“Los del nor­te vamos de fren­te”

“En Na­va­rra la ma­yo­ría es de Osa­su­na, no de Ma­drid o Ba­rça”

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ALE­JAN­DRO CIRIZA, GORKA R. PÉ­REZ,

Na­va­rra vuel­ve a dis­fru­tar otra vez de te­ner a su Osa­su­na en Pri­me­ra. Y esta no­che (21.00, Mo­vis­tar LaLi­ga) vi­si­ta el San­tia­go Ber­na­béu, aun­que ha­ce cua­tro años, des­pués de un des­agra­da­ble pro­ce­so ins­ti­tu­cio­nal re­fle­ja­do tam­bién en el cés­ped, el club es­tu­vo al bor­de del abis­mo. En­ton­ces, ¿qué hu­bie­se si­do de la en­ti­dad si Ja­vier Fla­ño no hu­bie­ra marcado ese gol en Sa­ba­dell en el tiem­po aña­di­do? “Buf, la ver­dad es que ni lo sé ni lo quie­ro sa­ber… Hay quien dice que hu­bié­ra­mos des­apa­re­ci­do, pe­ro yo es­toy con­ven­ci­do de que no. Es­toy se­gu­ro de que Na­va­rra en­te­ra hu­bie­se con­se­gui­do que el club si­guie­se vivo, aun­que fue­ra en Se­gun­da B. Fue un día que lo re­cor­da­re­mos pa­ra siem­pre, por­que a par­tir de ahí em­pe­zó nues­tro re­sur­gir”, des­li­za Ro­ber­to Torres (Arre, Na­va­rra, 30 años), ge­nuino pro­duc­to de la fac­to­ría de Ta­jo­nar y hoy día uno de los sím­bo­los iden­ti­ta­rios de un his­tó­ri­co que esta tem­po­ra­da ce­le­bra­rá su centenario y que en el pre­sen­te lu­ce una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja.

Es Torres uno de esos fut­bo­lis­tas de pe­di­grí, de buen to­que —suma 45 go­les y 39 asis­ten­cias en 246 par­ti­dos, du­ran­te sus nue­ve cur­sos en la pri­me­ra plan­ti­lla— y con un com­ple­jo gol­peo asi­mé­tri­co que llama po­de­ro­sa­men­te la aten­ción. “Lo ten­go des­de pe­que­ñi­to”, re­mar­ca el cen­tro­cam­pis­ta, dies­tro; “me­tía mu­chos go­les de fal­ta y re­cuer­do que sa­ca­ba los cór­ners con las dos pier­nas, al­go a lo que aho­ra no me atre­ve­ría... Ricardo, nues­tro por­te­ro, me so­lía de­cir: no te pon­gas así, pon­te de esta otra for­ma... Es ver­dad que a ve­ces me ha­go un po­co de da­ño en la es­pal­da, por­que la ma­nio­bra es un po­co agre­si­va, pe­ro es­toy acos­tum­bra­do y es una de mis vir­tu­des. En ese sen­ti­do, ya no voy a cam­biar”.

Ha­bla Torres des­de la fe­li­ci­dad. De la mano de Ja­go­ba Arra­sa­te, su equi­po com­pi­te de nue­vo en­tre la éli­te y él es un ac­ti­vo in­dis­pen­sa­ble. Al fin y al ca­bo, Des­pués de que el Ma­drid hi­cie­ra pú­bli­co ayer el par­te mé­di­co de Fer­land Mendy —le­sión mus­cu­lar en el aduc­tor de la pier­na iz­quier­da, pen­dien­te de evo­lu­ción—, el un­dé­ci­mo fut­bo­lis­ta de la pri­me­ra plan­ti­lla con pro­ble­mas fí­si­cos en lo que va de tem­po­ra­da, y de que Mar­ce­lo se en­cuen­tre to­da­vía re­cu­pe­rán­do­se de sus pro­ble­mas cer­vi­ca­les, lo es otro es­la­bón im­por­tan­te de esa ca­de­na de ju­ga­do­res que ha ido de­fi­nien­do la idio­sin­cra­sia de Osa­su­na. “En Na­va­rra la ma­yo­ría de la gen­te es de Osa­su­na, no del Ma­drid o Ba­rça. No­so­tros cuan­do éra­mos pe­que­ños te­nía­mos el sue­ño de ju­gar en Osa­su­na, por­que es el equi­po de nues­tra tie­rra, y cuan­do lo con­si­gues te sien­tes muy or­gu­llo­so”, pre­ci­sa el 10, un fut­bo­lis­ta de arrai­go que en­ca­ja en el mol­de ori­gi­nal de la es­cue­la na­va­rra.

“Yo di­ría que los de aquí so­mos que si­túa al club blan­co sin la­te­ral iz­quier­do pa­ra el partido de esta no­che an­te Osa­su­na, Zi­ne­di­ne Zi­da­ne tra­tó de sa­car la cara por los res­pon­sa­bles mé­di­cos en­car­ga­dos de cui­dar del es­ta­do fí­si­co de sus fut­bo­lis­tas. “To­dos los pre­pa­ra­do­res pien­san en el bien del equi­po, son gen­te muy vá­li­da y pro­fe­sio­nal que ha ga­na­do mu­cho. Yo creo en la gen­te con la que tra­ba­jo. Lo que ten­go que de­cir es que ne­ce­si­ta­mos un po­co de res­pe­to por­que es gen­te que siem­pre lo ha de­mos­tra­do. Tra­ba­ja­mos bien en pre­tem­po­ra­da y las le­sio­nes en­tran en juego y pue­den ocu­rrir”, ad­vir­tió el téc­ni­co fran­cés.

Sin em­bar­go, y aun­que tra­tó de qui­tar­le hie­rro a un asun­to que trae de ca­be­za la com­po­si­ción de un equi­po fijo ca­da jor­na­da, Zi­da­ne sí apun­tó al ca­len­da­rio fut­bo­lis­tas que nun­ca da­mos nun­ca un ba­lón por per­di­do y que mi­ra­mos siem­pre por el co­lec­ti­vo, no por uno mis­mo. Los ju­ga­do­res de aquí han te­ni­do tra­di­cio­nal­men­te esa mentalidad”, cuen­ta con to­da una vida en la en­ti­dad a sus es­pal­das, al­go di­fí­cil de en­con­trar en el fút­bol ac­tual. “Aho­ra no es fá­cil ver a al­guien co­mo yo, que es­té tan­tos años en el mis­mo equi­po, en el de su tie­rra, y eso es una pe­na. No hay na­da más bo­ni­to y yo siem­pre di­go que cuan­do me re­ti­re co­mo po­si­ble cau­san­te de tan­to con­tra­tiem­po fí­si­co. “An­tes ha­bía me­nos par­ti­dos, 40 o 45, aho­ra no hay tiem­po pa­ra des­can­sar. El fút­bol ha cam­bia­do, se jue­gan 60 o 65 par­ti­dos y ha­bré ves­ti­do una so­la ca­mi­se­ta. Tal vez po­dría ha­ber ga­na­do más en otro si­tio, pe­ro pa­ra mí lo pri­mor­dial es sen­tir­me bien y no creo que ha­ya un lu­gar me­jor”, res­pon­de or­gu­llo­so.

Bai­lan­do en­tre gi­gan­tes, Osa­su­na —jun­to a Bar­ce­lo­na, Real Ma­drid y Ath­le­tic, los cua­tro úni­cos clu­bes que per­te­ne­cen a sus so­cios— ca­bal­ga adap­tán­do­se a los tiem­pos, pe­ro a la vez con­ser­va el aro­ma del pa­sa­do. “Aquí siem­pre se ha tra­ta­do de man­te­ner los va­lo­res que siem­pre he­mos te­ni­do: la hu­mil­dad, el mi­rar a to­do el mun­do de la mis­ma ma­ne­ra y con res­pe­to, el ca­ri­ño ha­cia el afi­cio­na­do... En ese sen­ti­do, creo que Osa­su­na sí que es un po­co di­fe­ren­te. Di­cen que los del nor­te so­mos un po­co más se­cos o más re­ser­va­dos, pe­ro yo creo que sim­ple­men­te so­mos gen­te hu­mil­de y que vamos de fren­te. Siem­pre he­mos te­ni­do los pies en el sue­lo. Es una fi­lo­so­fía, al­go di­fí­cil de ver aho­ra”, apun­ta Torres, de­sen­can­ta­do con de­ter­mi­na­dos ras­gos del fút­bol mo­derno: “Se ha per­di­do un po­co la tra­di­ción, la esen­cia. Se mi­ra po­co por el afi­cio­na­do. La gen­te es la que lle­na los es­ta­dios y, en nues­tro ca­so, la que se de­ja par­te de su suel­do pa­ra ir a ani­mar­nos”.

Tra­tan­do de se­guir la es­te­la de­ja­da por Pat­xi Pu­ñal, el ju­ga­dor con más par­ti­dos la his­to­ria del club (513), Torres se re­fie­re tam­bién al em­bru­jo his­tó­ri­co del Sa­dar co­mo otra se­ña de iden­ti­dad. “Siem­pre ha si­do un es­ta­dio un po­co in­glés y se ha di­cho que los gran­des equi­pos te­mían ve­nir aquí. La gen­te ce­le­bra un cór­ner co­mo si fue­ra un gol y el equi­po tra­ta de ha­cer que ca­da ac­ción pa­rez­ca la úl­ti­ma. No so­lo ju­gan­do bo­ni­to se dis­fru­ta. A po­qui­to que les de­mos, ellos nos de­vuel­ven mu­cho”, va­lo­ra mien­tras po­ne de re­lie­ve el fe­liz pre­sen­te –“si nos sal­va­mos, el club por fin es­ta­ría eco­nó­mi­ca­men­te sa­nea­do y es­te año ade­más es­tá lo del centenario y la re­mo­de­la­ción del es­ta­dio…”– y en­fo­ca ha­cia la vi­si­ta a Cha­mar­tín, territorio tra­di­cio­nal­men­te hos­til: “Son par­ti­dos que en su día se vi­vían con mu­chí­si­mo fuego, por­que ha­bía mu­cho pi­que, pe­ro eso no debe des­pis­tar­nos. Que­re­mos ga­nar por la re­per­cu­sión que tie­ne y el pre­mio que ob­tie­nes, pe­ro na­da más”.

eso se pa­ga caro. Es im­por­tan­te ex­pli­car­lo. Es com­pli­ca­do cuan­do hay 18 ju­ga­do­res que nun­ca pa­ran por­que se van con sus se­lec­cio­nes. La gen­te cri­ti­ca­ba que die­ra un día de des­can­so a los ju­ga­do­res pe­ro no es por­que ha­ya­mos ga­na­do o per­di­do. Hay una pla­ni­fi­ca­ción de­trás. Te­ne­mos sie­te par­ti­dos en 21 días y se da des­can­so por­que se pla­ni­fi­ca, por­que los ju­ga­do­res se en­fren­tan a mu­chos mi­nu­tos y via­jes. Lue­go, pue­de ha­ber le­sio­nes. Un ju­ga­dor no es una má­qui­na, es una per­so­na”, se­ña­ló el téc­ni­co del Ma­drid.

A fal­ta de un ter­cer la­te­ral pu­ro, Na­cho po­dría ocu­par el pues­to en el cos­ta­do iz­quier­do de la za­ga an­te Osa­su­na, e in­clu­so fren­te al Atlé­ti­co en el der­bi si Mar­ce­lo no recibe el al­ta mé­di­ca an­tes del sá­ba­do.

/ PA­BLO LASAOSA

Ro­ber­to Torres, tras un en­tre­na­mien­to de Osa­su­na en Ta­jo­nar.

/ EFE

Zi­da­ne, ayer en Val­de­be­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.