El in­for­me del de­nun­cian­te da un nue­vo im­pul­so al ca­so con­tra Trump

El pre­si­den­te bus­ca a la fuen­te anó­ni­ma

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - PA­BLO GUIMÓN,

El pre­si­den­te Do­nald Trump “es­tá usan­do el po­der de su car­go pa­ra so­li­ci­tar la in­ter­fe­ren­cia de un país ex­tran­je­ro en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de 2020”. Y la Ca­sa Blan­ca tra­tó de “blo­quear” in­for­ma­ción pa­ra ocul­tar­lo. Esas son las ex­plo­si­vas acu­sa­cio­nes que un de­nun­cian­te anó­ni­mo for­mu­ló

par­tir de la in­for­ma­ción re­ci­bi­da de “más de me­dia do­ce­na de fun­cio­na­rios del Go­bierno”, el de­nun­cian­te re­dac­tó un tex­to de nue­ve pá­gi­nas en el que des­cri­be có­mo la Ca­sa Blan­ca tra­tó de “blo­quear” los re­gis­tros de una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, el pa­sa­do 25 de ju­lio, en­tre el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se y su ho­mó­lo­go ucra­nio, Vo­lo­dí­mir Ze­lens­ki. En el trans­cur­so de la mis­ma, días des­pués de or­de­nar la con­ge­la­ción de un pa­que­te de ayu­da mi­li­tar a Ucrania por va­lor de 391 mi­llo­nes de dó­la­res, Trump pe­día a Ze­lens­ki que in­ves­ti­ga­ra a su ri­val de­mó­cra­ta Joe Bi­den, fa­vo­ri­to a en­fren­tar­se al pre­si­den­te re­pu­bli­cano en 2020, y a su hi­jo Hun­ter.

“Es­ta in­ter­fe­ren­cia in­clu­ye, en­tre otras co­sas, pre­sio­nar a un país ex­tran­je­ro pa­ra que in­ves­ti­gue a uno de los prin­ci­pa­les ri­va­les po­lí­ti­cos do­més­ti­cos del pre­si­den­te. El abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te, Ru­dolph Giu­lia­ni, es una fi­gu­ra cen­tral en ese in­ten­to. El fis­cal ge­ne­ral [Wi­lliam] Barr pa­re­ce es­tar im­pli­ca­do tam­bién”, es­cri­be el de­nun­cian­te, cu­ya iden­ti­dad no se re­ve­la en el do­cu­men­to des­cla­si­fi­ca­do. Se­gún una in­for­ma­ción de The New York Ti­mes, el mis­mo se­ría un agen­te de la CIA.

En la lla­ma­da, un re­gis­tro de la cual tam­bién fue des­cla­si­fi­ca­do la vís­pe­ra, el pre­si­den­te Trump pi­de a Ze­lens­ki que in­ves­ti­gue a los Bi­den y le di­ce que le lla­ma­rán por te­lé­fono Barr y Giu­lia­ni pa­ra lle­gar “has­ta el fon­do del asun­to”. El tex­to des­cla­si­fi­ca­do el miér­co­les no es una trans­crip­ción li­te­ral de la con­ver­sa­ción, sino el pro­duc­to de las no­tas y los re­cuer­dos de los fun­cio­na­rios y del per­so­nal asig­na­do pa­ra es­cu­char y re­gis­trar por es­cri­to la con­ver­sa­ción a me­di­da que tie­ne lu­gar. el pa­sa­do 12 de agos­to. La de­nun­cia, que ha pro­vo­ca­do el ini­cio de un pro­ce­so de im­peach­ment con­tra el pre­si­den­te tras co­no­cer­se una sor­pren­den­te con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con su ho­mó­lo­go ucra­nio, fue des­cla­si­fi­ca­da ayer, dan­do nue­vo im­pul­so a un ca­so que ha dis­pa­ra­do a ni­ve­les má­xi­mos la ten­sión en Was­hing­ton.

La con­ver­sa­ción alar­mó tan­to al em­plea­do de in­te­li­gen­cia en cues­tión que de­ci­dió pre­sen­tar una de­nun­cia anó­ni­ma. En la mis­ma, ase­gu­ra que “al­tos fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca in­ter­vi­nie­ron pa­ra blo­quear to­dos los re­gis­tros de la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, es­pe­cial­men­te la trans­crip­ción li­te­ral ofi­cial que se reali­zó co­mo es cos­tum­bre en la si­tua­tion room [la sa­la de cri­sis]” de la re­si­den­cia ofi­cial del pre­si­den­te. “Es­tas ac­cio­nes sub­ra­yan pa­ra mí que los fun­cio­na­rios com­pren­dían la gra­ve­dad que re­ves­tía la lla­ma­da”, con­clu­ye. Los que le con­ta­ron los de­ta­lles

de la lla­ma­da, aña­de el de­nun­cian­te, es­ta­ban “pro­fun­da­men­te in­quie­tos”.

Los abo­ga­dos de la Ca­sa Blan­ca, se­gún el de­nun­cian­te, or­de­na­ron que los re­gis­tros de la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con Ze­lens­ki se re­ti­ra­ran del sis­te­ma don­de nor­mal­men­te ha­brían si­do al­ma­ce­na­dos y que se tras­la­da­ran al sis­te­ma en el que se al­ma­ce­na la in­for­ma­ción más cla­si­fi­ca­da, con im­pli­ca­cio­nes pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal, a pe­sar de que el con­te­ni­do de la lla­ma­da no reunía los re­qui­si­tos pa­ra ser guar­da­da allí. En un apén­di­ce del tex­to, el de­nun­cian­te El pre­si­den­te Trump di­jo ayer a un gru­po de fun­cio­na­rios, se­gún The New York Ti­mes, que quie­re sa­ber quién pro­por­cio­nó la in­for­ma­ción al de­nun­cian­te anó­ni­mo y que quien lo ha­ya he­cho es “pa­re­ci­do a un es­pía”. “Quie­ro sa­ber quién es la per­so­na que dio al de­nun­cian­te la in­for­ma­ción por­que es pa­re­ci­do a un es­pía”, di­jo. “Us­te­des sa­ben lo que so­lía­mos ha­cer en los vie­jos tiem­pos cuan­do éra­mos lis­tos con los es­pías y la trai­ción, ¿ver­dad? Lo so­lía­mos ma­ne­jar de ma­ne­ra un po­co di­fe­ren­te”, aña­dió. ase­gu­ra ade­más que, se­gún le re­la­ta­ron los fun­cio­na­rios, no era la pri­me­ra vez en la Ca­sa Blan­ca de Trump que se tra­ta­ba de es­ta ma­ne­ra la trans­crip­ción de una con­ver­sa­ción del pre­si­den­te, “so­lo con el pro­pó­si­to de pro­te­ger in­for­ma­ción po­lí­ti­ca­men­te sen­si­ble, y no re­la­cio­na­da con la se­gu­ri­dad na­cio­nal”.

En su es­cri­to, el de­nun­cian­te anó­ni­mo con­fir­ma tam­bién que fue in­for­ma­do de que el se­gui­mien­to del ca­so al que se re­fe­ría Trump en la lla­ma­da lle­gó a pro­du­cir­se. “El 2 de agos­to o cer­ca de esa fe­cha”, es­cri­be, “Giu­lia­ni via­jó su­pues­ta­men­te a Ma­drid pa­ra re­unir­se con uno de los con­se­je­ros del pre­si­den­te Ze­lens­ki, An­driy Yer­mak”. “Los fun­cio­na­rios [que in­for­ma­ron al de­nun­cian­te] ca­rac­te­ri­za­ron di­cha reunión, de la que no se in­for­mó pú­bli­ca­men­te en su día, co­mo un ‘se­gui­mien­to di­rec­to’ de la lla­ma­da en­tre el pre­si­den­te y Ze­lens­ki so­bre los ca­sos que dis­cu­tie­ron”, ase­gu­ra.

Ri­ca en de­ta­lles, la de­nun­cia des­cla­si­fi­ca­da arro­ja más com­bus­ti­ble al pro­ce­so de im­peach­ment —jui­cio po­lí­ti­co en el Con­gre­so a un al­to fun­cio­na­rio por de­li­tos gra­ves, pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción— que la pre­si­den­ta

/ JIM LO SCALZO (EFE)

El director de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se, Jo­seph Ma­gui­re (cen­tro), du­ran­te su tes­ti­fi­ca­ción ayer an­te el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.