Los Mes­si ex­pan­den sus ne­go­cios

Des­pués de in­ver­tir en gas­tro­no­mía, ho­te­les y bie­nes in­mue­bles, la fa­mi­lia del ca­pi­tán del Bar­ce­lo­na apues­ta por la ase­so­ría de fut­bo­lis­tas y por el mun­do de la mo­da

El País (País Vasco) - - GENTE - JUAN I. IRIGOYEN,

Unos años an­tes de que la fa­mi­lia de Lio­nel Mes­si de­ci­die­ra mu­dar­se a Bar­ce­lo­na, Jor­ge, el pa­dre y re­pre­sen­tan­te del ca­pi­tán azul­gra­na, y su mu­jer, Ce­lia Cuc­cit­ti­ni, es­gri­mían la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar­se en Aus­tra­lia. Ha­bía que bus­car­se la vi­da fue­ra de una Ar­gen­ti­na donde ya se pre­sen­tía una de las peo­res cri­sis eco­nó­mi­cas de su historia. En el año 2000, sin em­bar­go, apa­re­ció el Ba­rça y una do­ble po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to: para un ca­ni­jo co­mo Lio­nel, que su­fría un pro­ble­ma hor­mo­nal cu­yo tra­ta­mien­to iba a ser cos­tea­do por el club, y tam­bién para to­dos los Mes­si. No to­do fue tan fá­cil. “En un mo­men­to lle­ga­mos a es­tar mi pa­pá, mi ma­má, mi her­ma­na que era chi­qui­ta y yo. Mis her­ma­nos ma­yo­res (Ro­dri­go y Ma­tías) se ha­bían vuel­to a Ro­sa­rio por­que no era fá­cil es­tar tan le­jos. Y mis vie­jos me di­je­ron: ‘¿Qué ha­ce­mos? Lo que vos que­rás”, re­cuer­da el 10 azul­gra­na. Y com­ple­ta: “Y yo me qui­se que­dar”.

Por en­ton­ces, Mes­si ya es­ta­ba asen­ta­do en la can­te­ra azul­gra­na. Pe­ro sur­gió otro pro­ble­ma. Su her­ma­na me­nor, Ma­ría Sol, no se adap­ta­ba a Ca­ta­lu­ña. La fa­mi­lia se vol­vía a se­pa­rar. Mes­si se que­dó con su pa­dre en un pi­so en el ba­rrio de Les Corts, que pa­ga­ba el Bar­ce­lo­na. 120 me­tros cua­dra­dos lle­nos de du­das y, sobre to­do, de si­len­cios en­tre pa­dre e hi­jo, dos ti­pos par­cos en pa­la­bras. “Lo más du­ro de esos años no fueron las me­di­ca­cio­nes, sino es­tar tan­to tiem­po con la fa­mi­lia se­pa­ra­da”, sue­le ex­pli­car Mes­si.

Mien­tras Jor­ge di­vi­día su vi­da en­tre Ro­sa­rio y Bar­ce­lo­na, el pri­me­ro de los Mes­si en re­gre­sar a la ca­pi­tal ca­ta­la­na fue Ro­dri­go, el ma­yor. “Cuando es­toy so­lo en ca­sa, me voy a co­mer a la de mi her­mano”, afir­ma­ba el 10 azul­gra­na, an­tes de ir­se a vi­vir con An­to­ne­la Roc­cuz­zo, con la que se ca­só en 2017 y con la que tie­ne tres hi­jos: Thia­go, Ma­teo y Ci­ro. Fue Ro­dri­go Mes­si, uno de los res­pon­sa­bles de la fun­da­ción de su her­mano, quien em­pe­zó a di­ver­si­fi­car los ne­go­cios fa­mi­lia­res. En 2016, apos­tó por abrir un restaurant­e en el dis­tri­to del Ei­xam­ple. Dos años des­pués, ce­rró y se con­vir­tió en un lo­cal para even­tos pri­va­dos.

Hoy no es ex­tra­ño ver a Ro­dri­go en la Ciu­dad De­por­ti­va del Bar­ce­lo­na para se­guir los par­ti­dos de los equi­pos de la can­te­ra azul­gra­na. El her­mano ma­yor del ca­pi­tán del pri­mer equi­po ha em­pe­za­do este año a ase­so­rar a fut­bo­lis­tas. Se es­tre­nó na­da me­nos que con An­su Fa­ti, la nue­va per­la del Ba­rça, que se con­vir­tió en el se­gun­do fut­bo­lis­ta más jo­ven en de­bu­tar en el Camp Nou. “Muy fe­liz por ver a los chi­cos de la ca­sa cum­plien­do sus sue­ños de lle­gar al pri­mer equi­po y de mar­car en un par­ti­do ofi­cial”, pu­bli­có Leo Mes­si en Ins­ta­gram, y aña­dió una fo­to en la que abra­za­ba efu­si­va­men­te a An­su Fa­ti.

127 mi­llo­nes

Ro­dri­go co­mien­za en un mun­do en el que ya tie­ne ex­pe­rien­cia su pa­dre, re­pre­sen­tan­te del ca­pi­tán azul­gra­na. Se­gún la re­vis­ta For­bes, Mes­si es el de­por­tis­ta que más di­ne­ro ge­ne­ra: 127 mi­llo­nes de dó­la­res (92 en sa­la­rio y 35 en de­re­chos de ima­gen y pu­bli­ci­dad). “¿Quién es­tá pre­pa­ra­do para to­do es­to?”, se pre­gun­ta Jor­ge, que pa­só de tra­ba­jar co­mo su­per­vi­sor en la me­ta­lúr­gi­ca Acin­dar (una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes de Ar­gen­ti­na) a con­ver­tir­se en el pre­si­den­te de una mar­ca mundial: Leo Mes­si. “Qui­zá na­die lo es­tá. Yo in­ten­té ver có­mo se ma­ne­jan el res­to de los fut­bo­lis­tas. Tam­po­co es tan di­fí­cil”, com­ple­ta el pa­dre del 10.

Ade­más del fút­bol y de la gas­tro­no­mía, los Mes­si han in­ver­ti­do en fin­cas, in­mue­bles y ho­te­les en Ma­llor­ca y Sit­ges. Aho­ra, tam­bién apues­tan por la in­dus­tria de la mo­da. Pri­me­ro fue An­to­ne­la, la mu­jer de Leo, la que abrió una bou­ti­que de za­pa­tos en Bar­ce­lo­na jun­to a So­fía Bal­bi, pa­re­ja de Luis Suá­rez, com­pa­ñe­ro y ami­go del fut­bo­lis­ta ar­gen­tino. Dos años des­pués, el lo­cal ce­rró. “Es­toy pro­fun­da­men­te agra­de­ci­do con An­to­ne­la y So­fía, ellas han de­ci­di­do ce­rrar la tien­da des­pués de ha­ber em­pren­di­do

Mes­si, con su es­po­sa An­to­ne­la Roc­cuz­zo y sus tres hi­jos, en una ima­gen del Ins­ta­gram del fut­bo­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.