“El Gobierno bra­si­le­ño es neo­fas­cis­ta”

DIL­MA ROUS­SEFF

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - CECILIA BALLESTERO­S, Ex­pre­si­den­ta de Bra­sil

Po­dría de­cir­se que Dil­ma Rous­seff, de 71 años, es una ac­ti­vis­ta de iz­quier­das de­ve­ni­da en tec­nó­cra­ta. Cier­to, pe­ro Dil­ma es so­bre to­do una lu­cha­do­ra. Pre­si­den­ta de Bra­sil, fue la pri­me­ra mu­jer en go­ber­nar el país, en­tre 2011 y 2016. Ac­ti­vis­ta des­de su ju­ven­tud, Rous­seff irrum­pió en la pri­me­ra fi­la de la política al fren­te de la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras pri­me­ro, mi­nis­tra de Ener­gía des­pués y je­fa de Ga­bi­ne­te en el úl­ti­mo man­da­to de Lu­la da Sil­va, car­gos don­de se ga­nó una repu­tación de da­ma de hie­rro por su exi­gen­te ges­tión, su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y su do­mi­nio de los te­mas téc­ni­cos.

Hi­ja de in­mi­gran­tes búl­ga­ros, Rous­seff na­ció en una fa­mi­lia de clase me­dia en el Es­ta­do de Mi­nas Ge­rais, en el su­r­oes­te, don­de se li­cen­ció en Eco­no­mía. Tras el gol­pe de Es­ta­do de 1964 que dio pa­so a la dic­ta­du­ra mi­li­tar se unió a los gru­pos ra­di­ca­les de iz­quier­da. Aun­que dice que nun­ca in­ter­vino en un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do, fue de­te­ni­da y tor­tu­ra­da, y pa­só tres años en pri­sión.

Ele­gi­da por Lu­la pa­ra con­ti­nuar su man­da­to, en un con­tex­to de pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca que per­mi­tió el in­gre­so en la clase me­dia de 40 mi­llo­nes de bra­si­le­ños, ga­nó con hol­gu­ra en 2010 y vol­vió a ga­nar cua­tro años des­pués. Vino en­ton­ces una eta­pa de va­cas fla­cas y una so­cie­dad más cons­cien­te de sus de­re­chos que ur­gía unas re­for­mas siem­pre apla­za­das. Rous­seff pre­si­dió un pe­rio­do de es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y una es­pi­ral de co­rrup­ción que en­vol­vía al Partido de los Tra­ba­ja­do­res (PT). Iró­ni­ca­men­te, mu­cho más du­ra que sus an­te­ce­so­res en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción —en su pri­mer año de Gobierno des­pi­dió a seis mi­nis­tros impu­tados— re­sul­tó víc­ti­ma de esta tras una ope­ra­ción de la opo­si­ción de de­re­chas que con una tri­qui­ñue­la le­gal la des­alo­jó del po­der.

Ha pa­sa­do po­co tiem­po y mu­chas co­sas. Rous­seff su­pe­ró un cán­cer; su su­ce­sor y ver­du­go po­lí­ti­co, Mi­chel Te­mer, es­tá pro­ce­sa­do por co­rrup­ción, y en no­viem­bre los bra­si­le­ños eli­gie­ron pre­si­den­te a Jair Bol­so­na­ro, un mi­li­tar po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha, al que no du­da en ca­li­fi­car de “neo­fas­cis­ta”. Hoy Dil­ma a se­cas, co­mo se la co­no­ce en Bra­sil, es­tá en Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en la con­me­mo­ra­ción del centenario de la UGT y la fies­ta del PCE por­que, dice, “la iz­quier­da debe es­tar uni­da y no per­der la es­pe­ran­za”.

Pre­gun­ta. La ONU de­ba­te el cam­bio cli­má­ti­co, tras los in­cen­dios en la Ama­zo­nia, pe­ro Jair Bol­so­na­ro pa­re­ce ir en di­rec­ción con­tra­ria en es­te y otros asun­tos…

Res­pues­ta. Me pa­re­ce que es­tá des­tru­yen­do no so­lo la Ama­zo­nia, sino la so­be­ra­nía de Bra­sil. El país tie­ne un área de pre­ser­va­ción en un en­torno que es 11 ve­ces el ta­ma­ño de Es­pa­ña. To­do eso es­tá sien­do ame­na­za­do. El pro­ce­so ya co­men­zó con el Gobierno an­te­rior, de Mi­chel Te­mer, pe­ro co­mo a escondidas, por los már­ge­nes. Bol­so­na­ro no. Bol­so­na­ro asu­mió ac­ti­tu­des gra­ví­si­mas: por ejem­plo, ce­rró el Con­se­jo Na­cio­nal del Me­dio Am­bien­te (Co­na­ma). Es una política de­li­be­ra­da. Bol­so­na­ro ha he­cho ex­plí­ci­to su ob­je­ti­vo de ex­plo­ta­ción mi­ne­ra de la zo­na. La Ama­zo­nia es una epi­fa­nía.

P. Han pa­sa­do tres años des­de su pro­ce­so de im­peach­ment. ¿Có­mo ve hoy aque­llos he­chos?

R. Fue más que una in­jus­ti­cia. Fue un gol­pe de Es­ta­do. Mi sa­li­da fue el pri­mer ac­to de una pie­za teatral que no aca­bó. El segundo fue co­lo­car a un Gobierno que adop­tó me­di­das no apro­ba­das por las ur­nas y una re­for­ma la­bo­ral que pre­ca­ri­za el tra­ba­jo y que no­so­tros no hu­bié­ra­mos he­cho. Eso crea el am­bien­te pa­ra la lle­ga­da de Bol­so­na­ro. La Red Glo­bo de te­le­vi­sión di­fun­de que Bra­sil es­tá que­bra­do. ¿Có­mo que es­ta­ba que­bra­do? Bra­sil es­ta­ba que­bra­do cuan­do Lu­la da Sil­va lle­gó al Gobierno. Los gol­pis­tas dan un gol­pe pa­ra im­plan­tar un mo­de­lo neo­li­be­ral. Fue­ron irres­pon­sa­bles, unie­ron una cri­sis política a una eco­nó­mi­ca y co­men­za­ron a vis­lum­brar que ha­bía una po­si­bi­li­dad de que Lu­la vol­vie­se a la pre­si­den­cia. Pri­me­ro, co­mien­zan a ha­cer ges­tos pa­ra cri­mi­na­li­zar­le, co­mo no lo con­si­guen, le con­de­nan y le en­car­ce­lan. Se­guía sien­do el fa­vo­ri­to pa­ra las elecciones.

P. ¿Pe­ro esa tra­ma es la úni­ca res­pon­sa­ble de que Bol­so­na­ro lle­gue al po­der? Es­tá la co­rrup­ción por el ca­so Lava Ja­to, el sa­queo de Pe­tro­bras…

R. Los par­ti­dos de cen­tro, cen­tro­de­re­cha y de­re­cha se des­tru­ye­ron en el pro­ce­so. Ini­cia­mos el for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, con una le­gis­la­ción que per­mi­tía el com­ba­te con­tra la co­rrup­ción. Lu­la dio, ade­más, re­cur­sos y pro­fe­sio­na­les a la po­li­cía fe­de­ral y yo san­cio­né una ley de com­ba­te con­tra las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les en 2013, an­tes de la Ope­ra­ción Lava Ja­to. Las ins­ti­tu­cio­nes en las de­mo­cra­cias jó­ve­nes co­rren un ries­go, trans­for­mar­se de ins­ti­tu­cio­nes en cor­po­ra­cio­nes, que, co­mo se sa­be, so­lo se ocu­pan de de­fen­der su pro­pio in­te­rés. Las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les se han convertido en una cor­po­ra­ción y con Sér­gio Mo­ro co­mo je­fe de los fis­ca­les de Cu­ri­ti­ba des­en­ca­de­na­ron la Ope­ra­ción Lava Ja­to. Es cier­to que des­cu­brie­ron mu­chas co­sas, pe­ro la cues­tión es en quién se en­fo­ca­ron. En Lu­la.

P. ¿Qué opi­na de las fil­tra­cio­nes que The In­ter­cept en co­la­bo­ra­ción con EL PAÍS Bra­sil ha pu­bli­ca­do so­bre el mi­nis­tro de Jus­ti­cia Mo­ro?

R. En cual­quier otro país, los fis­ca­les de­be­rían ser in­te­rro­ga­dos e in­clu­so juz­ga­dos. Co­me­tie­ron irre­gu­la­ri­da­des y una se­rie de ac­tos ile­ga­les e irre­gu­la­res. Y aún más gra­ve, esas fil­tra­cio­nes de­mos­tra­ron que no te­nían pruebas con­tra Lu­la y que for­za­ron de­la­cio­nes fal­sas. Segundo, ac­tua­ron de for­ma política. En re­la­ción con el ex­pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so que te­nía la mis­ma si­tua­ción que Lu­la, Mo­ro es­cri­bió: ‘No hay que in­ves­ti­gar a un alia­do’. Se com­pro­me­tió la jus­ti­cia bra­si­le­ña. Un juez no pue­de com­por­tar­se co­mo un acu­sa­dor. No sé có­mo va a desen­vol­ver­se esa si­tua­ción en un Gobierno neo­fas­cis­ta co­mo el de aho­ra que ata­ca a to­dos los sec­to­res.

P. ¿Có­mo ha­cer que Bra­sil se vuel­va a enamo­rar del PT?

R. Tu­vi­mos una de­rro­ta. Per­di­mos, lle­ga­mos en segundo pues­to, pe­ro so­mos los úni­cos que so­bre­vi­vi­mos a la raz­zia de la ex­tre­ma de­re­cha, con 47 mi­llo­nes de vo­tos, un 44,8%. Su­fri­mos una de­rro­ta, pe­ro no es­tra­té­gi­ca. El PT man­tu­vo su dig­ni­dad. Tu­vi­mos erro­res y acier­tos. Im­pe­di­mos la lle­ga­da del neo­li­be­ra­lis­mo.

P. ¿Cree que la au­to­crí­ti­ca y nue­vos ros­tros de­vol­ve­rán el po­der al PT? ¿Pien­sa vol­ver a la política?

R. Bol­so­na­ro no lle­gó al po­der por nues­tros erro­res, sino por nues­tros acier­tos. La exi­gen­cia de au­to­crí­ti­ca vie­ne de un sec­tor de los me­dios que crea­ron el cli­ma que fa­ci­li­tó la lle­ga­da de Bol­so­na­ro al po­der, y de sec­to­res del em­pre­sa­ria­do. Pu­de equi­vo­car­me cuan­do dí una exen­ción de im­pues­tos, fue un gran error, por­que los em­pre­sa­rios sim­ple­men­te se lo me­tie­ron en el bol­si­llo. Po­de­mos ha­ber­nos equi­vo­ca­do en no ha­ber re­gla­men­ta­do el mer­ca­do oli­go­pó­li­co de los me­dios, que lle­vó a la ab­so­lu­ta am­bi­ción de una par­te de las éli­tes bra­si­le­ñas de im­plan­tar ya las re­for­mas neo­li­be­ra­les.

P. ¿Có­mo ve a la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na?

R. Con mu­cha es­pe­ran­za. Ya tu­vi­mos Ló­pez Obra­dor, aho­ra es­tá la po­si­bi­li­dad de que en Ar­gen­ti­na ga­nen Al­ber­to Fer­nán­dez y Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, pa­ra que re­gre­sen… por­que el Gobierno de [Mau­ri­cio] Ma­cri re­ve­la a don­de lle­va una política en­dio­sa­da. Re­cor­de­mos qué se di­jo cuan­do ga­nó: que sal­va­ría a Ar­gen­ti­na del caos, que ten­dría mu­cho éxi­to por­que era em­pre­sa­rio y ha­ría una política muy efi­cien­te. ¿Qué ha he­cho? El en­deu­da­mien­to más bru­tal. Y es ex­tra­ño que el FMI con­ce­da un prés­ta­mo de 56.000 mi­llo­nes de dó­la­res que hu­ye de to­dos los pa­rá­me­tros téc­ni­cos. Van a que­brar Ar­gen­ti­na otra vez.

“Bol­so­na­ro es­tá des­tru­yen­do la Ama­zo­nia y la so­be­ra­nía del país”

“Las ins­ti­tu­cio­nes jó­ve­nes co­rren el ries­go de con­ver­tir­se en cor­po­ra­cio­nes”

“La cues­tión de la Ope­ra­ción Lava Ja­to es en quién se en­fo­ca­ron: en Lu­la”

/ CAR­LOS ROSILLO

Dil­ma Rous­seff, ayer du­ran­te la en­tre­vis­ta en la se­de de EL PAÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.