Los Da­rín re­vi­ven el co­rra­li­to

‘La odi­sea de los gi­les’, la his­to­ria de unos per­de­do­res que se ven­gan de las in­jus­ti­cias que pa­de­cen, reúne por primera vez en pan­ta­lla a los dos ac­to­res ar­gen­ti­nos

El País (País Vasco) - - CULTURA - ROCÍO GAR­CÍA,

En Argentina se lla­ma gil a aque­llas per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, bue­nas, ilu­sas y al­go in­cau­tas. Ri­car­do Da­rín y su hi­jo Chino no tie­nen du­das. “No­so­tros tam­bién te­ne­mos al­go de gi­les. La ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos del mun­do lo son, por­que con­fia­mos siem­pre”, ex­pli­can ca­si a dúo los dos ac­to­res ar­gen­ti­nos. Mi­les de esos ciu­da­da­nos par­di­llos se vie­ron en­ga­ña­dos y va­pu­lea­dos por el co­rra­li­to que aso­ló Argentina en 2001. Di­ri­gi­da por Sebastián Bo­rensz­tein, La odi­sea de los gi­les, adap­ta­ción del li­bro de Eduardo Sa­che­ri La no­che de la Usi­na, es un tierno y di­ver­ti­do re­tra­to de esos per­de­do­res que se ven­gan de las in­jus­ti­cias co­me­ti­das por una pan­da de des­al­ma­dos.

Ri­car­do (62 años) y Chino Da­rín (30), que tam­bién son pro­duc­to­res de la pe­lí­cu­la, en­ca­be­zan un des­ta­ca­do re­par­to, en el que des­ta­ca la pre­sen­cia de Luis Bran­do­ni. El fil­me se ha con­ver­ti­do en el úl­ti­mo gran éxito de la ta­qui­lla en Argentina, país que la ha ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar­lo en los Os­car. Es­ta fá­bu­la apun­ta­la­da en la reali­dad, que re­la­ta la ven­gan­za de un gru­po de ve­ci­nos an­te la es­ta­fa que han su­fri­do, se es­tre­na en España el 29 de no­viem­bre.

Ri­car­do y Chino Da­rín con­ver­san con EL PAÍS en el fes­ti­val de San Sebastián, en cu­ya sec­ción ofi­cial se pre­sen­tó ayer el fil­me fue­ra de con­cur­so. Am­bos se mues­tran fe­li­ces, más allá de la ce­le­bra­ción de lo que su­po­ne su pri­mer due­lo in­ter­pre­ta­ti­vo en la pan­ta­lla. Tam­bién co­mo pro­duc­to­res es­tán an­te un pro­yec­to so­ña­do des­de ha­ce años en el que com­par­ten trabajo con al­gu­nos de los me­jo­res ac­to­res ar­gen­ti­nos, or­gu­llo­sos de dar voz y vida a tan­tos y tan­tos ciu­da­da­nos que se vie­ron afec­ta­dos por el co­rra­li­to, uno de los epi­so­dios más trau­má­ti­cos que ha vi­vi­do Argentina en los úl­ti­mos años. “Estamos tan do­mes­ti­ca­dos, tan acos­tum­bra­dos a obe­de­cer y a se­guir la co­rrien­te de una so­cie­dad de con­su­mo, que a ve­ces ol­vi­da­mos cuá­les son nues­tros de­re­chos. Nun­ca hay que ba­jar la guar­dia en la de­fen­sa de los de­re­chos. Siem­pre es­tán al ace­cho los bui­tres que se apro­ve­chan de la gen­te in­cau­ta, con­fia­da y de­cen­te. Esa gen­te

/ GORKA ESTRADA

Ri­car­do Da­rín abraza a su hi­jo Chino, ayer en el fes­ti­val de San Sebastián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.