Des­de Tur­quía a Tú­nez

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

La quie­bra es un re­vés pa­ra Tur­quía, Gre­cia, Tú­nez o Egip­to. En Tur­quía, el Go­bierno di­jo que hay 21.000 tu­ris­tas atas­ca­dos y ad­vir­tió a los ho­te­les de que deben con­ti­nuar dan­do ser­vi­cios a los afec­ta­dos al es­tar ase­gu­ra­dos por ATOL [or­ga­nis­mo de la Au­to­ri­dad de Avia­ción Ci­vil del Reino Uni­do]. Unos 50.000 es­tán atra­pa­dos en Gre­cia, se­gún fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les. Es­ta­ban de va­ca­cio­nes en las is­las de Zakynt­hos, Kos, Cor­fú, Skiat­hos y Cre­ta. La pa­tro­nal ho­te­le­ra grie­ga se­ña­ló que el gol­pe se­rá du­ro por­que mu­chos pa­que­tes no ha­bían si­do pa­ga­dos. En Tú­nez, la em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca di­ce que hay 4.500 tu­ris­tas de su país, que re­gre­sa­ban tras los aten­ta­dos de 2015. En Egip­to no hay ci­fras ofi­cia­les, pe­ro las agencias de via­jes in­for­ma­ron de que se han can­ce­la­do unas 25.000 re­ser­vas.

El Go­bierno con­tra­tó, pa­ra la rea­li­za­ción de es­tos vue­los chár­ter, has­ta 45 ae­ro­na­ves a dis­tin­tas ae­ro­lí­neas, co­mo Eas­yJet, Bri­tish Air­ways o Vir­gin. Se crea­ba de es­te mo­do, pro­vi­sio­nal­men­te, la quin­ta com­pa­ñía aé­rea bri­tá­ni­ca por di­men­sio­nes. La ma­yo­ría de las em­pre­sas con­tra­ta­das son las mis­mas que pa­lia­ron la cri­sis de Mo­narch Air­li­nes. En­ton­ces, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, tam­bién con­tri­bu­yó Tho­mas Cook con par­te de su flo­ta Con­dor.

Cien­tos de fun­cio­na­rios pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos mi­nis­te­ria­les fue­ron des­via­dos de sus pues­tos pa­ra or­ga­ni­zar cen­tra­li­tas de in­for­ma­ción im­pro­vi­sa­das ae­ro­por­tua­rio Ae­na, y en coor­di­na­ción con la em­pre­sa y el Go­bierno bri­tá­ni­co.

En Ba­lea­res ha­bía cin­co vue­los pro­gra­ma­dos (Glas­gow, Man­ches­ter, Bir­ming­ham, New­castle y East Midd­lands) de la em­pre­sa Tho­mas Cook ha­cia Reino Uni­do. No sa­lie­ron. Sí que lo hi­cie­ron los pre­vis­tos de su ae­ro­lí­nea fi­lial Con­dor, que por aho­ra no se ha vis­to afec­ta­da por la quie­bra de la ma­triz, a des­ti­nos ale­ma­nes.

En­tre los que te­nían que via­jar ayer a Man­ches­ter es­ta­ba Prat­chett. Él es­pe­ra­ba en la co­la jun­to a su esposa y sus dos hi­jos. Re­gre­sa­ban car­ga­dos de ma­le­tas: “No po­de­mos ir a ca­sa. El vue­lo ha si­do can­ce­la­do, vo­lá­ba­mos a Man­ches­ter y nos han da­do un vue­lo al­ter­na­ti­vo pa­ra la no­che. Pe­ro to­do cam­bia ca­da mi­nu­to, así que no lo sa­be­mos. Se­rá un día lar­go”.

Tan­to es­ta fa­mi­lia in­gle­sa co­mo Ma­ría Da­pe­na no iban a vo­lar a don­de te­nía pre­vis­to en prin­ci­pio: “Pa­re­ce ser que to­dos va­mos a Bir­ming­ham y por la tar­de fle­tan otro. Es un vue­lo de re­pa­tria­ción fle­ta­do por el Go­bierno bri­tá­ni­co y es­tá coor­di­na­do.

o pa­ra aten­der di­rec­ta­men­te las du­das y ne­ce­si­da­des de los via­je­ros atra­pa­dos en los ae­ro­puer­tos. “He­mos pues­to en mar­cha, con po­co tiem­po de an­te­la­ción, la que a to­dos los efec­tos es una de las ma­yo­res flo­tas del Reino Uni­do. Des­gra­cia­da­men­te, al­gu­nos pro­ble­mas y con­tra­tiem­pos se­rán inevi­ta­bles”, anun­ció el di­rec­tor de la Au­to­ri­dad de Avia­ción Ci­vil, Ri­chard Mo­riarty.

A primera ho­ra de la tar­de, fuen­tes de ese de­par­ta­men­to pre­ci­sa­ban a EL PAÍS que ya ha­bía en mar­cha al me­nos “se­sen­ta mo­vi­mien­tos” co­mo par­te del ope­ra­ti­vo, pe­ro pe­dían un pla­zo de tiem­po ra­zo­na­ble pa­ra pre­ci­sar más detalles.

Ade­más de los 150.000 clien­tes en ru­ta afec­ta­dos por la sus­pen­sión de pa­gos, cer­ca de un mi­llón de ciu­da­da­nos re­si­den­tes en Yo te­nía que ir a Glas­gow y su­pon­go que nos ofre­ce­rán a un ser­vi­cio de au­to­bús pa­ra lle­gar has­ta allí”, es­pe­ra­ba es­ta es­pa­ño­la, que ade­más de in­ten­tar re­sol­ver su si­tua­ción ha­cía las ve­ces de tra­duc­to­ra de un ma­tri­mo­nio de per­so­nas ma­yo­res tam­bién afec­ta­das por la quie­bra.

La li­qui­da­ción del in­ven­tor del pa­que­te tu­rís­ti­co en­fren­ta a la in­dus­tria tu­rís­ti­ca ba­lear con pér­di­das mi­llo­na­rias. Ade­más de los mi­les de via­je­ros que lle­va ca­da año a las is­las, la em­pre­sa abrió una se­de en Pal­ma, con­cre­ta­men­te en el po­lí­gono de Son Va­len­tí, el año pa­sa­do. En ella tra­ba­jan 700 em­plea­dos, unos de em­pre­sas sub­con­tra­ta­das, cer­ca de 600 que tie­nen es­pe­ran­zas de con­ser­var su em­pleo, y el res­to di­rec­ta­men­te —unos 100 en el call cen­ter— pa­ra el gru­po que­bra­do. “Nos han di­cho que es­te­mos tran­qui­los y no sa­be­mos mu­cho más. Estamos muy preo­cu­pa­dos, es­tá to­do muy en el ai­re. Ha­bía es­pe­ran­zas de que las co­sas fue­ran mejor pe­ro al fi­nal ha si­do un ja­rro de agua fría”, la­men­ta uno de los em­plea­dos a las puer­tas de la se­de pal­me­sa­na.

el Reino Uni­do ha­bían re­ser­va­do vue­los o via­jes com­ple­tos con Tho­mas Cook. La com­pa­ñía pon­drá en mar­cha un sis­te­ma de re­in­te­gro de fon­dos a par­tir del pró­xi­mo lunes día 30, y ase­gu­ra que los pa­gos se rea­li­za­rán en un pla­zo má­xi­mo de 60 días. En el ca­so de la cri­sis de Mo­narch Air­li­nes, al­gu­nos usua­rios tar­da­ron has­ta un año en re­cu­pe­rar su di­ne­ro.

En el ca­so de Ale­ma­nia, se­gún ci­fras di­vul­ga­das por la prensa ger­ma­na, se cal­cu­la que los afec­ta­dos as­cien­den a unos 140.000. Y es­tos se­rán re­pa­tria­dos por las com­pa­ñías de se­gu­ros. Si bien se es­ti­ma que el im­pac­to en­tre ellos se­rá en prin­ci­pio me­nor por­que la ae­ro­lí­nea Con­dor, que per­te­ne­cía a Tho­mas Cook pe­ro que tie­ne li­cen­cia ale­ma­na y ope­ra mu­cho en Ale­ma­nia, si­gue en fun­cio­na­mien­to.

/ C. FURLONG (GETTY)

Avio­nes de Tho­mas Cook apar­ca­dos en el ae­ro­puer­to de Man­ches­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.