Las os­cu­ras ma­nio­bras ucra­nias de Rudy Giu­lia­ni

El exal­cal­de de Nue­va York y abo­ga­do de Trump se reunió en Ma­drid con un ase­sor del presidente Ze­lens­ki

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - SAN­DRO POZZI,

Do­nald Trump de­po­si­ta to­da su con­fian­za en su fa­mi­lia. Y en ese es­tre­cho círcu­lo ín­ti­mo en­tra, ade­más, Rudy Giu­lia­ni. Es el abo­ga­do per­so­nal del presidente de Es­ta­dos Uni­dos, su prin­ci­pal es­cu­do an­te la mul­ti­tud de fren­tes le­ga­les que le ace­chan. El tam­bién co­no­ci­do co­mo al­cal­de de Amé­ri­ca —fue re­gi­dor de Nue­va York du­ran­te el 11-S— es aho­ra una pie­za cla­ve en el pro­ce­so de des­ti­tu­ción que pue­de apar­tar al man­da­ta­rio re­pu­bli­cano de la Ca­sa Blan­ca por ha­ber pe­di­do es­te ve­rano a su ho­mó­lo­go de Ucrania, Vo­lo­dí­mir Ze­lens­ki, que ayu­da­se a in­ves­ti­gar al hi­jo del ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den, hoy can­di­da­to en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas pa­ra las elec­cio­nes de 2020.

El nom­bre de Rudy Giu­lia­ni, de 75 años, se si­tuó en el cen­tro del es­cán­da­lo el pa­sa­do vier­nes, cuan­do el dia­rio The Wall Street Jour­nal re­ve­ló que Trump ha­bía pe­di­do va­rias ve­ces al di­ri­gen­te ucra­nio que tra­ba­ja­ra con su abo­ga­do y con el fis­cal ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos, Wi­lliam Barr, pa­ra que in­ves­ti­ga­ra por co­rrup­ción a Hun­ter Bi­den, hi­jo del ex­vi­ce­pre­si­den­te de­mó­cra­ta.

Giu­lia­ni in­for­mó en ma­yo de su in­ten­sión de via­jar a Kiev pa­ra im­pul­sar esa in­ves­ti­ga­ción, via­je que can­ce­ló de­bi­do a la in­ten­sa po­lé­mi­ca que cau­só el anun­cio. Giu­lia­ni re­co­no­ce en cam­bio que se en­con­tró con un ase­sor del presidente de Ucrania el 3 de agos­to en Ma­drid. Pe­ro en su re­cons­truc­ción de los he­chos afir­ma que fue el de­par­ta­men­to de Es­ta­do el que le pi­dió ir a es­ta “mi­sión”.

Co­mo al­cal­de de Nue­va York (1994-2001), el re­pu­bli­cano Giu­lia­ni se con­vir­tió en una es­pe­cie de hé­roe pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses en las ho­ras su­ce­si­vas a los ata­ques de Al Qae­da con­tra las To­rres Ge­me­las en sep­tiem­bre de 2001. No so­lo por có­mo ges­tio­nó la cri­sis, sino por el men­sa­je de uni­dad que lan­zó en el mo­men­to más vul­ne­ra­ble y de do­lor que su­frió to­da la na­ción.

Su plan de via­jar a Kiev pa­ra im­pul­sar la in­ves­ti­ga­ción le­van­tó po­lé­mi­ca

Fue una fi­gu­ra muy po­lé­mi­ca por su mano du­ra con­tra el cri­men. Na­die cues­tio­na que su ges­tión du­ran­te los años no­ven­ta per­mi­tió re­vi­ta­li­zar la eco­no­mía de la ciu­dad. Con su ima­gen por to­do lo al­to tras el 11-S, pro­bó suer­te pa­ra ha­cer­se con un asien­to en el Se­na­do, pe­ro aban­do­nó la ca­rre­ra por un cán­cer de prós­ta­ta. Fun­dó la com­pa­ñía de se­gu­ri­dad Giu­lia­ni Part­ners y fue uno de los ac­to­res cla­ve en la campaña de re­elec­ción del re­pu­bli­cano Geor­ge W. Bush.

Pe­se a ser re­pu­bli­cano, di­fie­re del ala más con­ser­va­do­ra del par­ti­do en cues­tio­nes co­mo los de­re­chos de la co­mu­ni­dad gay, el con­trol de ar­mas o el abor­to. Con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, for­mó un co­mi­té pa­ra ex­plo­rar las op­cio­nes que te­nía pa­ra ha­cer­se con la no­mi­na­ción a las pre­si­den­cia­les de 2008. La his­to­ria, sin em­bar­go, cam­bio de gol­pe. Se em­pe­zó a cues­tio­nar su li­de­raz­go tras el fa­tí­di­co 11-S y, tras aban­do­nar la campaña, se con­vir­tió en un ter­tu­liano po­lí­ti­co muy pun­zan­te.

En el equi­po

Trump, ya co­mo presidente elec­to, le in­te­gró en el equi­po que pre­pa­ró la tran­si­ción en la Ca­sa Blan­ca, co­mo ase­sor en cues­tio­nes de se­gu­ri­dad. Al año se con­vir­tió en su ase­sor le­gal. Aban­do­nó su fir­ma de abo­ga­dos pa­ra con­cen­trar­se en tra­ba­jar ex­clu­si­va­men­te pa­ra el presidente du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción so­bre la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de 2016. Siem­pre ne­gó que hu­bie­ra de­li­to de co­lu­sión (un pac­to ilí­ci­to en da­ño de un ter­ce­ro) du­ran­te la campaña.

Se con­vir­tió así en to­do un es­pe­cia­lis­ta en sa­car ba­su­ra de los ad­ver­sa­rios del presidente. Rudy Giu­lia­ni es más que un arre­gla­dor de pro­ble­mas, y siem­pre tie­ne una vía de es­ca­pe. La in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se de­ter­mi­na­rá si tu­vo éxi­to a la ho­ra de que la agen­cia di­plo­má­ti­ca en­tra­ra en el jue­go de Giu­lia­ni y si la uti­li­zó pa­ra tum­bar a un opo­nen­te po­lí­ti­co. Eso se con­si­de­ra­ría una trai­ción al mis­mo país que le vio co­mo su al­cal­de.

/ J. DECROW (AP)

Giu­lia­ni, en un ac­to en apo­yo a un cam­bio de ré­gi­men en Irán ce­le­bra­do el martes en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.