na­rio con una com­bi­na­ción eléc­tri­ca. Una par­te de la gra­da en­sa­ña­da con Ra­mos; un ban­qui­llo ocu­pa­do por Lo­pe­te­gui, el pri­mer téc­ni­co que se aho­gó en­tre los res­tos del nau­fra­gio post-Zi­da­ne; un ri­val im­pul­sa­do por la ener­gía de Re­gui­lón, exiliado de la se­gun­da ve­ni­da del fran­cés.

Y de fon­do, el enig­ma de la in­ten­si­dad, tan de­ci­si­va co­mo inasi­ble pa­ra el Ma­drid que de­jó atrás las tres Cham­pions se­gui­das. “Hoy en día son par­ti­dos de tran­si­cio­nes. Tie­nes que es­tar en tran­si­ción ofen­si­va-de­fen­si­va, de­fen­si­va-ofen­si­va muy fuer­te, muy rá­pi­do, ca­si box to box [de área a área]. El otro día nos su­pe­raron en eso [el PSG el miér­co­les, 3-0]”, ex­pli­có ayer el en­tre­na­dor blan­co.

Se tra­ta de un diag­nós­ti­co en el que coin­ci­den to­dos los es­tra­tos del club, em­pe­zan­do por el pre­si­den­te, Flo­ren­tino Pé­rez: “Te­ne­mos que re­cu­pe­rar el ham­bre de triun­fos. Si re­cu­pe­ra­mos la in­ten­si­dad, da igual a quién sa­que­mos; con los 25 que te­ne­mos ga­na­mos to­do”, di­jo el do­min­go pa­sa­do en la asam­blea de so­cios. Sin em­bar­go, el re­me­dio

no re­sul­ta tan evi­den­te. Si­guien­do un ra­zo­na­mien­to de ayer de Zi­da­ne, no se pa­re­ce a otros as­pec­tos del jue­go: “Eso no se tra­ba­ja. So­bre to­do, cuan­do ju­ga­mos ca­da tres días. No va­mos a tra­ba­jar la in­ten­si­dad. Cuan­do jue­gas, sa­be­mos que no­so­tros te­ne­mos que es­tar fuer­te en el par­ti­do y man­te­ner ese rit­mo lo má­xi­mo po­si­ble, por­que es así que va­mos a ga­nar el par­ti­do”, ex­pli­có el fran­cés.

En el equi­po, mu­chas vo­ces apun­tan a que efec­ti­va­men­te se tra­ta de al­go que se tie­ne o no se tie­ne. Un atri­bu­to que sa­ben có­mo se pier­de (“Cuan­do te has ali­men­ta­do mu­cho mu­cho, pues lo pier­des”, di­jo Pé­rez), pe­ro aún no han des­ci­fra­do có­mo se recupera. O si eso re­sul­ta po­si­ble. Fuen­tes cer­ca­nas a dos de los ju­ga­do­res ma­dri­dis­tas más jó­ve­nes, lo du­dan: “Tie­nes que me­ter gen­te con ham­bre. No lo pue­des so­lu­cio­nar con lo mis­mo”, di­ce una de ellas.

Des­de la cú­pu­la se ha­bía lle­ga­do a una con­clu­sión si­mi­lar, que pu­so en mar­cha una trans­for­ma­ción que, co­mo ex­pli­có Flo­ren­tino Pé­rez la se­ma­na pa­sa­da en la asam­blea, se que­dó a me­dias: “He­mos traí­do a los me­jo­res que po­dían com­ple­men­tar a los que te­ne­mos, y va­mos a com­ple­tar la tran­si­ción el año que vie­ne”, di­jo.

La op­ción de más in­cor­po­ra­cio­nes se man­tu­vo en sus­pen­so bue­na par­te del ve­rano a la es­pe­ra de con­se­guir ven­der a Ba­le, Ja­mes y Ma­riano, a los que Zi­da­ne de­jó al mar­gen de amis­to­sos y de par­tes im­por­tan­tes de al­gu­nos en­tre­na­mien­tos. El fi­nal es co­no­ci­do: el en­tre­na­dor fran­cés se que­dó con par­te de lo que no que­ría y sin al­go de lo que es­pe­ra­ba. “Al fi­nal so­mos los que es­ta­mos aquí”, in­sis­tió ayer.

Y qui­so aña­dir al­go de pers­pec­ti­va: “Cuan­do veo lo que se di­ce, el pa­no­ra­ma es muy ne­gro. Pe­ro igual que cuan­do es­tás arri­ba ga­nan­do, no es la reali­dad”, di­jo. “Por ejem­plo, la pri­me­ra par­te del Le­van­te no nos fal­tó na­da [3-0 al des­can­so; 3-2 al fi­nal]. En eso he­mos si­do muy bue­nos, muy fuer­tes des­de el prin­ci­pio. En Vi­go, igual: un cam­po di­fí­cil, he­mos si­do muy de­ter­mi­nan­tes en to­do lo que ha­cía­mos. Lo bueno es que te­ne­mos un par­ti­do ma­ña­na [por hoy] y va­mos a in­ten­tar ha­cer­lo otra vez”, aña­dió.

Con­ti­núa el in­ten­to de des­ci­frar la cá­ba­la de la in­ten­si­dad, con lo que sue­na a ma­nual con­tra la an­gus­tia: “Lo que se di­ce fue­ra no lo po­de­mos con­tro­lar. Lo que po­de­mos con­tro­lar es lo de den­tro y lo que va­mos a ha­cer en el cam­po ma­ña­na”, di­ce.

/ PIE­RRE-PHI­LIP­PE MARCOU (AFP)

Zi­da­ne, en el en­tre­na­mien­to de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.