Las in­ver­sio­nes fan­tas­ma pa­ra es­qui­var al fis­co

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Lu­xem­bur­go, un país de 600.000 ha­bi­tan­tes, al­ber­ga tan­ta in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (IED) co­mo los EE UU y más que Chi­na. El mo­ti­vo de esa ano­ma­lía hay que bus­car­lo en la in­ge­nie­ría fis­cal de las mul­ti­na­cio­na­les. Una par­te im­por­tan­te de las in­ver­sio­nes in­ter­na­cio­na­les son mo­vi­mien­tos en­tre fi­lia­les de un mis­mo gru­po, y un enor­me pe­da­zo de ellas se rea­li­za a tra­vés de pa­raí­sos fis­ca­les y se con­vier­te en un fan­tas­ma por­que pa­sa inad­ver­ti­do pa­ra el fis­co. Las in­ver­sio­nes opa­cas as­cien­den a 15 bi­llo­nes al año en to­do el mun­do, el equi­va­len­te al PIB de Chi­na y Ale­ma­nia, se­gún Jan­nick Dam­gaard y Tho­mas Elk­jaer y Niels Johan­ne­sen, in­ves­ti­ga­do­res del FMI. En me­nos de una dé­ca­da las in­ver­sio­nes fan­tas­ma han cre­ci­do has­ta re­pre­sen­tar el 40% del to­tal de la IED. de la le­gis­la­ción ir­lan­de­sa, que le per­mi­tió de­cla­rar beneficios en Ber­mu­das, te­rri­to­rio de ul­tra­mar bri­tá­ni­co sin im­pues­to de so­cie­da­des.

Es­ta tram­pa le­gal, lla­ma­da Ba­se de la ero­sión fis­cal y tras­la­do de beneficios (BEPS, por sus si­glas en in­glés), no re­por­ta nin­gún be­ne­fi­cio a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca real de los paí­ses re­cep­to­res de fon­dos. El tras­la­do de beneficios ocu­rre úni­ca­men­te me­dian­te ar­ti­fi­cios de in­ge­nie­ría con­ta­ble, de mo­do que el im­pac­to en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co o la crea­ción de em­pleo es nu­lo. Sin em­bar­go, tie­ne un gran efec­to per­ju­di­cial a efec­tos de re­cau­da­ción. Los paí­ses re­cep­to­res de fon­dos, co­mo Sui­za, Ho­lan­da, Lu­xem­bur­go, Mal­ta, Ir­lan­da y Bél­gi­ca con­si­guen re­cau­dar im­pues­tos que les co­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.