Aré­va­lo, ese ra­ro di­rec­tor de los bue­nos sen­ti­mien­tos

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Die­ci­sie­te, pro­du­ci­da por Net­flix, pe­lí­cu­la es­pa­ño­la, no com­pi­te en la sec­ción ofi­cial. De­bió de pa­re­cer­les ex­ce­si­va­men­te tier­na, vie­ju­na se­gún la im­bé­cil ter­mi­no­lo­gía de tan­to im­pos­tor que mi­li­ta para bus­car­se a la vi­da o por vo­ca­ción (no sé qué es peor) en lo que acon­se­je la mo­der­ni­dad y los nue­vos tiem­pos, que siem­pre han si­do tan ab­yec­tos co­mo los úl­ti­mos. La di­ri­ge Da­niel Sán­chez Aré­va­lo, un tío muy ra­ro, un di­rec­tor in­só­li­to en el me­jor sen­ti­do, al­guien que im­pri­me in­di­si­mu­la­da mar­ca de fá­bri­ca a to­do lo que crea. Y siem­pre ha ido a con­tra­co­rrien­te, ha­ce las pe­lí­cu­las que quiere ha­cer, con la hue­lla de un ce­re­bro y un es­pí­ri­tu in­quie­tan­tes, que va a su ro­llo, con ar­gu­men­tos, per­so­na­jes y diá­lo­gos que pon­drían en aler­ta a un pro­duc­tor con­ven­cio­nal, in­clui­dos los pro­gre­sis­tas, aun­que so­lo se tra­te en el fon­do de ¿cuán­to me voy a lle­var si me me­to en es­ta mo­vi­da tan ex­tra­ña?

Este hom­bre co­men­zó con una pe­lí­cu­la ad­mi­ra­ble, Azul os­cu­ro ca­si ne­gro. Fue su Ciu­da­dano Ka­ne y de­be ser com­pli­ca­do so­bre­vi­vir a tan­to ha­la­go, a que ins­cri­ban tu nom­bre con le­tras de oro en el ci­ne es­pa­ñol. Y con­ti­nuó con ofer­tas irre­gu­la­res, ha­blan­do de gor­dos y de pri­mos con un len­gua­je muy atre­vi­do, pe­ro que siem­pre re­ve­lan la in­te­li­gen­cia y la sen­si­bi­li­dad de al­guien es­pe­cial, a con­tra­co­rrien­te por­que se­gu­ra­men­te no quiere ni pue­de ser de otra for­ma. Die­ci­sie­te es una pe­lí­cu­la que abo­ga por los bue­nos sen­ti­mien­tos, tan de­va­lua­dos ellos en­tre la co­rrien­te más as­que­ro­sa y pres­ti­gio­sa (hay que ver a los idio­tas, so­lo re­co­no­ci­dos por su di­mi­nu­ta fa­mi­lia, que les otor­ga en­ten­di­mien­to y bu­la) del ci­ne mo­derno.

Cuenta el cor­to via­je sen­ti­men­tal y pla­ga­do de di­fi­cul­ta­des en­tre un ado­les­cen­te au­tis­ta (no sé si to­da­vía se pue­de em­plear esa pa­la­bra sin que te me­tan en la cár­cel), tan efi­caz co­mo sub­te­rrá­nea­men­te sen­ti­men­tal y un her­mano pro­tec­tor, de­sola­do por­que su­fre el aban­dono de su mu­jer an­te su te­rror a ser pa­dre, acom­pa­ñan­do a una abue­la mo­ri­bun­da. To­do sue­na a dis­pa­ra­te, pe­ro Aré­va­lo in­tro­du­ce hu­mor del bueno, pa­ra­do­jas con cau­sa, hu­ma­ni­dad de pri­me­ra cla­se, diá­lo­gos en­dia­bla­dos, si­tua­cio­nes que te con­mue­ven. A mí, por lo me­nos, que ten­go una ma­dre en si­tua­ción pa­re­ci­da des­de ha­ce in­fi­ni­to tiem­po y con la que no ha­ría ja­más ese re­so­lu­ti­vo y ex­tra­ño via­je. He em­plea­do toda mi vi­da el an­ti­cua­do y em­pa­la­go­so tér­mino (ase­gu­ran los far­san­tes) de “al­go bonito” a li­bros, mú­si­ca, pin­tu­ras, mu­je­res y pe­lí­cu­las. Y Die­ci­sie­te es bo­ni­ta, in­te­li­gen­te, ex­cén­tri­ca, tier­na, un ho­me­na­je a los des­am­pa­ra­dos que de­ben de apren­der a per­der, que eso les sir­va, que no cons­ti­tu­ya su eter­na rui­na.

La red avis­pa, di­ri­gi­da por Oli­vier As­sa­yas, di­rec­tor que no me in­tere­só ja­más en su fa­ce­ta de crí­ti­co, ni tam­po­co su ci­ne si­co­lo­gis­ta, re­tor­ci­do, va­cuo, pre­ten­cio­so, lo ha­ce bien cuando se me­te en his­to­rias de in­tri­ga sobre per­so­na­jes e his­to­rias reales. Su retrato del te­rro­ris­ta Car­los, el Cha­cal, aquel in­di­vi­duo pre­sun­ta­men­te ra­di­cal que pro­ta­go­ni­zó acon­te­ci­mien­tos tan tur­bios co­mo san­gui­na­rios, es­ta­ba muy bien. Aquí cuenta la in­fil­tra­ción en Mia­mi de una red de es­pio­na­je cas­tris­ta para neu­tra­li­zar a los mo­vi­mien­tos te­rro­ris­tas en Cu­ba de gen­te exi­lia­da. Es dis­cre­ta, es en­tre­te­ni­da, es acep­ta­ble. Que se pro­gra­me aquí es­tá en fun­ción del úl­ti­mo tra­ba­jo de Pe­né­lo­pe Cruz, ga­lar­do­na­da jus­ta­men­te con el pre­mio Do­nos­tia. Es­tá muy creí­ble en el per­so­na­je de una mu­jer que cre­yó en la Revolución y que cons­ta­ta con es­tu­pe­fac­ción que su ma­ri­do se ha lar­ga­do a Mia­mi, que se ha con­ver­ti­do en un trai­dor. Y por su­pues­to, to­do es más com­ple­jo de lo que pa­re­ce. Pe­né­lo­pe cruz, esa mu­jer tan her­mo­sa (acep­to que la In­qui­si­ción me en­tru­lle por uti­li­zar ex­pre­sio­nes ma­chis­tas) co­mo ex­ce­len­te ac­triz (y a ver quién de­mo­nios me con­de­na por al­go tan evi­den­te) es­tá, co­mo siem­pre, muy bien. Cuando em­pe­zó me mo­les­ta­ba su in­ten­si­dad, que gri­ta­ra siem­pre. Des­de ha­ce mu­cho tiem­po me pa­re­ce una ac­triz for­mi­da­ble. Y tam­bién en le­gí­ti­ma po­se­sión de ese atri­bu­to tan es­ca­so y an­sia­do co­no­ci­do co­mo es­tre­lla­to. Es­tá muy bien es­ta tía. Y su ma­ri­do, Ja­vier Bardem, igual­men­te. Para mí, es un pla­cer ver­los y es­cu­char­los en la pan­ta­lla. Son ta­len­to, mag­ne­tis­mo, con­vic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.