Springs­teen bus­ca sal­dar cuen­tas con­si­go mis­mo

El mú­si­co, quien hoy cum­ple 70 años, es­tá em­pe­ña­do en mos­trar su la­do más hu­mano en es­ta ac­tual eta­pa

El País (País Vasco) - - GENTE - FER­NAN­DO NA­VA­RRO,

En la úl­ti­ma can­ción del úl­ti­mo dis­co de Bru­ce Springs­teen, la pre­cio­sa Moon­light Mo­tel, hay un hom­bre que re­co­rre un ca­mino en co­che “tan ne­gro” que hay un “es­ca­lo­frío en la bri­sa”. Ese hom­bre bien pu­die­ra ser ac­tual­men­te el pro­pio Springs­teen, via­jan­do atrás en el tiem­po, ajus­tan­do cuen­tas con su pa­sa­do. El boss, icono glo­bal del rock nor­te­ame­ri­cano, cum­ple hoy 70 años y lle­ga a tan se­ña­la­da fe­cha em­pe­ña­do en re­cor­dar a to­do el mun­do que de­trás de la su­per­es­tre­lla exis­te un ser hu­mano.

Más que a la com­po­si­ción de can­cio­nes o la ce­le­bra­ción de con­cier­tos, es­ta ha si­do su mi­sión en los úl­ti­mos años. Des­de que pu­bli­có en 2016 sus me­mo­rias, Springs­teen se ha de­di­ca­do a la com­pli­ca­da y res­ba­la­di­za la­bor de mos­trar al pú­bli­co su al­ma, mu­cho más da­ña­da de lo que nun­ca se hu­bie­se ima­gi­na­do na­die al ver al to­do­po­de­ro­so roc­ke­ro so­bre un es­ce­na­rio du­ran­te más de tres ho­ras o en la te­le­vi­sión apo­yan­do a Ba­rack Oba­ma. O ata­can­do, pri­me­ro, a Geor­ge W. Bush y, des­pués, a Do­nald Trump. Qui­zá por to­do ello el rit­mo hoy es otro bien dis­tin­to. Tam­bién sus prio­ri­da­des.

Ha­ce 10 días, el mú­si­co de Nue­va Jer­sey acu­dió al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de To­ron­to a pre­sen­tar Wes­tern Stars, la pe­lí­cu­la que ha co­di­ri­gi­do jun­to a su co­la­bo­ra­dor ha­bi­tual Thom Zimny y que acom­pa­ña a su úl­ti­mo ál­bum, de tí­tu­lo ho­mó­ni­mo. En es­te lar­go­me­tra­je, di­se­ña­do pa­ra ex­pli­car aún más los di­le­mas exis­ten­cia­les del dis­co, Springs­teen con­fie­sa: “Cuan­to ma­yor te ha­ces, más pe­san las co­sas que tie­nes pen­dien­tes de so­lu­cio­nar. To­dos es­ta­mos ro­tos de al­gún mo­do y nos pa­sa­mos la vi­da bus­can­do a al­guien cu­yas pie­zas ro­tas en­ca­jen con las nues­tras”. Es la úl­ti­ma mues­tra de que al au­tor de Hungry Heart le preo­cu­pa aho­ra más que nun­ca en­ca­jar su pa­sa­do con su vi­da, mar­ca­da por la en­tre­ga al rock y por la fa­ma.

Ya en su au­to­bio­gra­fía, Born to Run, sor­pren­dió a mu­chos al ai­rear to­dos sus de­mo­nios. Cam­bian­do por com­ple­to el pa­so de las tí­pi­cas me­mo­rias de ba­ta­lli­tas, dro­gas y se­xo, pro­pias del uni­ver­so del rock and roll, yen un plau­si­ble ejer­ci­cio de ho­nes­ti­dad per­so­nal, Springs­teen re­co­no­cía que su­fría de­pre­sión cró­ni­ca, diag­nos­ti­ca­da des­de ha­cía tres dé­ca­das. Con­ta­ba que ha­bía es­ta­do to­man­do an­ti­de­pre­si­vos al me­nos 12 años por­que, cuan­do le da­ban “ata­ques agi­ta­dos”, se sen­tía “tan in­có­mo­do” en su pe­lle­jo que so­lo que­ría “sa­lir­se de él”. “Era co­mo si to­da mi no­to­ria ener­gía, al­go que ha­bía si­do mío y ha­bía do­mi­na­do to­da mi vi­da, me hu­bie­se si­do cruel­men­te arre­ba­ta­do. Me ha­bía con­ver­ti­do en un an­dan­te cas­ca­rón va­cío”. Y re­co­no­cía: “Du­ran­te esos mo­men­tos pue­do ser cruel: hu­yo, di­si­mu­lo, es­qui­vo, tra­mo, des­apa­rez­co, re­gre­so, ra­ra­men­te pi­do per­dón”. El li­bro, por el que se cal­cu­la que re­ci­bió nue­ve mi­llo­nes de eu­ros, fue un su­per­ven­tas, pe­ro so­bre to­do es­tre­chó aún más la re­la­ción del ar­tis­ta con su pú­bli­co. Una re­la­ción siem­pre idí­li­ca, gra­cias a la cer­ca­nía de Springs­teen, pe­ro que se ha en­gran­de­ci­do por mos­trar sus de­bi­li­da­des más ín­ti­mas.

No han si­do se­cre­tos de no­ches sal­va­jes en ca­me­ri­nos ni de líos de fal­das en la ca­rre­te­ra. En su au­to­bio­gra­fía, el mú­si­co con­fe­sa­ba tam­bién los mal­tra­tos fí­si­cos y, so­bre to­do, psi­co­ló­gi­cos de su pa­dre, del que se sa­bía “exi­lia­do de su amor”. En su épo­ca de es­plen­dor com­po­si­ti­vo, le de­di­có can­cio­nes co­mo Fac­tory, In­de­pen­den­ce Day o My Fat­her’s Hou­se, pe­ro ja­más has­ta su muer­te pu­do ha­blar con él so­bre sus ca­ren­cias afec­ti­vas y el do­lor que le acom­pa­ñó por su des­pre­cio por de­ci­dir de­di­car­se a la mú­si­ca tras ver a El­vis Pres­ley en te­le­vi­sión.

Cuan­do pa­re­cía que Bru­ce no se po­dría abrir más an­te su pú­bli­co, ape­nas un año des­pués del li­bro anun­ció un es­pec­tácu­lo iné­di­to en el Wal­ter Kerr Thea­tre de Nue­va York. Springs­teen on Broad­way na­ció co­mo al­go pun­tual y ex­clu­si­vo, don­de el mú­si­co re­la­ta­ba su vi­da, ti­ran­do de pa­sa­jes de sus me­mo­rias, mien­tras in­ter­pre­ta­ba al­gu­nas de sus can­cio­nes más sim­bó­li­cas. En prin­ci­pio, iba pa­ra un mes y me­dio de fun­cio­nes, que ter­mi­na­ron por pro­lon­gar­se has­ta su­pe­rar el año y lle­gar a la ci­fra de 236 no­ches. A to­do ello le acom­pa­ñó un do­cu­men­tal don­de se le po­día ver en su fa­ce­ta de show­man, ha­blan­do igual de sus pro­ble­mas

fa­mi­lia­res que bro­mean­do so­bre su éxi­to o ex­hi­bien­do su amor a su mu­jer y ma­dre de sus tres hi­jos, la can­tan­te Pat­ti Scial­fa, tam­bién en es­ce­na.

A sus 70 años, Springs­teen se mues­tra más hu­mano que nun­ca, aun­que pa­rez­ca que ya se bas­ta él so­lo pa­ra ha­blar de su re­la­to, ex­pri­mién­do­lo con una in­ten­si­dad que ca­si pa­re­cie­se que fue­ra su psi­coa­na­lis­ta. Cier­to: el cru­za­do del rock and roll ha ter­mi­na­do con­vir­tién­do­se en to­da una ce­le­brity.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.