El ór­da­go fi­nal de Ri­ve­ra que sor­pren­dió a los su­yos

El pre­si­den­te de Cs so­lo con­fió a Vi­lle­gas la ofer­ta de una abs­ten­ción con­di­cio­na­da pa­ra la in­ves­ti­du­ra

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Go­bierno “es­ta­ble y cen­tris­ta” en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos, por­que cree que no exis­ten di­fe­ren­cias pro­gra­má­ti­cas irre­con­ci­lia­bles en­tre am­bos par­ti­dos.

En­tre los crí­ti­cos tam­bién se de­fen­dió en ju­nio una abs­ten­ción con­di­cio­na­da. Esa fue la pro­pues­ta de Luis Ga­ri­cano, je­fe de la de­le­ga­ción eu­ro­pea de Cs, que aho­ra ha elo­gia­do la “res­pon­sa­bi­li­dad” de Ri­ve­ra. En el sec­tor —ji­ba­ri­za­do con las di­mi­sio­nes— han ce­le­bra­do la ofer­ta, pe­ro en pri­va­do la­men­tan que lle­gue des­pués de la cri­sis que con­vul­sio­nó al par­ti­do. “Da pe­na la ten­sión y lo que se ha su­fri­do has­ta lle­gar a es­te pun­to”, se due­le un di­ri­gen­te.

y el PSOE y Po­de­mos se­guían sin lle­gar a nin­gún acuer­do. A pe­sar de ello, en la di­rec­ción no han sen­ti­do que se en­con­tra­ran con al­go co­ci­na­do. “Ri­ve­ra no pre­sen­tó la idea ce­rra­da, sino que la abrió a de­ba­te. La eje­cu­ti­va po­dría ha­ber de­ci­di­do que no ha­cía­mos la ofer­ta al PSOE”, con­tra­po­ne una di­ri­gen­te del ór­gano. No fue así por­que la cú­pu­la vol­vió a es­tar de acuer­do con el lí­der y si­guie­ron ade­lan­te.

¿Por qué lan­za­ron la ofer­ta en los mi­nu­tos de des­cuen­to pa­ra la in­ves­ti­du­ra? Ri­ve­ra ha ar­gu­men­ta­do que qui­so es­pe­rar a cons­ta­tar el fra­ca­so de­fi­ni­ti­vo en la ne­go­cia­ción en­tre el PSOE y Po­de­mos. Pe­ro el con­tex­to tam­bién es el de un des­cen­so brus­co en las en­cues­tas des­de la pa­sa­da in­ves­ti­du­ra fa­lli­da. Las alar­mas se en­cen­die­ron tras las va­ca­cio­nes. Se­gún al­gu­nas fuen­tes, la di­rec­ción ha­bía re­ci­bi­do ha­cía po­cos días da­tos pro­pios preo­cu­pan­tes. En el pro­me­dio de son­deos de EL PAÍS, Ciu­da­da­nos ha per­di­do ca­si tres pun­tos de in­ten­ción de vo­to des­de abril. A prin­ci­pios de sep­tiem­bre, Me­tros­co­pia de­tec­tó que el par­ti­do ape­nas es­ta­ba re­te­nien­do a la mi­tad de su elec­to­ra­do: una par­te du­da, otra se re­fu­gia en la abs­ten­ción y otra se mar­cha al PP, PSOE y Vox. La ofer­ta a Sán­chez in ex­tre­mis po­dría cam­biar es­ta di­ná­mi­ca. “Mi du­da es que no sé si el mo­vi­mien­to ha re­sul­ta­do creí­ble. Aún no te­ne­mos da­tos pa­ra sa­ber­lo. El ór­da­go real ha­bría si­do ofre­cer el pac­to del abra­zo”, ana­li­za Ve­ró­ni­ca Fu­ma­nal, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca.

Las en­cues­tas

El elec­to­ra­do de Ciu­da­da­nos es es­pe­cial­men­te sen­si­ble al con­tex­to y muy prag­má­ti­co, ex­pli­ca Pa­co Ca­mas, ana­lis­ta de Me­tros­co­pia. “A es­te ti­po de vo­tan­te le pro­vo­ca frus­tra­ción el blo­queo po­lí­ti­co”, apun­ta. “Es un per­fil de or­den: quie­re que las co­sas fun­cio­nen, que los par­ti­dos sean úti­les”. La cú­pu­la de Ciu­da­da­nos tu­vo muy pre­sen­te có­mo se es­ta­ba per­ci­bien­do al par­ti­do en el blo­queo. Ma­ne­ja­ron es­tu­dios en los que vie­ron que su elec­to­ra­do les re­cla­ma­ba mo­ver­se. “El vo­tan­te te pi­de co­sas con­tra­dic­to­rias. Te di­ce que a Sán­chez, ni agua, pe­ro tam­bién que ha­gas al­go pa­ra sa­lir del blo­queo”, re­su­me otro in­te­gran­te del nú­cleo. En el par­ti­do es­tán con­ven­ci­dos de que la ofer­ta va a de­mos­trar que in­ten­ta­ron una sa­li­da. Que no se en­ten­de­rá so­lo co­mo un mo­vi­mien­to tác­ti­co pa­ra afron­tar las nue­vas elec­cio­nes.

Ri­ve­ra aguan­tó ca­si cin­co me­ses, una in­ves­ti­du­ra fa­lli­da y una cri­sis in­ter­na con un re­gue­ro de di­mi­sio­nes con la ne­ga­ti­va al pac­to con el PSOE. Sal­vo por las di­mi­sio­nes, el res­to de la for­ma­ción ce­rró fi­las en torno al no a Sán­chez. Y aho­ra, de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, el mo­vi­mien­to in ex­tre­mis que abría la puer­ta a Sán­chez ha si­do re­ci­bi­do in­ter­na­men­te con jú­bi­lo. “Las ba­ses y los car­gos in­ter­me­dios han vi­bra­do con es­to. Nos preo­cu­pa­ba pre­ci­pi­tar­nos a unas elec­cio­nes sin ha­ber in­ten­ta­do na­da”, con­fie­sa un dipu­tado. Di­ri­gen­tes y cua­dros con­sul­ta­dos de­fien­den ha­ber es­pe­ra­do has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to pa­ra el gi­ro, que ya ha ca­du­ca­do por­que a las pró­xi­mas elec­cio­nes Ri­ve­ra vol­ve­rá a pre­sen­tar­se con la crí­ti­ca al lí­der so­cia­lis­ta co­mo eje de su cam­pa­ña, y aca­ba de ofre­cer a Pa­blo Ca­sa­do cons­truir un Go­bierno con­jun­to si la de­re­cha lo­gra un so­lo es­ca­ño más. “Al aguan­tar to­do es­te tiem­po he­mos ga­na­do una co­sa muy im­por­tan­te: cre­di­bi­li­dad”, ra­zo­na un miem­bro de la di­rec­ción. Cre­di­bi­li­dad en el no a Sán­chez, que vuel­ve pa­ra el 10-N.

/ JAI­ME VI­LLA­NUE­VA

El lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, du­ran­te el pleno de in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez en ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.