Cla­re Cham­bers. “El Es­ta­do de­be pro­te­ger por igual a pa­re­jas ca­sa­das y no ca­sa­das”

Fi­ló­so­fa. Es una fe­mi­nis­ta a la que le preo­cu­pa que las mu­je­res otor­guen tan­ta im­por­tan­cia a su as­pec­to. Pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, po­ne aho­ra el fo­co en la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio

El País (País Vasco) - - IDEAS ENTREVISTA - POR CAR­MEN PÉ­REZ-LANZAC

Cla­re Cham­bers, de 43 años, ha de­di­ca­do su in­ves­ti­ga­ción a de­fen­der que el Es­ta­do de­be in­ter­ve­nir en nues­tras vi­das. Pro­fe­so­ra de Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, en su úl­ti­mo li­bro, Against Ma­rria­ge. An ega­li­ta­rian de­fen­ce of the Ma­rria­ge-Free Sta­te (Con­tra el ma­tri­mo­nio. Una de­fen­sa igua­li­ta­ria del Es­ta­do sin ma­tri­mo­nios), por aho­ra sin tra­du­cir al es­pa­ñol, ar­gu­men­ta que, pa­ra pro­te­ger a to­das las per­so­nas por igual, el Go­bierno de­be eli­mi­nar la su­pe­rio­ri­dad que otor­ga a la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio. “Eso no sig­ni­fi­ca que es­tén prohi­bi­das las bo­das”, re­cal­ca Cham­bers du­ran­te la char­la ce­le­bra­da en Ma­drid an­tes de que ella via­je a Se­go­via, don­de par­ti­ci­pa en el Hay Fes­ti­val in­vi­ta­da por el Bri­tish Coun­cil.

PRE­GUN­TA. ¿En qué con­sis­te su pro­pues­ta?

RES­PUES­TA. Quien lo desee pue­de se­guir ca­sán­do­se por la Igle­sia o de for­ma ci­vil… Co­mo quie­ra. El pro­ble­ma es que, en la si­tua­ción ac­tual, que­dan des­pro­te­gi­das las per­so­nas que, aun­que man­tie­nen re­la­cio­nes que son muy pa­re­ci­das al ma­tri­mo­nio, no es­tán ca­sa­das. La ma­yo­ría de los paí­ses no les ofre­cen nin­gún ti­po de pro­tec­ción. A ve­ces pa­sa por des­co­no­ci­mien­to, por­que con­fían equi­vo­ca­da­men­te en que, si vi­ven mu­chos años con al­guien, el Es­ta­do los tra­ta­rá co­mo si es­tu­vie­ran ca­sa­dos. Otros no se ca­san por prin­ci­pios: por fe­mi­nis­mo, por­que re­cha­zan las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas… Pe­ro no por eso que­rrían re­nun­ciar a te­ner la mis­ma pro­tec­ción.

P. ¿Qué le lle­vó a desa­rro­llar la idea?

R. Fre­nar de­sigual­da­des y el de­seo de que ha­ya Es­ta­dos con nor­mas que pro­te­jan a to­dos por igual, ca­sa­dos o no. Hoy el Es­ta­do pue­de de­fi­nir qué es un ma­tri­mo­nio, y des­pués, en su re­co­no­ci­mien­to, for­ta­le­cer­lo. Pe­ro es al­go que no le de­be­ría in­cum­bir, es una cues­tión pri­va­da de los in­di­vi­duos. Lo que sí creo que de­be­rían ha­cer los Go­bier­nos es de­fi­nir las dis­tin­tas de­ri­va­das que sur­gen de una re­la­ción: la con­vi­ven­cia, la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, los hi­jos… To­das esas co­sas que pa­san cuan­do se jun­tan dos per­so­nas. El Es­ta­do de­be­ría de­ci­dir cuá­les son, qué ti­po de re­gu­la­ción ne­ce­si­tan y apli­car las nor­mas a to­dos los que las prac­ti­can por igual, ca­sa­dos o no.

P. ¿Y si una pa­re­ja no quie­re que el Es­ta­do se in­vo­lu­cre en su re­la­ción y pre­fie­re que­dar fue­ra?

R. Pue­den fir­mar un acuer­do que les exi­ma. Am­bas par­tes, por su­pues­to, de­ben es­tar de acuer­do. Pe­ro hay obli­ga­cio­nes que no po­drán sal­tar­se, co­mo los de­re­chos de sus hi­jos, si los tie­nen.

P. ¿De qué hi­lo ti­ró has­ta lle­gar aquí?

R. Par­tí de la co­li­sión de dos reali­da­des. Por un la­do, veía la aver­sión de las fe­mi­nis­tas ha­cia el ma­tri­mo­nio por el so­me­ti­mien­to al que in­du­ce a la mu­jer. Y por el otro, el de­seo de gais y les­bia­nas de ca­sar­se pa­ra ser igua­les. Cuan­do los pri­me­ros paí­ses, Es­pa­ña en­tre ellos, em­pe­za­ron a le­ga­li­zar los ma­tri­mo­nios de per­so­nas del mis­mo se­xo me hi­ce una pre­gun­ta: ¿se po­dría ha­cer al­gún cam­bio en el ma­tri­mo­nio pa­ra que el fe­mi­nis­mo le die­ra el vis­to bueno? La reivin­di­ca­ción del mo­vi­mien­to gay de te­ner ac­ce­so al ma­tri­mo­nio me re­sul­ta, por un la­do, ne­ce­sa­ria, pe­ro por el otro tam­bién me su­gie­re ries­gos por­que su­po­ne que la úni­ca for­ma de in­te­grar­se es mos­trar que ha­cen lo mis­mo que el res­to. Y me in­quie­ta que acabe con la as­pi­ra­ción a una ma­yor acep­ta­ción es­tén o no ca­sa­dos. Qui­zá, con la ex­ten­sión por el pla­ne­ta del ma­tri­mo­nio de per­so­nas del mis­mo se­xo, es­te­mos an­te el co­mien­zo de al­go nue­vo que oja­lá cul­mi­ne en Es­ta­dos que no otor­guen una pro­tec­ción su­pe­rior a los ma­tri­mo­nios, co­mo pro­pon­go.

P. ¿Qué ti­po de fe­mi­nis­mo le in­tere­sa?

R. El fe­mi­nis­mo li­be­ral. De­fien­do la di­ver­si­dad y la elec­ción in­di­vi­dual. Pe­ro no sus­cri­bo esa co­rrien­te que cree que el Es­ta­do de­be que­dar fue­ra de la vi­da pri­va­da de las per­so­nas, de sus op­cio­nes re­li­gio­sas o de su vi­da fa­mi­liar. Esa pos­tu­ra ig­no­ra mu­chas de­sigual­da­des y la fal­ta de au­tén­ti­ca li­ber­tad. De­fien­do que la gen­te es­co­ja en un con­tex­to de igual­dad ge­nui­na, ase­gu­rán­do­nos de que to­dos te­ne­mos li­ber­tad pa­ra ele­gir y na­die to­ma de­ci­sio­nes da­ñi­nas sin per­ca­tar­se de ello. Nos lo de­be­ría­mos cues­tio­nar cons­tan­te­men­te.

P. Ha­ce una dé­ca­da es­cri­bió un ar­tícu­lo que ti­tu­ló:

‘¿Son me­jo­res los im­plan­tes de pe­cho que la mu­ti­la­ción ge­ni­tal?’.

R. Si al­guien se de­ci­de por al­go da­ñino con el úni­co mo­ti­vo de cum­plir un ideal, opino que es­ta­ría jus­ti­fi­ca­do de­cir que es in­jus­to y que el Es­ta­do de­be in­ter­ve­nir. Am­bas prác­ti­cas son da­ñi­nas, aun­que en un ca­so nos re­sul­ta más evi­den­te. El ti­po de in­ter­ven­ción del Es­ta­do va­ria­ría en fun­ción del gra­do del da­ño. En ca­sos ex­tre­mos de­fien­do que di­rec­ta­men­te se prohí­ba.

P. ¿Cuál de­be­ría ser el si­guien­te pa­so del fe­mi­nis­mo?

R. El cuer­po. Ur­ge pro­fun­di­zar en el pe­so del as­pec­to fí­si­co y la be­lle­za pa­ra la mu­jer. Y me in­tere­sa mu­cho la teo­ría que desa­rro­lló la fe­mi­nis­ta ra­di­cal Cat­ha­ri­ne Mc­Kin­non, que afir­mó que la por­no­gra­fía es una vio­la­ción de los de­re­chos ci­vi­les.

P. ¿Qué opi­na del Bre­xit?

R. Me aver­güen­za. Y tam­bién có­mo nos es­ta­mos re­la­cio­nan­do con la Unión Eu­ro­pea. En mi per­fil de Fa­ce­book ten­go la ban­de­ra de la UE. ¿Qué más pue­do de­cir?

P. Una úl­ti­ma du­da: las mu­je­res bri­tá­ni­cas, ¿si­guen ma­yo­ri­ta­ria­men­te adop­tan­do el ape­lli­do del ma­ri­do al ca­sar­se?

R. En al­gu­nos con­tex­tos la tra­di­ción si­gue bien asen­ta­da. Pe­ro en mi en­torno mu­chas mu­je­res no han adop­ta­do el ape­lli­do de su ma­ri­do aun­que lue­go sus hi­jos sí lo lle­van. En el Reino Uni­do no hay re­qui­si­tos le­ga­les res­pec­to al ape­lli­do de los hi­jos. Si lo deseas pue­des has­ta in­ven­tar uno. Lo que he­mos he­cho mi pa­re­ja y yo, que no es­ta­mos ca­sa­dos, es unir am­bos ape­lli­dos me­dian­te un guion. Nin­guno que­ría que­dar­se fue­ra del ape­lli­do de nues­tros hi­jos.

P. ¿Y cuál va pri­me­ro?

R. El de él. Al re­vés no sue­na bien. Pe­ro cu­rio­sa­men­te mu­cha gen­te so­lo re­tie­ne el se­gun­do, Cham­bers.

“Me aver­güen­za el Bre­xit. En mi per­fil de Fa­ce­book ten­go la ban­de­ra de la Unión Eu­ro­pea, ¿qué más pue­do de­cir?”

SA­MUEL SÁN­CHEZ

Cla­re Cham­bers el pa­sa­do jue­ves en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.