‘La trin­che­ra in­fi­ni­ta’, un dra­ma de pos­gue­rra con­ce­bi­do en coo­pe­ra­ti­va

Tras ‘Han­dia’ y ‘Lo­reak’, Arre­gi, Ga­ra­ño y Goe­na­ga in­ci­den en la au­to­ría co­lec­ti­va pa­ra con­tar la vi­da de un hom­bre que se ocul­tó tres dé­ca­das en su ca­sa en la pos­gue­rra

El País (País Vasco) - - CULTURA - GRE­GO­RIO BELINCHÓN

Has­ta aho­ra, el trío Ai­tor Arre­gi, Jo­se Ma­ri Goe­na­ga y Jon Ga­ra­ño ha­bía di­ri­gi­do en pa­re­jas. Así lle­ga­ron el do­cu­men­tal Lu­cio (2007), y las pe­lí­cu­las de fic­ción 80 egu­nean (2010), Lo­reak (2010) y Han­dia (2007). Han ido es­ca­lan­do po­si­cio­nes en el ci­ne es­pa­ñol, cre­cien­do en re­co­no­ci­mien­tos —Han­dia ga­nó 10 Go­yas—. Has­ta La trin­che­ra in­fi­ni­ta, que con­cur­só ayer en el fes­ti­val de San Se­bas­tián, un pro­yec­to en el que al fi­nal se han pues­to los tres ci­neas­tas gui­puz­coa­nos de­trás de las cá­ma­ras, un ro­da­je di­vi­di­do en dos par­tes pa­ra que su pro­ta­go­nis­ta, An­to­nio de la To­rre, en­gor­da­ra pa­ra ha­cer creí­ble su en­ve­je­ci­mien­to.

La trin­che­ra in­fi­ni­ta no es sen­ci­lla: re­la­ta el dra­ma de un to­po, uno de aque­llos per­se­gui­dos por el fran­quis­mo que se en­ce­rra­ron en sus ca­sas a es­pe­rar tiem­pos me­jo­res. Al­gu­nos, co­mo el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la, has­ta 33 años: des­de el gol­pe de Es­ta­do en 1936 has­ta la am­nis­tía de 1969, otor­ga­da al cum­plir­se tres dé­ca­das del fi­nal de la gue­rra. Es­con­di­dos en zu­los, sin ver la luz, crean­do una vi­da fa­mi­liar sui ge­ne­ris. En el fil­me, Be­lén Cues­ta da vi­da a la es­po­sa del to­po de un pue­blo ma­la­gue­ño, una mu­jer que de­be re­con­ver­tir­se en pi­lar sen­ti­men­tal y eco­nó­mi­co del ho­gar, a la vez que es­pía y pre­go­ne­ra de lo que ocu­rre en el ex­te­rior.

Cues­ta afir­ma que Arre­gi, Goe­na­ga y Ga­ra­ño son co­mo una coo­pe­ra­ti­va muy efi­caz. “Es­cu­chan, co­la­bo­ran, se de­ci­de en gru­po, aun­que de ma­ne­ra rá­pi­da y pre­ci­sa”. Los alu­di­dos agra­de­cen las pa­la­bras, que con­fir­man que el mé­to­do de tra­ba­jo de su pro­duc­to­ra, Mo­riarty, fun­cio­na. “Es una es­tra­te­gia, pen­sa­mos que hu­bie­ra uno fi­jo”, cuen­ta Goe­na­ga, que fue el ele­gi­do, “al que pu­die­ran te­ner co­mo in­ter­lo­cu­tor los ac­to­res”. Ga­ra­ño apun­ta: “En pre y pos­pro­duc­ción es­ta­mos los tres, en el ro­da­je so­mos dos por­que uno se en­car­ga de los ac­to­res y otro del equi­po téc­ni­co. To­dos en to­do se­ría in­go­ber­na­ble”. Goe­na­ga cuen­ta que en es­ta oca­sión se abrie­ron mu­cho a los ac­to­res y que su­frió “cier­ta in­se­gu­ri­dad”, por mie­do a que “lue­go no en­ca­ja­ran las pie­zas”. Y Arre­gi cie­rra el de­ba­te: “An­to­nio y Be­lén te­nían que ha­cer rea­lis­tas los diá­lo­gos. Y ellos son quie­nes sa­ben ma­la­gue­ño, si no les aten­días po­días per­der­te co­sas fun­da­men­ta­les pa­ra la pe­lí­cu­la”.

Al ro­dar­se cro­no­ló­gi­ca­men­te, el pa­rón obli­ga­do les sir­vió pa­ra ver la pri­me­ra par­te en un mon­ta­je pro­vi­sio­nal y “no per­der el nor­te del tono”. Al fi­nal, que­dó un me­tra­je de 147 mi­nu­tos. In­clu­so pro­ba­ron con una ver­sión de dos ho­ras, pe­ro sin­tie­ron que no fun­cio­na­ba. “Pue­de que es­ta sea nues­tra pe­lí­cu­la en la que el fon­do y la for­ma es­tán más li­ga­dos”. Ga­ra­ño lo ex­pli­ci­ta: “En Lo­reak au­men­ta­mos en la na­rra­ción, en Han­dia en la pro­duc­ción, y aho­ra tal vez en am­bos fac­to­res, aun­que lo he­mos des­cu­bier­to al aca­bar su ro­da­je”, ex­pli­ca Goe­na­ga.

Cuen­ta que des­cu­brió el mun­do de los to­pos con el do­cu­men­tal 30 años de os­cu­ri­dad (2011). “No los co­no­cía y em­pe­cé a in­ves­ti­gar, a leer li­bros co­mo el de Ma­nu Le­gui­ne­che y Je­sús Tor­ba­do. No me acor­da­ba de pe­lí­cu­las co­mo Mam­brú se fue a la gue­rra o Los gi­ra­so­les cie­gos. Pen­sa­mos que po­día­mos apor­tar una na­rra­ción de la ex­pe­rien­cia de un en­cie­rro de 33 años cen­tra­da en el que es­tá den­tro, que sien­te que el mun­do cam­bia fue­ra mien­tras él que­da va­ra­do. Es un via­je psi­co­ló­gi­co”.

Si Hi­gi­nio, el pro­ta­go­nis­ta, se ha que­da­do en­ca­lla­do, la pe­lí­cu­la se es­tre­na un do­min­go en San Se­bas­tián y lle­ga­rá a las sa­las (el 31 de oc­tu­bre) mien­tras Es­pa­ña tam­bién vi­ve po­lí­ti­ca­men­te en­ca­lla­da. “Du­ran­te la pos­pro­duc­ción”, co­men­ta Arre­gi, “vi­vía­mos con un ojo pues­to en nues­tro tra­ba­jo y otro en la reali­dad. Y pen­sá­ba­mos si coin­ci­di­ría­mos con la ex­hu­ma­ción de Fran­co. No pue­des de­jar de plan­tear­te có­mo otras no­ti­cias pue­den mar­car el lan­za­mien­to del fil­me. Aun­que, cla­ro, cuan­do ha­ces una pe­lí­cu­la his­tó­ri­ca el ob­je­ti­vo es que ob­ten­gas un eco en el es­pec­ta­dor, que sien­ta el pa­ra­le­lis­mo. En La trin­che­ra in­fi­ni­ta, el sen­ti­mien­to que ate­na­za a Hi­gi­nio es el mie­do, un mie­do uni­ver­sal y eterno a la in­cer­ti­dum­bre, a lo que hay fue­ra y a lo que pue­da ocu­rrir. Eso po­dría ex­tra­po­lar­se al hoy”.

/ A. G. (AFP)

Des­de la iz­quier­da, Jo­se Ma­ri Goe­na­ga, Be­lén Cues­ta, Ai­tor Arre­gi, An­to­nio de la To­rre, Vi­cen­te Ver­ga­ra y Jon Ga­rano, en San Se­bas­tián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.