Tres de­te­ni­dos por vio­lar y re­te­ner a una mujer tres días en Bil­bao

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EL PAÍS,

La in­vi­ta­ron a una fies­ta en un pi­so del ba­rrio de At­xu­ri, en Bil­bao. Ahí la dro­ga­ron y la re­tu­vie­ron durante tres lar­gos días durante los cua­les la vio­la­ron, se­gún ha de­nun­cia­do la víc­ti­ma, una mujer bra­si­le­ña de 25 años. Cuatro hom­bres fue­ron de­te­ni­dos por es­tos he­chos por la Er­tzain­tza, se­gún el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad, por los pre­sun­tos de­li­tos de de­ten­ción ile­gal y agre­sión sexual. Uno de ello fue pues­to en li­ber­tad. La mujer afir­ma que na­da más lle­gar al pi­so, los hom­bres, a los que no co­no­cía pre­via­men­te, le ofre­cie­ron una be­bi­da que pro­ba­ble­men­te con­te­nía al­gu­na sus­tan­cia, por­que des­pués de dar va­rios tra­gos per­dió la cons­cien­cia.

Se­gún cons­ta en la denuncia an­te la po­li­cía au­tó­no­ma vas­ca, la fies­ta co­men­zó el pa­sa­do vier­nes y des­de que des­per­tó has­ta que el do­min­go fue li­be­ra­da, fue re­te­ni­da por cuatro hom­bres y vio­la­da por va­rios de ellos. La víc­ti­ma in­ter­pu­so la denuncia des­de el mis­mo Hos­pi­tal de Ba­sur­to, a don­de la tras­la­da­ron va­rios fa­mi­lia­res o co­no­ci­dos de su fa­mi­lia, que la res­ca­ta­ron del pi­so. La mujer lo­gró po­ner­se en con­tac­to con su her­mano, que vi­ve en Bra­sil, se­gún ex­pli­can fuen­tes pró­xi­mas al ca­so, gra­cias a que se hi­zo con el te­lé­fono de uno de sus se­cues­tra­do­res. Fue el her­mano el que con­tac­tó con per­so­nas pró­xi­mas que co­no­cía en Bil­bao y que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, con­si­guie­ron li­be­rar­la.

Detalles des­de Bra­sil

La ope­ra­ción de res­ca­te tam­po­co fue fá­cil. La víc­ti­ma pro­por­cio­nó a su her­mano en Bra­sil los detalles que re­cor­da­ba del en­torno don­de se ubi­ca­ba el pi­so en que es­ta­ba re­te­ni­da y sus co­no­ci­dos in­ves­ti­ga­ron has­ta dar con la vi­vien­da. Se­gún re­la­tó a la Po­li­cía vas­ca, la mujer pu­do aban­do­nar el cau­ti­ve­rio gra­cias a los co­no­ci­dos de su fa­mi­lia tras pro­me­ter no de­nun­ciar a sus cap­to­res. En esa ne­go­cia­ción no se pro­du­je­ron incidentes, des­cri­bió la mujer, pe­se a que en el in­te­rior de la vi­vien­da re­cor­da­ba ha­ber vis­to ar­mas de fue­go.

Los tres de­te­ni­dos de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des, de eda­des com­pren­di­das en­tre los 33 y 36 años, per­ma­ne­cían en de­pen­den­cias po­li­cia­les ayer por la tar­de a la es­pe­ra de pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial. La Er­tzain­tza con­ti­núa con las in­ves­ti­ga­cio­nes des­pués de ha­ber lle­va­do a va­rios de los de­te­ni­dos a prac­ti­car una re­vi­sión de la vi­vien­da, aun­que no ha con­fir­ma­do el re­gis­tro. “So­lo po­de­mos con­fir­mar que los de­te­ni­dos siguen arres­ta­dos”, se­gún ase­gu­ra­ron ayer fuen­tes de la po­li­cía au­tó­no­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.