“Si Trump no quie­re creer a la cien­cia, le in­vi­to a mi ca­sa”

Na­ci­do en la is­la de Ton­ga, el taek­won­dis­ta Pita Tau­fa­to­fua de­nun­cia la inac­ción de los po­lí­ti­cos a par­tir de su ex­pe­rien­cia

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­TRI­CIA PEIRÓ,

Esos cer­ca de 1.500 mi­llo­nes de per­so­nas es­tán en la zo­na ro­ja de los im­pac­tos cli­má­ti­cos re­la­cio­na­dos con el agua. Unos im­pac­tos que lle­gan, por ejem­plo, por la com­bi­na­ción del au­men­to del ni­vel del mar y las tor­men­tas o ci­clo­nes. El in­for­me aler­ta de que pa­ra 2050 “los even­tos ex­tre­mos del ni­vel del mar” que has­ta aho­ra se con­si­de­ra­ban ex­cep­cio­na­les y se pro­du­cían una vez ca­da si­glo pa­sa­rán a dar­se “al me­nos una vez por año” en mu­chos lu­ga­res. “Es­pe­cial­men­te en re­gio­nes tro­pi­ca­les”, aun­que tam­bién en zo­nas co­mo la me­di­te­rrá­nea. El IPCC pro­nos­ti­ca una ma­yor fre­cuen­cia de las olas de ca­lor ma­ri­nas y de los even­tos co­mo El Ni­ño y La Ni­ña.

El es­tu­dio ana­li­za las ac­cio­nes de adap­ta­ción pa­ra lu­char con­tra la subida del mar. Y ex­pli­ca que las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pue­den ser ren­ta­bles pa­ra áreas ur­ba­nas den­sa­men­te po­bla­das —Nue­va York, por ejem­plo, tie­ne un ne co­mo con­se­cuen­cia que la quí­mi­ca del océano es­tá cam­bian­do y en­fer­man­do”. La vi­da ma­ri­na se re­sien­te y tam­bién la ca­de­na ali­men­ta­ria de la que par­ti­ci­pa el plan pa­ra in­ver­tir 10.000 mi­llo­nes en de­fen­sas—. Pe­ro es muy di­fí­cil que las pue­dan asu­mir las áreas ru­ra­les y más po­bres, co­mo los pe­que­ños Es­ta­dos in­su­la­res.

El pro­ble­ma no es so­lo el in­cre­men­to del ni­vel del mar. Aso­cia­do a los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos es­tá el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del agua —que des­de 1970 ha cre­ci­do sin ce­sar— y otros pro­ble­mas de­ri­va­dos del cam­bio cli­má­ti­co. El análisis apun­ta a que du­ran­te el si­glo XXI los océa­nos al­can­za­rán unas “con­di­cio­nes sin pre­ce­den­tes” por el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra, la aci­di­fi­ca­ción y la dis­mi­nu­ción del oxí­geno. En­tre el 20% y el 30% del CO2 emi­ti­do por el hom­bre des­de 1980 lo han ab­sor­bi­do los océa­nos, lo que pro­vo­ca la aci­di­fi­ca­ción. “El cam­bio cli­má­ti­co es­tá im­pac­tan­do en los océa­nos más allá del au­men­to del ni­vel del mar”, apun­ta Gladys Mar­tí­nez, miem­bro de la Aso­cia­ción In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra la De­fen­sa hom­bre. “La aci­di­fi­ca­ción es tam­bién irre­ver­si­ble a la es­ca­la de tiem­po hu­ma­na”, aler­ta.

Ca­da vez son más los es­pe­cia­lis­tas que ad­vier­ten de que los del Am­bien­te. “El océano es­tá co­lap­san­do y se nos ago­ta el tiem­po”, apun­ta es­ta es­pe­cia­lis­ta que pi­de aten­der tam­bién a los efec­tos so­bre la bio­di­ver­si­dad.

La pér­di­da de oxí­geno y la aci­di­fi­ca­ción ten­drán im­pac­tos en la pes­ca, al­go que afec­ta­rá a “los me­dios de vi­da y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria” de las co­mu­ni­da­des que de­pen­den de los re­cur­sos ma­ri­nos. “Las po­bla­cio­nes de pe­ces se mo­ve­rán ha­cia los po­los pa­ra lo­ca­li­zar sus tem­pe­ra­tu­ras pre­fe­ri­das; es­to afec­ta­rá par­ti­cu­lar­men­te a los paí­ses tro­pi­ca­les en tér­mi­nos de pes­ca, pe­ro en Eu­ro­pa he­mos vis­to a la ca­ba­lla y el ba­ca­lao ale­ján­do­se ya ha­cia el nor­te”, ex­pli­ca por co­rreo elec­tró­ni­co el bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford Alex Ro­gers. “Y los pe­ces tam­bién se ha­cen más pe­que­ños a medida que au­men­tan las tem­pe­ra­tu­ras”.

in­di­ca­do­res del cam­bio cli­má­ti­co se es­tán ace­le­ran­do, al­go que com­par­te es­ta cli­ma­tó­lo­ga. “El IPCC lle­va co­mo 10 o 15 años ha­cien­do una eva­lua­ción de los ries­gos del cam­bio cli­má­ti­co. Ha­ce 10 años de­cía­mos: es­to se­rá un ries­go cuan­do se ha­ya lle­ga­do a los tres gra­dos de au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra. Y lo que es­ta­mos di­cien­do aho­ra es que es­to va a ser un ries­go cuan­do el pla­ne­ta se ha­ya ca­len­ta­do un 1,5”, afir­ma y aña­de: “Nues­tras es­ti­ma­cio­nes de cuá­les eran los ries­gos a los que es­tá­ba­mos su­je­tos los hu­ma­nos y los eco­sis­te­mas fue­ron muy con­ser­va­do­ras. Yo, co­mo cien­tí­fi­ca, me pre­gun­to aho­ra si no soy muy con­ser­va­do­ra en la es­ti­ma­ción de los ries­gos, de la ace­le­ra­ción, por­que las co­sas es­tán ocu­rrien­do más rá­pi­do. Creo que de al­gu­na ma­ne­ra Pita Tau­fa­to­fua, lu­cha­dor olím­pi­co de taek­won­do de Ton­ga, de 35 años, y li­cen­cia­do en In­ge­nie­ría Ma­rí­ti­ma, es­tu­dia có­mo con­ver­tir las olas en ener­gía eléc­tri­ca y re­co­rre el mun­do co­mo ac­ti­vis­ta de la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Tau­fa­to­fua aca­ba de par­ti­ci­par en la cum­bre so­bre el cli­ma de la ONU que se es­tá ce­le­bran­do es­ta se­ma­na en Nue­va York. “Ade­más, tra­ba­jo con ni­ños de la ca­lle des­de que ten­go 18 años. Por ello Uni­cef me eli­gió co­mo em­ba­ja­dor”.

A Nue­va York ha traí­do un ejem­plo pa­ra en­ten­der me­jor lo que su­ce­de en su re­mo­ta is­la de la Po­li­ne­sia. En 2018 el hu­ra­cán Gi­ta, uno de los más po­ten­tes en la his­to­ria, des­tro­zó el 40% de Ton­ga. “Ima­gi­naos que que­da arra­sa­da la mi­tad de Nue­va York, o de Lon­dres, o de Pe­kín. Se­ría una ca­tás­tro­fe, ¿no? Bueno, pues es­to ya es­tá su­ce­dien­do”, ex­pli­ca en un en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por la UN Foun­da­tion.

El ac­ti­vis­ta apun­ta que, cuan­do él ha­bla de asun­tos me­dioam­bien­ta­les, no lo ha­ce úni­ca­men­te des­de la emo­ción, sino que es­tu­dió in­ge­nie­ría pre­ci­sa­men­te pa­ra en­ten­der to­dos los án­gu­los del pro­ble­ma y ha­blar de él con co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co. “So­mos un pue­blo de mar, me he cria­do ha­cien­do sub­ma­ri­nis­mo y snor­kel, y pue­do de­cir que el co­ral se es­tá mu­rien­do”, de­ta­lla.

El atle­ta cuen­ta có­mo el cam­bio cli­má­ti­co afec­ta tam­bién a su pro­fe­sión. Tras el taek­won­do, de­ci­dió es­pe­cia­li­zar­se en es­quí. “No pu­de par­ti­ci­par en tres ca­rre­ras de cla­si­fi­ca­ción pa­ra los Jue­gos de In­vierno por­que se es­pe­ra­ba que hu­bie­se nie­ve y no la ha­bía”, de­ta­lla. “El cam­bio cli­má­ti­co es un sín­to­ma de un pro­ble­ma ma­yor, que es el cam­bio de com­por­ta­mien­to. Te­ne­mos mie­do pe­ca­mos de con­ser­va­do­res los cien­tí­fi­cos. Es co­mo par­te de nues­tra per­so­na­li­dad: es­tar muy se­gu­ro de los datos an­tes de de­cir cual­quier co­sa”. de cam­biar nues­tros com­por­ta­mien­tos ac­tua­les. Y es por eso por lo que los ni­ños es­tán a la ca­be­za de es­te mo­vi­mien­to, por­que sus com­por­ta­mien­tos to­da­vía no es­tán tan arrai­ga­dos”.

Con su des­fi­le con el tra­je tra­di­cio­nal de Ton­ga y cu­bier­to de acei­te de co­co en los Jue­gos de Río en 2016, Tau­fa­to­fua lo­gró po­ner a su país en el ma­pa. Aho­ra quie­re vol­ver a te­ner un ges­to sim­bó­li­co con su na­ción y par­ti­ci­par en los pró­xi­mos Jue­gos Olím­pi­cos de 2020 en una nue­va mo­da­li­dad: el ka­yak. Ase­gu­ra que es­te de­por­te re­pre­sen­ta el mo­do de vi­da que ha lle­va­do su pue­blo du­ran­te siglos, y que era un pa­so na­tu­ral. Pre­ci­sa­men­te ha ve­ni­do a lan­zar to­dos es­tos men­sa­jes a un país pre­si­di­do por uno de los ma­yo­res ne­ga­cio­nis­tas del cam­bio cli­má­ti­co: Do­nald Trump. “Si el se­ñor Trump no quie­re creer lo que di­ce la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, le in­vi­to a mi ca­sa. Se tra­ta so­lo de com­pren­der los pun­tos de vis­ta de otras per­so­nas. No creo que na­die en el mun­do quie­ra que es­te pla­ne­ta des­apa­rez­ca. O tal vez hay un pe­que­ño por­cen­ta­je de per­so­nas mal­va­das. Pe­ro creo que, en ge­ne­ral, cuan­do com­pren­des los mo­ti­vos del otro, re­de­fi­ni­mos lo que pen­sa­mos”, apun­ta.

“El au­men­to del ni­vel del mar y la aci­di­fi­ca­ción son irre­ver­si­bles”

“El tiem­po se es­tá ago­tan­do muy rá­pi­do y la res­pues­ta no es la su­fi­cien­te”

En­tre los im­pac­tos del ca­len­ta­mien­to que más preo­cu­pan a Ro­jas, es­ta cien­tí­fi­ca des­ta­ca uno, por cer­ca­nía: la se­quía que vi­ve des­de ha­ce años el cen­tro de Chi­le, don­de ella re­si­de. “Ha­ce cin­co años hi­ci­mos un in­for­me y ya en­ton­ces la de­no­mi­na­mos la me­ga­se­quía. Ha­bía te­ni­do se­quías an­tes, sí. Pe­ro nun­ca ha­bían si­do tan ex­ten­sas y tam­po­co ha­bían cu­bier­to una zo­na del te­rri­to­rio chi­leno tan gran­de. Y cin­co años des­pués seguimos con esa me­ga­se­quía. Chi­le to­da­vía no ha to­ma­do me­di­das muy con­cre­tas pa­ra ver có­mo lo va­mos a en­fren­tar. Es­te año ha si­do muy dra­má­ti­co y no sé có­mo va a ve­nir el ve­rano. Pe­ro es­to no so­lo ocu­rre en Chi­le, afec­ta a to­dos los paí­ses con cli­mas me­di­te­rrá­neos. Su­ce­de­rá en Es­pa­ña, Por­tu­gal, Ma­rrue­cos, Ita­lia, Su­dá­fri­ca, Aus­tra­lia…”

/ J. E. (AFP)

Un ice­berg en Bo­na­vis­ta Ba­yin New­found­land (Ca­na­dá).

/M.P.

Maisa Ro­jas, el martes en Nue­va York.

Pita Tau­fa­to­fua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.