La dis­tor­sión de la so­cie­dad bur­gue­sa

El País (País Vasco) - - ESTILO -

En la co­lec­ción de Glenn Mar­tens para Y/Pro­ject to­do gi­ra­ba en torno al con­cep­to de dis­tor­sión. Pri­me­ro, el bel­ga ju­ga­ba a de­for­mar y re­tor­cer pa­tro­nes, arran­can­do el cue­llo de un jer­sey o al­te­ran­do las pro­por­cio­nes de una ga­bar­di­na para que ca­ye­se sobre un hom­bro co­mo si fue­se tres ta­llas más gran­de, mien­tras que, en el otro, en­ca­ja­ba mar­cial­men­te. Es­ta téc­ni­ca es el se­llo de la fir­ma, en­tre las más van­guar­dis­tas y ad­mi­ra­das de París. Pe­ro es­ta tem­po­ra­da Mar­tens ha pre­ten­di­do de­cons­truir tam­bién la es­té­ti­ca neo­bur­gue­sa, una de las grandes ten­den­cias del año, y de­vol­ver­la co­mo ima­gen hi­per­bó­li­ca de sí mis­ma, con bol­sos de ca­de­nas des­pro­por­cio­na­das, ves­ti­dos de ter­cio­pe­lo con va­rios cue­llos bar­co —por si uno no fue­se su­fi­cien­te— y, en vez de per­las, co­lla­res de­co­ra­dos con pa­re­jas prac­ti­can­do se­xo.

se si­túa, co­mo el mis­mo ex­pli­ca­ba un día an­tes del des­fi­le, en una Ca­li­for­nia en­tre hip­pie y new age: ca­mi­sas va­que­ras en­ta­lla­das, ves­ti­dos de gui­pur ca­la­do, jer­seis de pun­to ajus­ta­dos, blu­sas re­ma­ta­das en co­que­tos vo­lan­tes. El mesh, el mí­ti­co te­ji­do me­tá­li­co in­ven­ta­do por Ra­ban­ne, se ti­ñe de co­lo­res de­gra­da­dos, mar­ga­ri­tas y co­ra­zo­nes. Sobre la pa­sa­re­la, la pro­pues­ta re­sul­ta po­de­ro­sa y elo­cuen­te, pe­ro al mis­mo tiem­po re­sul­ta fá­cil ima­gi­nar ca­da pren­da por se­pa­ra­do —o in­clu­so jun­tas— en el ar­ma­rio de una mu­jer jo­ven ac­tual.

En el ex­tre­mo opues­to, Off Whi­te lan­gui­de­ce sin la pre­sen­cia de su has­ta aho­ra di­rec­tor crea­ti­vo, Vir­gil Abloh, res­pon­sa­ble tam­bién des­de ha­ce un par de años de las co­lec­cio­nes mas­cu­li­nas de Louis Vuit­ton. De su pro­pues­ta, ape­nas re­sul­tan des­ta­ca­bles sus ves­ti­dos pa­ra­caí­das. Tam­bién Is­sey Mi­ya­ke jue­ga con este tram­pan­to­jo pe­ro su de­sa­rro­llo re­sul­ta in­fi­ni­ta­men­te más poé­ti­co con pren­das-co­me­ta que se hin­chan cuando las mo­de­los gi­ran y pie­zas mue­lle que en­co­gen y es­ti­ran al sal­tar. To­do pre­sen­ta­do a tra­vés de una per­for­man­ce co­reo­grá­fi­ca con ves­ti­dos que ba­ja­ban des­de el te­cho has­ta aca­bar pues­tos sobre las ma­ni­quíes co­mo si de una ca­de­na de mon­ta­je tex­til se tra­ta­se.

Rush­mery Bot­ter y Li­si He­rre­brugh, di­rec­to­res crea­ti­vos de Ni­na Ric­ci des­de ha­ce un año, con­ti­núan tra­ba­jan­do en asen­tar los nue­vos có­di­gos de la ca­sa fran­ce­sa: pie­zas con un fuer­te tra­ba­jo cons­truc­ti­vo y si­lue­tas geo­mé­tri­cas. De ca­ra a la próxima pri­ma­ve­ra, re­pro­du­cen la es­truc­tu­ra de un som­bre­ro en los vo­lan­tes de ves­ti­dos cor­tos pa­la­bra de ho­nor, tops-cam­pa­na y en ame­ri­ca­nas que ter­mi­nan en una es­pe­cie de do­ble ala. Re­sul­tan es­pe­cial­men­te interesant­es sus ves­ti­dos ca­mi­se­ros con pli­sa­do en las pin­zas y los abri­gos de ra­fia.

PE­TER WHI­TE (GETTY)

Sobre es­tas lí­neas, un di­se­ño de Rick Owens. A la de­re­cha, un ves­ti­do flo­ral de Pa­co Ra­ban­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.