El ne­go­cio de la fal­sa mon­ja

‘Rom­pien­do há­bi­tos’ do­cu­men­ta có­mo aca­bó una eje­cu­ti­va de­di­ca­da a la ven­ta de ma­rihua­na en Ca­li­for­nia

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - HÉCTOR LLA­NOS,

An­tes de co­lo­car­se un fal­so há­bi­to de mon­ja y mon­tar una con­gre­ga­ción de­di­ca­da al cul­ti­vo y la ven­ta ma­si­va de ma­rihua­na me­di­ci­nal, Ka­te era Ch­ris­ti­ne Meeu­sen, una sier­va del ca­pi­ta­lis­mo. Ha­bía desa­rro­lla­do una exi­to­sa ca­rre­ra en el mun­do cor­po­ra­ti­vo en EE UU cuan­do su ma­ri­do, bí­ga­mo, des­apa­re­ció con sus aho­rros. Con tres hi­jos a su car­go y an­te una cri­sis eco­nó­mi­ca que la de­jó sin tra­ba­jo, se mu­dó en 2008 a la ca­sa de su her­mano en Mer­ced (Ca­li­for­nia).

Qui­zá fue­se el nom­bre de su nue­va lo­ca­li­dad de re­si­den­cia, su edu­ca­ción en co­le­gios re­li­gio­sos, sus 10 años vi­vien­do en Áms­ter­dam o una mez­cla de to­do ello lo que ins­pi­ró su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. Con des­ca­ro, se in­ven­tó una vi­da al­ter­na­ti­va y se pro­cla­mó mon­ja. Em­pe­zó ven­dien­do un­güen­tos y ter­mi­nó con­tra­tan­do a guar­daes­pal­das pa­ra pro­te­ger­se de los hom­bres con los que com­pi­te en el ne­go­cio de la dro­ga. El di­rec­tor Ro­bert Ryan se co­ló en su dis­pa­ra­ta­da vi­da pa­ra ro­dar el do­cu­men­tal Rom­pien­do há­bi­tos (Mo­vis­tar +).

Ryan le­yó la his­to­ria de es­ta irre­ve­ren­te em­pren­de­do­ra de 59 años cuan­do la con­tó The Wa­shing­ton Post. Con­tac­tó con ella y le pro­pu­so re­gis­trar su caó­ti­co día a día. “Al igual que el es­pec­ta­dor se que­da en­gan­cha­do con per­so­na­jes co­mo Wal­ter Whi­te [el pro­ta­go­nis­ta de Brea­king Bad], sa­bía que tam­bién lo ha­ría con al­guien real co­mo ella. Ob­ser­var a una per­so­na que desafía las nor­mas y jue­ga con los lí­mi­tes per­mi­te fan­ta­sear con có­mo se­ría­mos no­so­tros si nos atre­vié­ra­mos a rom­per con to­do”, co­men­ta Ryan a EL PAÍS.

Aun­que Ca­li­for­nia le­ga­li­zó el con­su­mo de ma­rihua­na ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca en 1996, Ka­te de­be ha­cer ma­la­ba­ris­mos pa­ra no in­cu­rrir en de­li­tos con su par­ti­cu­lar mo­de­lo de ne­go­cio. Los acei­tes y cáp­su­las que co­mer­cia­li­za son, ofi­cial­men­te, pro­duc­tos pa­ra ali­viar el in­som­nio, la ar­tri­tis o la an­sie­dad. Cuan­to más des­cu­bría de las cir­cuns­tan­cias de su pro­ta­go­nis­ta, más cho­ques cul­tu­ra­les afon­ta­ba el ci­neas­ta. La Ca­li­for­nia que en­con­tró vi­ve en una reali­dad más pre­ca­ria de lo que sue­le re­fle­jar la fic­ción. “No pa­ra­ba de pen­sar que al­go así so­lo pue­de pa­sar en EE UU. Lo im­pac­tan­te era ver la na­tu­ra­li­dad con la que se ma­ne­jan ar­mas, un re­fle­jo de la de­ses­pe­ra­ción que sien­ten sus ciu­da­da­nos”, se­ña­la.

Tras años ob­ser­ván­do­la, el di­rec­tor de­fi­ne a Ka­te co­mo una su­per­vi­vien­te que ha con­ver­ti­do su has­tío en anar­quía: “No se po­ne un há­bi­to pa­ra en­ga­ñar a la opi­nión pú­bli­ca. Es su ar­ma­du­ra. So­lo quie­re sen­tir­se pro­te­gi­da en un mun­do que le dio la es­pal­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.