‘Im­peach­ment’

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El ini­cio del pro­ce­so de des­ti­tu­ción de Trump es un he­cho de ex­tre­ma gra­ve­dad

El anun­cio por par­te de la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos, Nancy Pe­lo­si, de la pues­ta en mar­cha de la in­ves­ti­ga­ción pre­via pa­ra el pro­ce­so de des­ti­tu­ción con­tra Do­nald Trump cons­ti­tu­ye un he­cho de ex­tre­ma im­por­tan­cia en la de­mo­cra­cia más po­de­ro­sa del pla­ne­ta. Pe­lo­si, que por su car­go es la ter­ce­ra au­to­ri­dad del país, ha ac­ti­va­do un me­ca­nis­mo ex­cep­cio­nal, res­pon­dien­do a los in­di­cios fun­da­dos que se­ña­lan al ac­tual presidente co­mo au­tor de he­chos in­com­pa­ti­bles con la dig­ni­dad de su car­go. Y pe­se a las in­ne­ga­bles con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas que pue­da te­ner, el pro­ce­so de­be ser in­ter­pre­ta­do co­mo lo que es: la con­tun­den­te res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal de una de­mo­cra­cia an­te un man­da­ta­rio que po­si­ble­men­te ha in­cum­pli­do su ju­ra­men­to de res­pe­tar las re­glas del jue­go.

La go­ta que ha he­cho re­bo­sar el va­so de la pa­cien­cia y lle­va­do al Par­ti­do De­mó­cra­ta a dar un pa­so al que so­lo se ha re­cu­rri­do en tres oca­sio­nes an­te­rio­res en los más de 200 años de de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se ha si­do una conversaci­ón telefónica man­te­ni­da el pa­sa­do mes de ju­lio por Trump con el presidente de Ucrania, Vo­lo­dí­mir Ze­lens­ki. En ella, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se ani­ma­ba a in­ves­ti­gar al hi­jo del ex­vi­ce­pre­si­den­te de­mó­cra­ta Joe Bi­den. El fin de es­ta ini­cia­ti­va era, se­gún los de­mó­cra­tas, da­ñar la campaña de uno de sus po­si­bles can­di­da­tos a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2020.

Ayer la Ca­sa Blan­ca hi­zo pú­bli­ca la trans­crip­ción de la conversaci­ón. El tex­to de­ja po­co es­pa­cio pa­ra las ex­pli­ca­cio­nes ex­cul­pa­to­rias. Trump in­sis­te a Ze­lens­ki en in­ves­ti­gar al hi­jo de su ri­val. To­do pre­ce­di­do por un “quie­ro pe­dir­le un fa­vor”. El presidente im­pli­ca en la ope­ra­ción a otra ins­ti­tu­ción: la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de EE UU. El fi­nal de la conversaci­ón es más pro­pia de un guion de ci­ne que de una lla­ma­da de un presidente de EE UU: “Vues­tra eco­no­mía va a ir me­jor de lo que yo pre­di­je”.

En reali­dad, el com­por­ta­mien­to de Trump en es­te asun­to no de­be­ría sor­pren­der a na­die. Des­de que ju­ró su car­go enero de 2017 —y an­tes, du­ran­te su campaña elec­to­ral—, el mi­llo­na­rio neo­yor­quino ha da­do re­pe­ti­das mues­tras de su des­co­no­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes a las que por man­da­to po­pu­lar es­tá obli­ga­do a ser­vir y res­pe­tar. Em­pe­zan­do por su pro­pio Go­bierno, con­ver­ti­do en un ca­rru­sel don­de sus co­la­bo­ra­do­res son ad­mi­ti­dos y des­pe­di­dos a gol­pe de Twit­ter. Ade­más, ha des­au­to­ri­za­do y com­pro­me­ti­do mu­chas ve­ces a sus ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y se­gu­ri­dad, su Ad­mi­nis­tra­ción su­frió el cie­rre más lar­go de su his­to­ria y nin­gu­nea con fre­cuen­cia al pro­pio Con­gre­so, ig­no­ran­do que tie­ne exac­ta­men­te la mis­ma le­gi­ti­ma­ción po­pu­lar —el vo­to uni­ver­sal y li­bre de los es­ta­dou­ni­den­ses— pa­ra cum­plir sus fun­cio­nes. Y el pro­ce­so im­pul­sa­do por el Par­ti­do De­mó­cra­ta res­pon­de pre­ci­sa­men­te a es­te man­da­to.

El ini­cio del im­peach­ment es una ma­la no­ti­cia, pe­ro el res­pon­sa­ble úni­co es Do­nald Trump. En un mo­men­to de gran in­cer­ti­dum­bre mun­dial —pro­vo­ca­da en gran medida por la ac­ti­tud errá­ti­ca del pro­pio in­tere­sa­do—, una pre­si­den­cia de EE UU cues­tio­na­da ju­rí­di­ca­men­te no es la me­jor de las ayu­das. Por eso el men­sa­je y la de­ci­sión fi­nal de­ben ser cla­ros. Una de­mo­cra­cia se ba­sa en el res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes que pre­sen­tan al pue­blo. La pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, una de las gran­des de­mo­cra­cias del mun­do, no es un ne­go­cio pri­va­do de na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.