Lo bá­si­co y lo efec­ti­vo

El País (País Vasco) - - CULTURA - J. O.

RAM­BO: LAST BLOOD

Di­rec­ción: Adrian Grun­berg. In­tér­pre­tes: Syl­ves­ter Sta­llo­ne, Paz Ve­ga, Adria­na Ba­rra­za, Yvet­te Mon­real, Ser­gio Pe­ris-Men­che­ta. Gé­ne­ro: ac­ción. EE UU, 2019. Du­ra­ción: 89 mi­nu­tos.

Cuan­do pa­re­cía ago­ta­do pro­fe­sio­nal­men­te y (au­to)ma­sa­cra­do fí­si­ca­men­te, Syl­ves­ter Sta­llo­ne ini­ció a par­tir de Rocky Bal­boa, en 2006, una sor­pren­den­te rein­ven­ción asen­ta­da en la re­cu­pe­ra­ción de su le­ga­do y ex­pues­ta en una do­ble ver­tien­te. Pri­me­ra, la de los pro­duc­tos de ac­ción de tes­tos­te­ro­na pu­ra, so­bre to­do co­mo actor, pe­ro tam­bién co­mo ideó­lo­go, don­de ha­bría que si­tuar su par­ti­ci­pa­ción en la sa­ga Los mer­ce­na­rios y, en me­nor me­di­da, la re­su­rrec­ción de uno de sus per­so­na­jes em­ble­má­ti­cos con la muy dig­na John Ram­bo (2008). Y, se­gun­da, la de las pe­lí­cu­las cre­pus­cu­la­res, con una épi­ca del ago­ta­mien­to, de uni­ver­so so­cial y ci­ne­ma­to­grá­fi­co que se aca­ba, ex­pues­to en las di­ver­sas se­cue­las de Rocky y, en cier­to sen­ti­do, tam­bién en una es­qui­na un tan­to re­cón­di­ta de la dra­má­ti­ca, que no de la ac­ción, de John Ram­bo y de es­ta Ram­bo: Last Blood que hoy se es­tre­na.

Di­ri­gi­da por Adrian Grun­berg, que en 2012 ya ha­bía si­do alia­do en otra cu­rio­sa rein­ven­ción co­mo hé­roe de ac­ción cre­pus­cu­lar, la de Mel Gib­son en Va­ca­cio­nes en el in­fierno (2012), es­ta quin­ta en­tre­ga de la sa­ga va di­rec­ta al grano. Es es­cue­ta (no lle­ga ni a la ho­ra y me­dia), muy bá­si­ca, in­clu­so sim­ple Sta­llo­ne, en

(¿pa­ra qué to­dos esos tú­ne­les en la gran­ja?), pe­ro tam­bién efec­ti­va. Y en su pri­mer ter­cio tie­ne ese tono cre­pus­cu­lar, de sen­sa­ción de de­rro­ta vi­tal y mo­ral de su an­ti­hé­roe can­sa­do, con­ver­ti­do ca­si en un muer­to en vi­da.

Eso sí, la pe­lí­cu­la pron­to de­ri­va ha­cia la vio­len­cia des­me­su­ra­da, al cri­men sin mo­ti­va­cio­nes y a la res­pues­ta ven­ga­ti­va sin es­crú­pu­los. El guion, don­de ha par­ti­ci­pa­do el pro­pio Sta­llo­ne, no desa­rro­lla ni uno so­lo de los per­so­na­jes y se con­for­ma con aña­dir al­gún da­to bio­grá­fi­co o al­gu­na ac­ción de tra­zo grue­so que los co­lo­que cla­ra­men­te a uno u otro la­do del bien y del mal, pa­ra que el es­pec­ta­dor nun­ca se con­fun­da. Es­te­reo­ti­po, sí, pe­ro se­co y há­bil en una ór­bi­ta de es­ti­lo pulp, de con­su­mo po­pu­lar, don­de no co­rres­pon­den las am­bi­güe­da­des ni las com­ple­ji­da­des. Y ahí es­tá la par­ti­ci­pa­ción de tres es­pa­ño­les, Ser­gio Pe­ris-Men­che­ta, Paz Ve­ga y Óscar Jae­na­da, con tra­ba­jos de ofi­cio en los que no ca­be ni un re­pro­che.

Des­de lue­go que la pe­lí­cu­la desperdici­a la opor­tu­ni­dad de en­tron­car con fas­ci­nan­tes ejer­ci­cios de ci­ne fronterizo y cre­pus­cu­lar de la dé­ca­da de los se­ten­ta, en los que bien po­dría ha­ber­se mi­ra­do, so­bre to­do en la mag­ní­fi­ca Mr. Ma­jestyk (Ri­chard Fleis­cher, 1974), ba­sa­da en una no­ve­la de El­mo­re Leo­nard, con otro per­so­na­je ve­te­rano de Viet­nam y pro­ta­go­ni­za­da por un pri­mo her­mano en fí­si­co y es­ti­lo in­ter­pre­ta­ti­vo de Sta­llo­ne: Charles Bron­son. Pe­ro al me­nos Ram­bo: Last Blood no en­ga­ña. “Fue­ron ellos los pri­me­ros en de­rra­mar san­gre, no yo. Fue­ron ellos”, cla­ma­ba Ram­bo en Aco­rra­la­do, fun­da­men­tal pe­lí­cu­la de ac­ción de los años ochen­ta. Y en esa lí­nea si­gue la se­rie, aun­que ya sin men­sa­je al­guno, más allá de un mun­do con inocen­tes y cul­pa­bles. Si en la pe­lí­cu­la de Ted Kot­cheff ha­bía una vi­sión lú­gu­bre del sue­ño ame­ri­cano, aquí es com­pli­ca­do ca­li­brar sub­tex­to al­guno, apar­te del es­pec­tácu­lo de la fe­ro­ci­dad, y es­qui­va bien po­si­bles acu­sa­cio­nes (aun­que las ha­brá) de xe­no­fo­bia con los me­xi­ca­nos.

Ram­bo: Last Blood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.