A sal­to de mata

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Llue­ve so­bre mo­ja­do en Amé­ri­ca La­ti­na. El anun­cia­do es­tan­ca­mien­to de las eco­no­mías más fuer­tes las­tra­rá los es­fuer­zos re­gio­na­les contra el sub­de­sa­rro­llo y mul­ti­pli­ca­rá los pro­ble­mas de na­cio­nes ja­quea­das por la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, la corrupción y el po­bre cre­ci­mien­to del PIB, que es­te año se si­tua­rá de me­dia por de­ba­jo del 1%. Esos dé­fi­cits son la es­po­le­ta de una la­cra que pa­re­ce irre­me­dia­ble: el paro en­cu­bier­to, la in­for­ma­li­dad la­bo­ral de más de 140 mi­llo­nes de la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en torno al 53% de la po­bla­ción ac­ti­va.

Asu­mien­do que el po­lí­ti­co pien­sa en las pró­xi­mas elec­cio­nes y el es­ta­dis­ta, en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes, ca­be con­cluir que el sub­con­ti­nen­te es­tá pla­ga­do de po­li­ti­cas­tros, los es­ta­dis­tas son una es­pe­cie en vías de ex­tin­ción y los po­lí­ti­cos con sen­ti­do de Es­ta­do, un bien es­ca­so.

Re­for­mas es­truc­tu­ra­les im­pres­cin­di­bles son adul­te­ra­das o pos­ter­ga­das, mien­tras que las ocu­pa­cio­nes que no pa­gan im­pues­tos ni es­tán am­pa­ra­das por la le­gis­la­ción la­bo­ral y la se­gu­ri­dad so­cial cre­cen más que el em­pleo for­mal. Ocu­rre por sex­to año con­se­cu­ti­vo. Las cri­sis en Ve­ne­zue­la, Argentina y Ni­ca­ra­gua son ma­yús­cu­las, y po­cos avan­ces ca­ben es­pe­rar­se a cor­to pla­zo, pe­ro tam­po­co el com­por­ta­mien­to de Mé­xi­co y Bra­sil es ilu­sio­nan­te pues con­ti­núa fa­bri­can­do mi­gran­tes y cha­ma­ri­le­ros.

Los in­di­ca­do­res ma­cro­eco­nó­mi­cos cre­cen o de­cre­cen cí­cli­ca­men­te sin una siem­bra de fu­tu­ro sos­te­ni­ble por­que las ri­ñas po­lí­ti­cas y la au­sen­cia de con­sen­sos tra­ban la du­ra­bi­li­dad de los in­gre­sos fis­ca­les y los pro­gra­mas. La erra­di­ca­ción de la po­bre­za y la re­duc­ción de la de­sigual­dad, prio­ri­da­des en la Agen­da 2030 apro­ba­da por la ONU en 2015, siguen sien­do can­tos ma­ria­nos en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, don­de el 40% de la po­bla­ción ocu­pa­da per­ci­be in­gre­sos in­fe­rio­res al sa­la­rio mí­ni­mo de su país; el por­cen­ta­je es ma­yor en las mu­je­res (48,7%) y en los jóvenes en­tre los 15 y los 24 años (55,9%), se­gún la Ce­pal.

La­ti­noa­mé­ri­ca es he­te­ro­gé­nea, pe­ro com­par­te vul­ne­ra­bi­li­da­des y re­tos. Uno de ellos es apun­ta­lar una ins­ti­tu­cio­na­li­dad con cer­te­za ju­rí­di­ca, ges­tión efi­cien­te y re­cur­sos. El abor­da­je de la in­for­ma­li­dad exi­ge po­lí­ti­cas in­clu­si­vas que co­rri­jan los abu­sos per­pe­tra­dos por la li­be­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca de los no­ven­ta pa­ra fa­ci­li­tar el co­mer­cio de bie­nes y ser­vi­cios y los flu­jos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les.

Sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, no se vi­sua­li­za la pues­ta en mar­cha de trans­for­ma­cio­nes es­truc­tu­ra­les contra el paro en­cu­bier­to y la fra­gi­li­dad de las cla­ses me­dias, con­fun­di­das por los ban­da­zos gu­ber­na­men­ta­les y las far­sas ideo­ló­gi­cas. La len­ti­tud en la ge­ne­ra­ción de es­ta­bi­li­dad la­bo­ral cau­sa fa­ta­lis­mo, apro­ve­cha­do por el po­pu­lis­mo pa­ra des­ple­gar su ar­se­nal de men­ti­ras y mi­la­gros contra la gan­gre­na de la in­for­ma­li­dad y la in­de­cen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.