An­drés Lu­que Ga­go, sub­al­terno his­tó­ri­co

To­reó en las cua­dri­llas de An­to­nio Bien­ve­ni­da, Do­min­guín y Or­dó­ñez, en­tre otras

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - AN­TO­NIO LOR­CA

A la edad de 87 años y tras una lar­ga en­fer­me­dad, ha fa­lle­ci­do en la ca­pi­tal an­da­lu­za An­drés Lu­que Ga­go (Se­vi­lla, 1932), un to­re­ro de pla­ta que es­tu­vo al la­do de al­gu­nas de las gran­des fi­gu­ras de los años se­sen­ta, se­ten­ta y ochen­ta, y se ga­nó un re­co­no­ci­do pres­ti­gio por su ex­cel­sa to­re­ría. Lu­que Ga­go ha si­do un ca­so pe­cu­liar en el to­reo: sin ha­ber ves­ti­do nun­ca el tra­je de lu­ces ha re­ci­bi­do siem­pre los ho­no­res y el res­pe­to de to­re­ro gran­de. Y no so­lo por­que acom­pa­ña­ra a lo lar­go de su vi­da a al­gu­nos de los más re­co­no­ci­dos dies­tros, sino por su exac­to co­no­ci­mien­to de la li­dia y su to­re­ría den­tro y fue­ra de las pla­zas.

Su re­ti­ra­da en la Maestranza de Se­vi­lla, en la Fe­ria de Abril de 1986, en­ro­la­do en la cua­dri­lla de Rafael de Pau­la, que ac­tua­ba esa tar­de jun­to a Cu­rro Ro­me­ro y Pa­co Oje­da, fue un acon­te­ci­mien­to. El úl­ti­mo par de ban­de­ri­llas fi­gu­ra en­tre los mo­men­tos inol­vi­da­bles que han que­da­do en el re­cuer­do de los bue­nos afi­cio­na­dos. Con los pa­los en la mano, pi­dió per­mi­so a su je­fe de fi­las pa­ra brin­dar al pú­bli­co, so­nó la ban­da de mú­si­ca y cla­vó el par en to­do lo al­to, ju­gán­do­se el ti­po, en­tre la acla­ma­ción uná­ni­me de los ten­di­dos. Mo­men­tos des­pués, Rafael de Pau­la le cor­tó la co­le­ta. Fue la her­mo­sa y triun­fal des­pe­di­da de un sub­al­terno de lu­jo, to­re­ro de épo­ca, via­je­ro por to­do el or­be tau­rino y re­co­no­ci­do con mul­ti­tud de pre­mios en las fe­rias más im­por­tan­tes de Es­pa­ña y Amé­ri­ca.

Ha­bía na­ci­do en la ca­lle de la Fe­ria, siem­pre tu­vo a ga­la que ha­bía re­ci­bi­do las aguas bau­tis­ma­les en la mis­ma pi­la que Juan Bel­mon­te y An­to­nio Bien­ve­ni­da, en sus pri­me­ros ten­ta­de­ros co­no­ció a Car­los Arru­za, Ma­no­le­te, Chi­cue­lo y Pe­pe Luis Váz­quez, y pron­to de­bu­tó con pi­ca­do­res en Se­vi­lla, don­de lle­gó a to­rear diez tar­des en­tre los años 1951 y 1952, cin­co no­vi­lla­das y cin­co fes­ti­va­les, jun­to a An­to­nio Or­dó­ñez, Li­tri, Ju­lio Apa­ri­cio y Jai­me Os­tos, no­vi­lle­ros pun­te­ros en aque­llos años.

Pron­to com­pren­dió Lu­que Ga­go que sus con­di­cio­nes to­re­ras no se ajus­ta­ban el tra­je de lu­ces, y no tar­dó en cam­biar­lo por el de pla­ta, con el que al­can­zó la glo­ria que el pa­so del tiem­po le ne­ga­ba. Así, Cu­rro Gi­rón fue su pri­mer ma­ta­dor, en el año 1954, y en 1957 pa­só a for­mar par­te de la cua­dri­lla de Luis Mi­guel Do­min­guín. Des­pués, acom­pa­ña­ría a An­to­nio Bien­ve­ni­da, An­to­ñe­te, An­to­nio Or­dó­ñez (“el úni­co al que yo lla­mé pa­ra to­rear a su la­do”, pre­su­mía), Ma­no­lo Váz­quez, Pa­qui­rri (“vi­ví cua­tro años con él co­mo si fue­ra mi her­mano”) y Rafael de Pau­la (“un hom­bre ge­nial, co­mo to­re­ro y co­mo per­so­na”), de quien tam­bién fue su apo­de­ra­do. Hi­zo 21 via­jes a Amé­ri­ca, re­ci­bió nu­me­ro­sos pre­mios por sus ac­tua­cio­nes en las pla­zas, en­tre ellos va­rios por su la­bor con el ca­po­te en la Maestranza, y el tro­feo May­te de Ma­drid al me­jor qui­te; las es­ta­dís­ti­cas ase­gu­ran, ade­más, que hi­zo el pa­seí­llo 1.810 tar­des.

En ju­nio de 2011 sor­pren­dió gra­ta­men­te a la pro­fe­sión con la pu­bli­ca­ción de un li­bro de me­mo­rias, Re­cuer­dos de un to­re­ro, en el que de su pu­ño y le­tra re­co­gía vi­ven­cias, anéc­do­tas y mo­men­tos emo­ti­vos des­de el año 1947, cuan­do co­men­zó de la mano de sus tíos An­drés y Fernando Ga­go has­ta su re­ti­ra­da, el 14 de abril de 1986. Lu­que Ga­go con­ta­ba en ese li­bro aque­lla oca­sión en la que Rafael de Pau­la brin­dó un to­ro al Rey en la co­rri­da de la Be­ne­fi­cen­cia: “Va por us­ted, Ma­jes­tad; le de­seo mu­cha suer­te”, fue­ron sus pa­la­bras. Y pro­si­guió: “Y aho­ra desée­me suer­te us­ted a mí, que me voy pa­ra el to­ro”.

An­drés Lu­que Ga­go se re­ti­ró de los rue­dos pe­ro no de la ac­ti­vi­dad tau­ri­na. Has­ta que las fuer­zas se lo per­mi­tie­ron im­par­tió con­fe­ren­cias, for­mó par­te de ju­ra­dos y fue un asi­duo vi­si­tan­te en la pla­za se­vi­lla­na. Víc­ti­ma de una muy lar­ga en­fer­me­dad que lo ha man­te­ni­do en ca­ma va­rios años, fa­lle­ció el 18 de sep­tiem­bre en el hos­pi­tal San Juan de Dios de Bor­mu­jos (Se­vi­lla), cer­cano a su do­mi­ci­lio, en el Al­ja­ra­fe se­vi­llano. Con su muer­te des­apa­re­ce un re­fe­ren­te de la to­re­ría del si­glo XX.

/ AR­JO­NA-APLAU­SOS

Lu­que Ga­go, con Rafael De Pau­la (a su iz­quier­da), Pa­co Oje­da y Cu­rro Ro­me­ro en su des­pe­di­da en la Maestranza en 1986.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.