Ca­sa­do apar­ca la ideo­lo­gía y apa­ci­gua a los ba­ro­nes del PP

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - NATALIA JUNQUERA,

“Quie­ro que el Par­ti­do Po­pu­lar sea me­nos par­ti­do y más po­pu­lar, una pla­ta­for­ma cer­ca de los es­pa­ño­les”, de­cla­ró ayer Pablo Ca­sa­do. Su dis­cur­so an­te el co­mi­té eje­cu­ti­vo na­cio­nal es una en­mien­da a la to­ta­li­dad a la es­tra­te­gia de abril, la del “PP sin com­ple­jos” que cen­tró sus es­fuer­zos en fre­nar a Vox. El lí­der po­pu­lar se di­ri­ge aho­ra a los vo­tan­tes de Cs. Los ba­ro­nes más crí­ti­cos ben­di­cen su cam­bio de tono y con­fían en poder “co­rre­gir” tam­bién al­gu­nas apues­tas de las lis­tas.

“Ha he­cho au­to­crí­ti­ca, se ha mo­de­ra­do y se ha cen­tra­do. El dis­cur­so de hoy va a ser el dis­cur­so de la cam­pa­ña”, re­su­mía ayer un ba­rón re­gio­nal del PP el vi­ra­je de Pablo Ca­sa­do des­de el ba­ta­ca­zo elec­to­ral de abril. “Es­te es el dis­cur­so que que­ría­mos. To­dos ca­be­mos en es­te pe­rí­me­tro”, aña­día otro. La reunión del co­mi­té eje­cu­ti­vo na­cio­nal de ayer no tu­vo na­da que ver con los an­te­rio­res, en los que ba­ro­nes te­rri­to­ria­les re­cri­mi­na­ron a su lí­der la de­re­chi­za­ción del par­ti­do. Quie­nes enar­bo­la­ron aque­lla lla­ma­da al cen­tro, co­mo Alberto Nú­ñez Fei­jóo o Alfonso Alon­so, aplau­den aho­ra el nue­vo tono de Ca­sa­do. “Cer­te­ro”, ala­bó el pre­si­den­te ga­lle­go. “Sal­go muy con­ten­to”, aña­dió el lí­der del PP vas­co. La me­jo­ra que se­ña­lan las en­cues­tas

y la po­si­bi­li­dad de in­cluir afi­nes en las lis­tas tam­bién ac­túa de pe­ga­men­to in­terno.

Ca­sa­do hi­zo ayer una en­mien­da a la to­ta­li­dad a su dis­cur­so elec­to­ral de abril. Del PP “sin com­ple­jos”, más ideo­ló­gi­co, al de los ges­to­res —apar­ta­dos de aque­llas lis­tas elec­to­ra­les—. Del tono agre­si­vo pa­ra tra­tar de fre­nar la fu­ga de vo­tos a Vox, a tra­tar de re­cu­pe­rar los que se fue­ron a Ciu­da­da­nos. “Quie­ro li­de­rar una ma­yo­ría cen­tra­da, que el PP sea la gran pla­za ma­yor en la que se reúne la España ra­zo­na­ble”, di­jo. “Quie­ro un Par­ti­do Po­pu­lar am­plia­do, más po­pu­lar y me­nos par­ti­do, re­co­no­ci­ble por mo­de­ra­do”. “Sin agre­si­vi­dad”, sub­ra­yó. En la nue­va es­tra­te­gia de Ca­sa­do, las si­glas y la ideo­lo­gía pue­den que­dar a un la­do: “Va­mos a mi­rar­nos me­nos el om­bli­go, a ser me­nos par­ti­do y más una pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca cer­ca de los es­pa­ño­les”.

Co­mo en los vie­jos tiem­pos —los de Ma­riano Ra­joy— na­die pi­dió la pa­la­bra des­pués del lí­der. Es­ta vez no ha­bía críticas. Tam­po­co en la co­mi­da pos­te­rior —ja­món, sal­mo­re­jo y atún— en la se­de de Gé­no­va las hu­bo, se­gún los ba­ro­nes con­sul­ta­dos. Las en­cues­tas se­ña­lan que Ciu­da­da­nos cae y el PP afron­ta las nue­vas elec­cio­nes co­mo el exa­men de re­cu­pe­ra­ción de abril, cuan­do pa­sa­ron de 137 a 66 dipu­tados.

Sin ci­tar­los ex­pre­sa­men­te, Ca­sa­do sí de­di­có durante su dis­cur­so va­rios re­pro­ches a Ciu­da­da­nos pa­ra in­sis­tir en los be­ne­fi­cios de su apues­ta de coa­li­ción preelec­to­ral, España Su­ma, re­cha­za­da por Al­bert Rivera. El lí­der del PP ase­gu­ró que la frag­men­ta­ción del elec­to­ra­do tie­ne “con­se­cuen­cias le­ta­les pa­ra España” y du­dó del “pa­trio­tis­mo” de Cs. “No se pue­de in­vo­car prin­ci­pio po­lí­ti­co digno al­guno ca­paz de jus­ti­fi­car un com­por­ta­mien­to que pro­du­ce un re­sul­ta­do tan da­ñino. La frac­tu­ra del cen­tro­de­re­cha es uno de los erro­res más gran­des de la his­to­ria del li­be­ra­lis­mo”.

Ca­sa­do qui­so ad­ver­tir a Rivera de que no tie­ne “po­si­bi­li­dad al­gu­na” de dar­les el sor­pas­so — “el PP es el co­ra­zón, el ce­re­bro y el pul­món del cen­tro­de­re­cha es­pa­ñol”— y se di­ri­gió di­rec­ta­men­te a los vo­tan­tes de Ciu­da­da­nos pa­ra de­cir­les que el lí­der del par­ti­do al que ha­bían ele­gi­do —al que tam­po­co ci­tó por su nom­bre—

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.