El más­ter se que­da ob­so­le­to

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS LEGAL - CLA­VES

y pe­lí­cu­las, que es, en cam­bio, la que sue­le ins­pi­rar las vo­ca­cio­nes. Por ello, co­mo re­co­no­ce De la Pe­dra­ja, mu­chos de sus bue­nos es­tu­dian­tes, an­tes de aca­bar la ca­rre­ra, ya han fir­ma­do un con­tra­to. En un buen nú­me­ro de ca­sos tam­bién se les pa­ga el más­ter de ac­ce­so a la abo­ga­cía, im­pres­cin­di­ble pa­ra ejer­cer.

Gui­ller­mo Ro­meu, res­pon­sa­ble de pro­ce­sos de se­lec­ción del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de De­re­cho y Eco­no­mía (ISDE), au­gu­ra que la com­pe­ten­cia en el mer­ca­do de fi­cha­jes de jó­ve­nes le­tra­dos irá en au­men­to de­bi­do, en gran me­di­da, a la ca­da vez ma­yor glo­ba­li­za­ción del mun­do de los ne­go­cios, del que las fir­mas le­ga­les for­man par­te. “¿Qué pi­den a cam­bio los fu­tu­ros abo­ga­dos? Un com­pro­mi­so in­que­bran­ta­ble por par­te de la or­ga­ni­za­ción y que les pro­me­tan que pue­den lle­gar a la cús­pi­de”, afir­ma.

Las ar­mas de se­duc­ción pue­den ser muy con­vin­cen­tes. En pri­mer lu­gar, la ofer­ta eco­nó­mi­ca es­tá muy por en­ci­ma de los con­tra­tos que fir­man los re­cién li­cen­cia­dos de otros sec­to­res. Así, por ejem­plo, Ga­rri­gues, Cua­tre­ca­sas y Uría Me­nén­dez pa­gan en­tre 35.000 y 36.000 eu­ros a sus abo­ga­dos jú­nior.

A es­ta su­cu­len­ta ofer­ta se sue­le su­mar un plan de ca­rre­ra adap­ta­do a las pre­fe­ren­cias e in­quie­tu­des del in­tere­sa­do, in­clu­yen­do, si fue­se me­nes­ter, es­tan­cias in­ter­na­cio­na­les. Otro atrac­ti­vo pa­ra ellos es el ti­po de clien­te con el que van a tra­ba­jar, ya que, se­gún ex­pli­ca Íñi­go Na­va­rro, “las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes quie­ren for­mar par­te de al­go im­por­tan­te y es­tar en las ope­ra­cio­nes que sa­len en las por­ta­das de los pe­rió­di­cos”.

Los bu­fe­tes, no obs­tan­te, cui­dan has­ta el ex­tre­mo a quién con­tra­tan. An­tes de fir­mar, los jó­ve­nes tie­nen que su­pe­rar lar­gos pro­ce­sos de se­lec­ción que co­mien­zan con una fa­se de aná­li­sis de sus ex­pe­dien­tes. Le si­guen unas cuan­tas prue­bas es­cri­tas, al­gu­nos exá­me­nes y va­rias en­tre­vis­tas con so­cios de la fir­ma.

Se­gún las es­cue­las de ne­go­cio, pa­ra ha­cer­se con el pues­to, un can­di­da­to tie­ne que re­unir inex­cu­sa­ble­men­te una se­rie de con­di­cio­nes. En pri­mer lu­gar, que le apa­sio­ne el de­re­cho des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co y prác­ti­co, y que sea téc­ni­ca­men­te muy sol­ven­te. En se­gun­do tér­mino, de­be en­ten­der el modelo de ne­go­cio, te­ner vi­sión de clien­te in­ter­na­cio­nal y, so­bre to­do, en­ca­jar en la cul­tu­ra del des­pa­cho. El ter­cer re­qui­si­to son los idio­mas. Es im­pres­cin­di­ble sa­ber per­fec­ta­men­te in­glés y ma­ne­jar una se­gun­da len­gua: fran­cés, ale­mán o, ca­da vez más, chino. Y, por úl­ti­mo, se va­lo­ra el ser buen ora­dor y te­ner la men­te abier­ta. “An­tes un buen abo­ga­do era quien lo sa­bía to­do del de­re­cho. Aho­ra tie­ne que sa­ber de lo que ha­bla, ser ca­paz de ven­der­lo y, a la vez, co­no­cer la trans­for­ma­ción que vi­ve el sec­tor”, afir­ma De la Pe­dra­ja.

Es­ca­sea el ta­len­to

Las fir­mas no ocul­tan su ne­ce­si­dad de ade­lan­tar­se en la con­tra­ta­ción de los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les. “El ta­len­to es es­ca­so y ca­da vez hay más ac­to­res en el mer­ca­do”, des­cri­be Icíar Ro­drí­guez-In­ciar­te, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Uría Me­nén­dez. Pa­ra sep­tiem­bre de 2020, el des­pa­cho ya tie­ne he­chas ofer­tas de prác­ti­cas a más de 20 can­di­da­tos que van a cur­sar es­te año el más­ter de la abo­ga­cía. “To­do el que en­tra aquí tie­ne una ca­rre­ra de­fi­ni­da y sa­be que en 11 o 12 años pue­de lle­gar a ser so­cio”, re­la­ta.

Por su par­te, Lour­des Ra­mos, di­rec­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos de Ga­rri­gues, ex­pli­ca que la me­jor ma­ne­ra de ser la fir­ma ele­gi­da por los es­tu­dian­tes más pro­me­te­do­res es ser “el me­jor lu­gar pa­ra tra­ba­jar”. Son 130 los jú­nior que han in­cor­po­ra­do es­te año. “Nos fi­ja­mos en la po­ten­cia­li­dad y pro­mo­ve­mos una for­ma­ción in­ter­na­cio­nal”, con­clu­ye Ra­mos. Por úl­ti­mo, Nu­ria Re­xach, res­pon­sa­ble de se­lec­ción en Cua­tre­ca­sas, re­co­no­ce que su prin­ci­pal vía de cap­ta­ción de ta­len­to es acom­pa­ñar a los jó­ve­nes en la uni­ver­si­dad pa­ra orien­tar­los y que se vean re­fle­ja­dos en los va­lo­res de la fir­ma. “Es cla­ve ha­cer un buen se­gui­mien­to en es­ta eta­pa”, re­fle­xio­na. “Y no es un te­ma de pre­sio­nar, sino de que nos eli­jan por­que ven que en­ca­jan con no­so­tros”. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos coin­ci­den en que es ne­ce­sa­rio re­for­mar el más­ter de ac­ce­so a la abo­ga­cía. “Se ha pro­du­ci­do un sal­to en lo pro­fe­sio­nal, pe­ro aún no en lo ins­ti­tu­cio­nal”, de­ta­lla Íñi­go Na­va­rro (ICA­DE), que de­nun­cia que la prue­ba se pa­re­ce muy po­co al día a día de los le­tra­dos y bu­fe­tes. Otra de las crí­ti­cas

Las ofer­tas que re­ci­ben los jó­ve­nes in­clu­yen un con­tra­to fi­jo y un suel­do de más de 30.000 eu­ros al año

es que no bus­ca la ex­ce­len­cia. En mar­zo de 2018 apro­bó el exa­men el 77% de los as­pi­ran­tes, pe­ro fue­ron de­cla­ra­dos ap­tos pa­ra ejer­cer el 97%. Por es­te mo­ti­vo, ca­da vez más los bu­fe­tes uti­li­zan co­mo fil­tro pa­ra en­con­trar el ta­len­to a las es­cue­las de ne­go­cio, que sí ga­ran­ti­zan exi­gen­tes pro­ce­sos de se­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.