El es­cri­to­rio don­de se pu­so fin a la Re­pú­bli­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La me­sa so­bre la que Ma­nuel Aza­ña fir­mó en 1939 su re­nun­cia co­mo pre­si­den­te de la II Re­pú­bli­ca en el exi­lio vuel­ve a España des­pués de 80 años. Durante es­te lar­go tiem­po el es­cri­to­rio ha es­ta­do cus­to­dia­do en la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Co­llon­ges-sou­sSa­lè­ve, en la Al­ta Sa­bo­ya, por la fa­mi­lia de Luc Fran­zo­ni, nie­to del due­ño de la ca­sa en la que vi­vió Aza­ña. La pie­za, de ma­de­ra la­ca­da con bor­des de co­bre, in­crus­ta­cio­nes de mar­que­te­ría y ex­ten­si­ble, en­cie­rra un gran va­lor sim­bó­li­co y, pe­se a que su des­tino fi­nal aún no ha si­do des­ve­la­do, el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res se pro­po­ne or­ga­ni­zar un ac­to ofi­cial de re­cep­ción de la pie­za y, a la vez, de ho­me­na­je a Aza­ña.

Fue en fe­bre­ro de 1939, cuan­do la gue­rra es­ta­ba dan­do sus úl­ti­mos co­le­ta­zos, cuan­do el po­lí­ti­co, escritor y pe­rio­dis­ta cru­zó la fron­te­ra. Fran­cia y el Reino Uni­do ha­bían dic­ta­do la sen­ten­cia de muer­te de la Re­pú­bli­ca al re­co­no­cer al Go­bierno de Fran­co. Esa era la se­ñal que Aza­ña es­pe­ró pa­ra es­tam­par la fir­ma en la car­ta de re­nun­cia. No le quedó más sa­li­da que en­fren­tar­se a lo inevi­ta­ble. Mu­rió un año des­pués en Mon­tau­ban. Su tum­ba fue vi­si­ta­da por el pre­si­den­te del Go­bierno, Pedro Sánchez, el pa­sa­do fe­bre­ro pa­ra ren­dir tri­bu­to al úl­ti­mo je­fe de Es­ta­do re­pu­bli­cano, en un pe­ri­plo que tam­bién lo lle­vó al ce­men­te­rio de Co­lliu­re, don­de es­tá en­te­rra­do el poeta An­to­nio Ma­cha­do, y al cam­po de con­cen­tra­ción de Ar­ge­lès, don­de es­tu­vie­ron re­te­ni­das más de 100.000 per­so­nas en con­di­cio­nes in­hu­ma­nas.

El es­cri­to­rio de Aza­ña vuel­ve a España por el te­són de quie­nes han si­do sus due­ños. Fran­zo­ni di­jo en el so­lem­ne ac­to de en­tre­ga del mue­ble a la se­cre­ta­ria de Es­ta­do de la España Glo­bal, Irene Lozano, que es­pe­ra­ba que la pie­za lle­ga­ra a España co­mo un es­fuer­zo de paz, de de­mo­cra­cia, y en una Eu­ro­pa re­con­ci­lia­da con­si­go mis­ma. “Se­rá por­ta­do­ra de me­mo­ria y de es­pe­ran­za”. Sus an­ti­guos pro­pie­ta­rios so­lo han pe­di­do que se ex­hi­ba en un lu­gar digno. El Go­bierno aún no tie­ne de­ci­di­do dón­de ubi­ca­rá un es­cri­to­rio que evo­ca un ca­pí­tu­lo dra­má­ti­co en la his­to­ria de es­te país. El he­cho de que el Eje­cu­ti­vo es­té en fun­cio­nes y a las puer­tas de unas nue­vas elec­cio­nes ha de­ja­do en el ai­re su fu­tu­ro em­pla­za­mien­to, pe­ro la idea es que ade­más de pa­sar a for­mar par­te del pa­tri­mo­nio es­pa­ñol se in­te­gre en la me­mo­ria histórica del exi­lio re­pu­bli­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.