La his­to­ria he­cha es­pec­tácu­lo

To­le­do El par­que de ocio Puy du Fou des­em­bar­ca en Es­pa­ña con un noc­turno re­ple­to de efec­tos vi­sua­les y le­yen­das to­le­da­nas

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO FIN DE SEMANA - POR CAR­LOS PASCUAL

Cor­ce­les ga­lo­pan­do a ori­llas de lo que pa­re­ce ser un río, el Ta­jo, pe­ro pue­de ser el mar, de cu­yo vien­tre emer­ge entera una ca­ra­be­la, o dos ór­ga­nos en­fren­ta­dos, lan­zan­do ar­pe­gios de fue­go. Una ca­te­dral gó­ti­ca di­bu­ja­da en el ai­re con so­lo cho­rros de agua y luz. Un tro­pel de cuer­pos que igual se agi­tan en con­tor­sio­nes mo­ris­cas que en fre­né­ti­cas dan­zas del Nue­vo Mun­do o rit­mos de fox­trot. Una mú­si­ca en­vol­ven­te, de pe­lí­cu­la, que a pe­sar de los gui­ños y me­lis­mas ra­cia­les evo­ca la at­mós­fe­ra orien­ta­lis­ta de Law­ren­ce de Ara­bia…

Es­tos son so­lo al­gu­nos de los gol­pes de efec­to de El sue­ño de To­le­do. El magno es­pec­tácu­lo que sir­ve de tar­je­ta de pre­sen­ta­ción al par­que fran­cés Puy du Fou pa­ra des­em­bar­car en Es­pa­ña. Una aven­tu­ra que en Fran­cia (con­cre­ta­men­te, en Les Epes­ses) lle­va fun­cio­nan­do 40 años, don­de ha ob­te­ni­do pre­mios tan ro­tun­dos co­mo ser acla­ma­do en va­rias oca­sio­nes co­mo el me­jor par­que de ocio del mun­do. Y que ha ele­gi­do Es­pa­ña, y en con­cre­to To­le­do, pa­ra abrir su pri­me­ra fi­lial in­ter­na­cio­nal.

Lo pri­me­ro que hay que ad­ver­tir es que no se tra­ta de un par­que de atrac­cio­nes. Tam­po­co es, en sen­tino

Puy du Fou do es­tric­to, un par­que te­má­ti­co de his­to­ria. Se­ría vano bus­car en él una vi­sión aca­dé­mi­ca, u or­to­do­xa (pa­ra em­pe­zar, ha­bría que po­ner an­tes de acuer­do a los pro­pios his­to­ria­do­res). No, se tra­ta so­bre to­do de un es­pec­tácu­lo. Un re­la­to que to­ma la his­to­ria co­mo ex­cu­sa, co­mo bas­ti­dor pa­ra ur­dir an­te los ojos y oí­dos de los es­pec­ta­do­res tru­cos y efec­tos asom­bro­sos, pu­ra ma­gia. Pu­ra poe­sía. A Ni­co­las de Vi­lliers, pre­si­den­te de la com­pa­ñía, le gus­ta de­fi­nir es­te show to­le­da­co­mo, sim­ple­men­te, un poe­ma. Un poe­ma a la ciu­dad que en su crónica lo­cal con­den­sa me­jor que nin­gu­na otra la pe­ri­pe­cia entera de Es­pa­ña. Eso lo de­cía Gal­dós.

Na­die de­be­ría pen­sar, por otra par­te, que otros vie­nen de fue­ra a dar­nos lec­cio­nes de his­to­ria: la em­pre­sa es fran­ce­sa, sí, pe­ro quie­nes han ela­bo­ra­do el guion es­tá cla­ro que son es­pa­ño­les, y muy po­si­ble­men­te to­le­da­nos de pro, o enamo­ra­dos per­di­da­men­te de la ciu­dad.

En la zo­na de El Arra­bal hay pues­tos de co­mi­da y be­bi­da abier­tos dos ho­ras an­tes y des­pués de las re­pre­sen­ta­cio­nes

Pró­xi­mas re­pre­sen­ta­cio­nes:

En­tra­da: Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de To­le­do

Un bai­le y de­co­ra­do de la re­pre­sen­ta­ción

El sue­ño de To­le­do, en Puy du Fou, a las afue­ras de To­le­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.