An­cia­nos que bus­can su re­fu­gio

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Ha­ce mu­cho tiem­po que no lo­gro que me aflo­re la lá­gri­ma, esa sen­sa­ción en el fon­do tan li­be­ra­do­ra, pe­ro to­da­vía no­to su cer­ca­nía es­cu­chan­do al­gu­nas can­cio­nes. Me ocu­rrió ayer cuan­do en la pe­lí­cu­la Y llo­vie­ron pá­ja­ros un an­ciano per­so­na­je, a pun­to de to­mar una de­ci­sión tan lú­ci­da co­mo trá­gi­ca, can­ta la pre­cio­sa can­ción de Leo­nard Cohen Bird on the Wi­re, esa que dice: “Co­mo un pá­ja­ro en el alam­bre, co­mo un bo­rra­cho en un co­ro de me­dia­no­che, he in­ten­ta­do, a mi ma­ne­ra, ser li­bre”.

Tam­bién re­cuer­do inevi­ta­ble­men­te lo que al­gu­na vez es­cri­bió un ami­go mío, que años des­pués de­ci­dió aca­bar por la vía rá­pi­da: “Bus­ca tu re­fu­gio es el me­jor con­se­jo que he re­ci­bi­do en la vida, pe­ro en el cur­so del tiem­po ya he com­pren­di­do que pa­ra al­guien co­mo yo, el me­jor re­fu­gio y la in­tem­pe­rie son la mis­ma co­sa”. Es­tas tris­tes aso­cia­cio­nes men­ta­les me asal­tan ob­ser­van­do la his­to­ria que de for­ma sen­si­ble (sen­si­ble­ra y tram­po­sa, be­rrean al­gu­nos) me cuen­ta la di­rec­to­ra ca­na­dien­se Loui­se Ar­cham­bault.

La pro­ta­go­ni­zan se­ño­res muy ma­yo­res que ha­ce años de­ci­die­ron exi­liar­se de su an­ti­gua exis­ten­cia pa­ra so­bre­vi­vir en los bosques. Es­tos ere­mi­tas viven cer­ca, su apues­ta por la so­le­dad y la mi­san­tro­pía ha si­do ra­di­cal, se tie­nen en­tre ellos, tam­bién les acom­pa­ña al­gún pe­rro, cul­ti­van ma­ría pa­ra su sus­ten­to y pa­ra fu­már­se­la, be­ben so­lo de vez en cuan­do por­que ya han cons­ta­ta­do lo que es un co­ma etí­li­co, se ba­ñan en el la­go y pes­can, si­guen en­con­tran­do en­can­to en ob­ser­var el ama­ne­cer y el atar­de­cer to­dos los días, ha­blan lo jus­to o na­da de su pa­sa­do, van ti­ran­do, no se que­jan, el ais­la­mien­to ca­si ab­so­lu­to fue una ins­tin­ti­va y pen­sa­da elec­ción vi­tal, sa­ben que el fi­nal pue­de lle­gar en cual­quier mo­men­to. Y re­ci­bi­rán con fas­ti­dio y com­pren­si­ble mie­do la vi­si­ta de una fo­tó­gra­fa es­pe­cia­li­za­da en re­tra­tar ve­jez y so­le­da­des. Tam­bién la de una an­cia­na que ha pa­sa­do la ma­yor par­te de su jo­di­da exis­ten­cia en clí­ni­cas men­ta­les y que so­lo desea pal­mar­la al ai­re li­bre. Y ocu­rre al­gu­na co­sa con­mo­ve­do­ra: re­co­brar sen­sa­cio­nes mi­la­gro­sas o que se da­ban por per­di­das. Y me sien­to a gus­to du­ran­te un par de ho­ras en com­pa­ñía de los que se sen­tían aca­ba­dos. No es una gran pe­lí­cu­la, pe­ro sí el encuentro es­ti­ma­ble. Se no­ta que la di­rec­to­ra cree en lo que es­tá na­rran­do, sa­be trans­mi­tir lo que sien­ten esos vo­lun­ta­rios náu­fra­gos.

La bra­si­le­ña Pa­ci­fi­ca­do es­tá pro­du­ci­da por Da­rren Aro­nofsky, ese director que a mí ca­si siem­pre me re­sul­ta es­to­ma­gan­te y al que otros ini­cia­dos apli­can esa eti­que­ta que me re­sul­ta tan en­go­la­da y cur­si de director de cul­to. Pe­ro esta pe­lí­cu­la no tie­ne la me­nor re­la­ción con su re­tor­ci­da obra. La veo y la es­cu­cho sin que me ocu­rra na­da malo, pe­ro tampoco me pro­por­cio­na ni frío ni ca­lor.

Cuen­ta el re­torno a la fa­ve­la, des­pués de ha­ber es­ta­do en­chi­ro­na­do mu­chos años, de al­guien que ocu­pó el trono en territorio tan pe­li­gro­so, la pro­ble­má­ti­ca re­la­ción con su fa­mi­lia, el te­mor del nue­vo y sal­va­je po­der a que el an­ti­guo rey quie­ra re­cu­pe­rar su co­ro­na. Ocu­rre du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos, con el Gobierno pac­tan­do con la de­lin­cuen­cia an­ces­tral pa­ra man­te­ner el or­den. Es más pul­cra que com­ple­ja. La con­su­mes e in­me­dia­ta­men­te la ol­vi­das.

‘Y llo­vie­ron pá­ja­ros’ no es una gran pe­lí­cu­la, pe­ro la encuentro es­ti­ma­ble

Los pro­ta­go­nis­tas de Y llo­vie­ron pá­ja­ros en una es­ce­na del fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.