Las con­ver­sio­nes de Erre­jón

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Una de las ven­ta­jas que tie­ne Íñi­go Erre­jón es que to­do el mun­do pien­sa que es bri­llan­te. No im­por­ta lo que di­ga o ha­ga: pen­sa­mos que es una ob­ser­va­ción o de­ci­sión in­te­li­gen­te. Es en bue­na me­di­da un in­ven­to de la pren­sa. Ayu­da­ba a de­bi­li­tar a Igle­sias. Y los pe­rio­dis­tas so­mos sen­si­bles a la adu­la­ción: to­ma­mos un ca­fé con un po­lí­ti­co y sa­li­mos pen­san­do que él es De Gau­lle y no­so­tros Ray­mond Aron.

Ofre­ce una ima­gen de pu­re­za y mo­de­ra­ción. Am­bas cua­li­da­des son dis­cu­ti­bles. Se le con­si­de­ra res­pon­sa­ble de los éxi­tos de Po­de­mos, pe­ro no de sus fra­ca­sos o de­fec­tos, y no le ha man­cha­do su des­leal­tad. Lle­va años en pri­me­ra lí­nea, pe­ro se ven­de co­mo un per­so­na­je fres­co en nues­tra sit­com elec­to­ral.

Que pa­rez­ca dia­lo­gan­te y prag­má­ti­co —una for­ma de vo­tar al PSOE sin vo­tar­lo— no sig­ni­fi­ca que sea mo­de­ra­do: se fin­ge mo­de­ra­do por­que es po­pu­lis­ta. Su tra­di­ción bus­ca cap­tu­rar las ins­ti­tu­cio­nes para desa­rro­llar un pro­yec­to an­ti­plu­ra­lis­ta, que com­bi­na el una­ni­mis­mo po­lí­ti­co y cul­tu­ral con el di­ri­gis­mo económico. Lo que cri­ti­ca­mos co­mo ex­ce­sos de otros par­ti­dos es en su ca­so un ras­go pro­gra­má­ti­co. Que no pue­da lo­grar sus ob­je­ti­vos no de­be­ría ce­gar­nos an­te sus in­ten­cio­nes.

Es un pe­ro­nis­ta, ca­paz de adap­tar­se a cual­quier ideo­lo­gía: lo in­mu­ta­ble es el an­sia de po­der y la de­ma­go­gia. Es­cra­cha­dor en la uni­ver­si­dad y ad­mi­ra­dor de los “pro­ce­sos del cam­bio” la­ti­noa­me­ri­ca­nos, des­cu­brió la ne­ce­si­dad del plu­ra­lis­mo en la trein­te­na, pe­ro so­lo por­que ha­bía per­di­do. Ha­ce unos meses elo­gia­ba el ré­gi­men de Chá­vez y Ma­du­ro: “Una trans­for­ma­ción en sen­ti­do so­cia­lis­ta, inequí­vo­ca­men­te de­mo­crá­ti­ca”, que per­mi­te que los ve­ne­zo­la­nos “co­man tres ve­ces al día”. En las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas lan­zó un dis­cur­so de or­den, se­gu­ri­dad y per­te­nen­cia. A ve­ces, la ma­yor di­fe­ren­cia de sus pro­cla­mas y las del po­pu­lis­mo eu­ro­peo es que él usa más su­bor­di­na­das. Pro­po­ne un na­cio­na­lis­mo de to­das las na­cio­nes, una mez­cla de lo peor de am­bos mun­dos: un na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol de ins­pi­ra­ción pe­ro­nis­ta, ca­mu­fla­do en me­tá­fo­ras y eu­fe­mis­mos, y los na­cio­na­lis­mos pe­ri­fé­ri­cos. Su per­fil eco­lo­gis­ta es un gi­ro pa­ra­dó­ji­co para un ven­de­dor de hu­mo.

Se­ría una her­mo­sa iro­nía que el ré­gi­men de 1978 hu­bie­ra con­ver­ti­do al le­ni­nis­ta en un bur­gués y al po­pu­lis­ta en un so­cial­de­mó­cra­ta. Po­de­mos creer­lo e ig­no­rar el pa­sa­do, pe­ro so­lo por­que, co­mo la car­ta ro­ba­da de Poe, es­tá de­ma­sia­do a la vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.