Una por­ta­voz de Vox mal­tra­ta­da la­men­ta que se ac­ti­ve el pro­to­co­lo de vio­len­cia a su ex­ma­ri­do

De­fien­de la pre­sun­ción de inocen­cia del hom­bre an­te una ley que le con­si­de­ra agre­sor

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EP/ F. B.

La por­ta­voz de Vox en el Ayun­ta­mien­to de El­che (Ali­can­te), Am­pa­ro Cer­dá, de 41 años, la­men­tó ayer que se ac­ti­va­ra el pro­to­co­lo con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro des­pués de que acu­die­ra a una co­mi­sa­ría pa­ra denunciar una su­pues­ta agre­sión su­fri­da a manos de su ex­ma­ri­do. Se­gún re­la­tó en unas con­fe­ren­cia de pren­sa des­pués de di­fun­dir­se una in­for­ma­ción so­bre los he­chos, el 3 de ma­yo se di­ri­gió a la co­mi­sa­ría de la Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra pre­sen­tar la de­nun­cia “por agre­sión” con­tra su ex­ma­ri­do “el mis­mo día en el que se pro­du­jo”. “Inevi­ta­ble­men­te, esa de­nun­cia que que­ría in­ter­po­ner por agre­sión”, al tra­tar­se de su ex­pa­re­ja, de­ri­vó “en vio­len­cia de gé­ne­ro, por­que la ley es­tá es­ti­pu­la­da así”, se la­men­tó.

“A pe­sar de mi in­sis­ten­cia en que se tra­ta­ba de una agre­sión fí­si­ca pun­tual, no po­de­mos ir en con­tra de las le­yes que nos de­ri­van a vio­len­cia de gé­ne­ro”, se­ña­ló la por­ta­voz de la for­ma­ción ul­tra.

Cer­dá reivin­di­có el de­re­cho “a la pre­sun­ción de inocen­cia del hom­bre, ya que la mu­jer se con­vier­te en víc­ti­ma na­da más co­men­zar a ha­blar, y la ma­ni­pu­la­ción que se rea­li­za de la si­tua­ción que se con­vier­te en lo que la ley dic­ta­mi­na de an­te­mano, in­de­pen­dien­te­men­te de los he­chos y la si­tua­ción, con­vir­tien­do sis­te­má­ti­ca­men­te en víc­ti­ma a la mu­jer y en agre­sor al hom­bre”

En una con­ver­sa­ción telefónica pos­te­rior con EL PAÍS, Cer­dá rei­te­ró sus ar­gu­men­tos e in­ci­dió en que no ve nin­gu­na con­tra­dic­ción en­tre su de­nun­cia y su dis­cur­so: “Nues­tro partido de­fien­de una ley de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, in­de­pen­dien­te­men­te de que la víc­ti­ma sea un hom­bre o una mu­jer”.

De­fen­dió que en el pro­ce­so de di­vor­cio se­gui­do con su ex­ma­ri­do ha “re­nun­cia­do a to­do de­re­cho que la ley le otor­ga por el me­ro he­cho de in­ter­po­ner la de­nun­cia”. Y aña­dió: “No me he vis­to be­ne­fi­cia­da en nin­gún as­pec­to en el pro­ce­so de di­vor­cio por esa de­nun­cia. Soy cohe­ren­te con mi pen­sa­mien­to y con mi partido; de lo con­tra­rio se­ría una trai­ción a mí mis­ma”. “Cual­quier otra lectura que se ha­ga de la de­nun­cia es una fal­ta a la ver­dad y la reali­dad de los he­chos”, sos­tu­vo. Tam­bién cri­ti­có que “en los juz­ga­dos” se ha­yan pro­du­ci­do “fil­tra­cio­nes in­tere­sa­das” so­bre su ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.