Na­ci­do en el hos­tal, muer­to en el río

Los Mos­sos ha­llan el cuer­po del re­cién na­ci­do de­po­si­ta­do por su pa­dre ado­les­cen­te en el Be­sòs tras 72 ho­ras de bús­que­da El ca­dá­ver “no se veía”

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - A. L. CONGOSTRIN­A,

“Es­tu­vie­ron aquí. No es­cu­cha­mos ni un gri­to, ni un sus­pi­ro, ni un rui­do. Cuando se fueron de­ja­ron la ha­bi­ta­ción lim­pia”, ex­pli­ca el re­cep­cio­nis­ta del hos­tal Cool&Chic de l’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat (Bar­ce­lo­na). En una ha­bi­ta­ción de es­ta pen­sión, el pa­sa­do lu­nes dio a luz una ado­les­cen­te de 16 años jun­to al pa­dre del re­cien na­ci­do, de la mis­ma edad que la ma­dre.

La pa­re­ja, durante to­dos es­tos meses, ha­bía con­se­gui­do ocul­tar el em­ba­ra­zo. Ho­ras des­pués de pa­rir —ya era mar­tes 24 de sep­tiem­bre— el pa­dre de la cria­tu­ra ocul­tó al be­bé en una ma­le­ta y lo lan­zó al río Be­sòs, a on­ce ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Ayer los Mos­sos encontraro­n el ca­dá­ver tras más de 72 ho­ras de bús­que­da. La uni­dad cen­tral de me­no­res de la po­li­cía ca­ta­la­na y Fis­ca­lía ve­lan por pre­ser­var la iden­ti­dad de la pa­re­ja.

El jo­ven in­gre­só el miér­co­les en un cen­tro de me­no­res tras con­fe­sar el cri­men. Su no­via per­ma­ne­ce en li­ber­tad aun­que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da por los Mos­sos.

El ca­dá­ver de la cria­tu­ra fue lo­ca­li­za­do en la tar­de de ayer por Mi­ki, un pe­rro de ra­za bor­der co­llie de la uni­dad ca­ni­na de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca. De­ce­nas de agen­tes, bom­be­ros, guardias ci­vi­les y agen­tes de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo lle­va­ban 72 ho­ras bus­can­do al be­bé. La in­ten­den­te de los Mos­sos d’Es­qua­dra, Mon­tse­rrat Es­truch, la­men­ta­ba mi­nu­tos des­pués de ha­llar el cuer­po: “El desen­la­ce es muy tris­te pe­ro no pue­do evi­tar sen­tir­me or­gu­llo­sa por el tra­ba­jo que he­mos he­cho to­dos”.

Los pro­ble­mas para es­ta pa­re­ja de ado­les­cen­tes re­si­den­tes en un hu­mil­de ba­rrio de l’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat co­men­zó ha­ce meses cuando de­ci­die­ron ocul­tar que ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Lo con­si­guie­ron.

El pa­sa­do lu­nes co­men­za­ron las con­trac­cio­nes. El par­to era in­mi­nen­te y ha­bían di­se­ña­do un plan para se­guir ocul­tan­do lo que era ya inevi­ta­ble. Los dos jó­ve­nes fueron has­ta un hos­tal de su pro­pio mu­ni­ci­pio, el Cool &Chic Hos­tel Bar­ce­lo­na. Re­ser­va­ron y pagaron una ha­bi­ta­ción pri­va­da. Allí, sin nin­gún ti­po de ayu­da sa­ni­ta­ria la jo­ven dio a luz. La ma­ña­na del mar­tes aban­do­na­ron el ho­tel sin des­per­tar nin­gún ti­po de sos­pe­chas tal y co­mo ase­gu­ró el re­cep­cio­nis­ta que pre­fie­re man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to.

Tras aban­do­nar el hos­tal, la La in­ten­den­te de los Mos­sos d’Es­qua­dra, Mon­tse­rrat Es­truch, in­for­mó ayer de que el ca­dá­ver del me­nor se en­con­tra­ba en­tre unas ca­ñas “y no se veía”. “Ha­bía­mos pa­sa­do mu­chas ve­ces por allí”, di­jo la in­ten­den­te, que pre­ci­só que sin la uni­dad ca­ni­na no hu­bie­ra si­do po­si­ble en­con­trar el cuer­po.

Es­truch agra­de­ció que di­ver­sas co­mi­sa­rías de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca ca­ta­la­na re­ci­bie­ron lla­ma­das de ciu­da­da­nos ofre­cién­do­se para co­la­bo­rar de for­ma vo­lun­ta­ria en la bús­que­da del be­bé. pis­ta de am­bos jó­ve­nes se pier­de has­ta la tar­de de ese mar­tes 24 de sep­tiem­bre. A las 17.30 el jo­ven, so­lo, ha­bía atra­ve­sa­do toda la ciu­dad de Bar­ce­lo­na y pa­sea­ba con una ma­le­ta por en­ci­ma de uno de los puen­tes que atra­vie­sa el río Be­sòs y une la ca­pi­tal ca­ta­la­na con Sant Adrià. Abrió la ma­le­ta, sa­có al re­cién na­ci­do de den­tro, atra­ve­só una zo­na de ve­ge­ta­ción al­ta y se aden­tró en el río. Cuando sa­lió del agua ya no que­da­ba ni ras­tro del be­bé. Aban­do­nó la ma­le­ta va­cía en­tre la ma­le­za y se fue.

El lu­gar donde se des­hi­zo del re­cién na­ci­do es­tá ro­dea­do de cá­ma­ras, pi­sos al­tos y zo­nas de ocio que ese día es­ta­ban es­pe­cial­men­te con­cu­rri­das ya que era fes­ti­vo al coin­ci­dir con la Mer­cè (pa­tro­na de Bar­ce­lo­na). El jo­ven sa­lió del agua y mo­ja­do en­tró en el bar La Ca­ta­la­na re­gen­ta­do por una fa­mi­lia asiá­ti­ca.

Mien­tras, el te­lé­fono de emer­gen­cias —112— ya ha­bía re­ci­bi­do va­rias lla­ma­das aler­tan­do de que un jo­ven se ha­bía des­he­cho de una cria­tu­ra en el río.

Ma­tías es un clien­te, más que ha­bi­tual, del bar La Ca­ta­la­na. Es­ta­ba en la ba­rra cuando en­tró el jo­ven mo­ja­do y con una toa­lla al cue­llo. “De­cía que le ha­bían ro­ba­do una ma­le­ta”, re­cuer­da. En la gra­ba­ción de la cá­ma­ra de vi­gi­lan­cia del co­mer­cio se ob­ser­va al jo­ven, apa­ren­te­men­te tran­qui­lo, di­ri­gir­se a la ba­rra. Pi­dió que le de­ja­rán un car­ga­dor de mó­vil e hi­zo va­rias lla­ma­das. Mi­nu­tos des­pués apa­re­ció su pa­dre —el abue­lo del be­bé— en el ex­te­rior del bar y se fueron.

El 112 tam­bién re­ci­bió la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca del abue­lo del be­bé que no de­nun­ció lo su­ce­di­do sino que aler­tó que a su hi­jo le ha­bían sus­traí­do la ma­le­ta. La lla­ma­da aler­tó a los agen­tes de Mos­sos d’Es­qua­dra que co­men­za­ron a sos­pe­char. No hi­zo fal­ta. El jo­ven y su pa­dre se pre­sen­ta­ron mi­nu­tos más tar­de en la co­mi­sa­ría de l’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat tras, de nue­vo, atra­ve­sar toda Bar­ce­lo­na. Allí, el me­nor re­co­no­ció ha­ber tras­la­da­do al be­bé den­tro de una ma­le­ta y ha­ber­lo lan­za­do al río.

El ado­les­cen­te, de origen bo­li­viano, que­dó arres­ta­do. La ma­dre del be­bé, tam­bién de la mis­ma na­cio­na­li­dad, fue tras­la­da­da al hos­pi­tal. Los agen­tes in­ten­tan ave­ri­guar si ella co­no­cía los pla­nes ho­mi­ci­das de su no­vio.

/ MAR SIFRE

Ima­gen de la bús­que­da del be­bé en el río Be­sós.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.