Su­pre­ma­cía cuán­ti­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Los men­ti­de­ros de los cien­tí­fi­cos de la compu­tación hier­ven es­tos días a fue­go vi­vo en la con­vic­ción de que Goo­gle es­tá pre­pa­ran­do un anun­cio sen­sa­cio­nal, uno de esos tra­ba­jos que apa­re­ce­rán en Na­vi­dad en los top ten de la cien­cia del año. El Go­liat de Si­li­con Va­lley cree ha­ber de­mos­tra­do la “su­pre­ma­cía cuán­ti­ca”, la de­mos­tra­ción em­pí­ri­ca de que un or­de­na­dor ba­sa­do en la enig­má­ti­ca fí­si­ca que im­pe­ra a es­ca­las ató­mi­cas pue­de eje­cu­tar ope­ra­cio­nes que no es­tán al al­can­ce de los compu­tado­res con­ven­cio­na­les más for­mi­da­bles que exis­ten. De con­fir­mar­se, se­ría un avan­ce bien no­ta­ble.

¿Se con­fir­ma­rá? Es pro­ba­ble que sí, y la pe­que­ña his­to­ria de la fil­tra­ción tie­ne su gra­cia. El ma­nus­cri­to del pa­per (ar­tícu­lo cien­tí­fi­co) apa­re­ció la se­ma­na pa­sa­da col­ga­do de la web de la NASA. La razón, se­gu­ra­men­te, es que Goo­gle ha co­la­bo­ra­do con cien­tí­fi­cos de la NASA en es­te pro­yec­to, pe­ro el ca­so es que la agen­cia es­pa­cial re­ti­ró el pa­per de su web en po­cas ho­ras, ale­gan­do un des­cui­do téc­ni­co. En nues­tros tiem­pos, sin em­bar­go, se­cues­trar una pu­bli­ca­ción, co­mo se ha­cía an­ti­gua­men­te en los quios­cos y li­bre­rías, es po­co me­nos que im­po­si­ble. El ma­nus­cri­to pre­li­mi­nar ha apa­re­ci­do en la ban­de­ja de en­tra­da de mu­cha gen­te re­le­van­te, in­clui­dos dos pe­rio­dis­tas del Fi­nan­cial Ti­mes de Lon­dres y el cien­tí­fi­co de la compu­tación Scott Aa­ron­son, de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin.

El fon­do de la cues­tión es al­go es­pe­so. Se tra­ta de sa­ber si los ge­ne­ra­do­res de nú­me­ros alea­to­rios que usa­mos en los or­de­na­do­res son ver­da­de­ra­men­te alea­to­rios, o so­lo lo pa­re­cen. Com­pren­do sus bos­te­zos, de­socu­pa­do lec­tor. Pe­ro el pro­ble­ma no ha si­do ele­gi­do por su in­te­rés prác­ti­co o su punch me­diá­ti­co, sino pa­ra que sir­va co­mo prue­ba de prin­ci­pio. El su­per­or­de­na­dor más rá­pi­do del mun­do, una má­qui­na crea­da por IBM pa­ra el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal Oak Rid­ge del de­par­ta­men­to de Ener­gía de Es­ta­dos Uni­dos, tar­da­ría 10.000 años en re­sol­ver el pro­ble­ma de los nú­me­ros alea­to­rios. El or­de­na­dor cuán­ti­co de Goo­gle tar­da tres mi­nu­tos, vein­te se­gun­dos.

Pue­de que la di­fe­ren­cia en­tre tres mi­nu­tos y 10.000 años ca­rez­ca de re­le­van­cia fi­lo­só­fi­ca —bas­ta es­pe­rar lo bas­tan­te pa­ra ob­te­ner el mis­mo re­sul­ta­do—, pe­ro su­po­ne un nue­vo mun­do pa­ra la tec­no­lo­gía. Un mun­do que de­ja muy atrás la cé­le­bre ley de Moo­re (la po­ten­cia de un chip se du­pli­ca ca­da año y me­dio, una fun­ción ex­po­nen­cial co­mo dos ele­va­do a x) pa­ra sus­ti­tuir­la por una “ley ex­po­nen­cial do­ble” (co­mo dos ele­va­do a dos ele­va­do a x). Es­ta fun­ción cre­ce mu­cho, mu­cho más de­pri­sa que la ley de Moo­re. Quien pien­se que vi­vi­mos en tiem­pos ace­le­ra­dos, me­jor es­pe­re a la compu­tación cuán­ti­ca pa­ra sen­tir nos­tal­gia del año 2019, cuan­do las co­sas eran tan apa­ci­bles. Lo me­jor y lo peor es­tán aún por lle­gar, y es­to no aca­ba­rá nun­ca.

En­tre las apli­ca­cio­nes pre­vi­si­bles de la compu­tación cuán­ti­ca es­tán la crip­to­gra­fía, la quí­mi­ca, el desa­rro­llo de fár­ma­cos, la agri­cul­tu­ra, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la in­ven­ción de nue­vos ma­te­ria­les. Las más im­por­tan­tes, sin em­bar­go, se­rán las que aho­ra no po­de­mos ni ima­gi­nar. Mi fa­vo­ri­ta es una idea de Ri­chard Feyn­man, unos de los ma­yo­res fí­si­cos del si­glo XX, y un pio­ne­ro de los prin­ci­pios de la compu­tación cuán­ti­ca. Pues­to que el uni­ver­so se ri­ge en lo más pro­fun­do por una ló­gi­ca cuán­ti­ca, ra­zo­nó Feyn­man, so­lo un or­de­na­dor cuán­ti­co nos per­mi­ti­rá fa­bri­car una si­mu­la­ción sol­ven­te del cos­mos. Las po­de­ro­sas ma­te­má­ti­cas de la fí­si­ca cuán­ti­ca se po­drán en­car­nar en un compu­tador pa­ra crear un cos­mos a par­tir de la na­da. ¿Qué se­rá en­ton­ces de los mís­ti­cos?

Lo me­jor y lo peor es­tán aún por lle­gar, y es­to no aca­ba­rá nun­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.