Pe­que­ñas ale­grías en la gran ur­be

El País (País Vasco) - - BABELIA LIBROS CRÍTICAS - POR MAR­TA REBÓN

Una no­ve­la de un au­tor ru­so cu­yo tí­tu­lo afir­me que la fe­li­ci­dad es un es­ta­do no ya desea­ble sino fac­ti­ble des­pier­ta, cuando me­nos, ex­tra­ñe­za. Acos­tum­bra­dos a que las es­ca­sas tra­duc­cio­nes de li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea que nos lle­gan del te­rru­ño de Dos­toievs­ki alu­dan a un pa­sa­do tur­bu­len­to, a un pre­sen­te oli­gár­qui­co o a un fu­tu­ro dis­tó­pi­co, la pro­sa pre­ten­di­da­men­te li­ge­ra, so­ca­rro­na y emotiva de Oleg Zaionch­kovs­ki (Sa­ma­ra, 1959) es una re­fres­can­te sor­pre­sa. Sus per­so­na­jes y pe­ri­pe­cias son he­re­de­ros de ar­que­ti­pos clá­si­cos re­co­no­ci­bles, co­mo el Obló­mov, de Gon­cha­rov, o el Aka­ki Aká­kie­vich, de Gó­gol, pe­ro apa­re­cen tras­plan­ta­dos aquí con un tono si­mi­lar al de Re­ti­ro, de Ser­guéi Do­vlá­tov, en un Mos­cú en ple­na bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y efer­ves­cen­cia ca­pi­ta­lis­ta donde aún se ma­ni­fies­tan ras­gos de la par­ti­cu­lar idio­sin­cra­sia so­vié­ti­ca.

Zaionch­kovs­ki de­mues­tra en es­ta no­ve­la —la ter­ce­ra— su ta­len­to co­mo con­ta­dor de his­to­rias en­tre­la­za­das que con­for­man un mi­cro­cos­mos he­te­ro­do­xo de la ciu­dad so­ña­da, cen­tro de gra­ve­dad y ob­je­to de de­seo. El hi­lo con­duc­tor es la cri­sis que atra­vie­sa un es­cri­tor del mon­tón cu­yo nom­bre ig­no­ra­mos y que in­ter­pe­la al lec­tor con un res­pe­tuo­so “us­ted”. Des­de que su mu­jer lo ha de­ja­do por al­guien más pro­duc­ti­vo no con­si­gue pa­rir dos pa­la­bras se­gui­das del li­bro por el cual ya ha re­ci­bi­do un an­ti­ci­po. La se­pa­ra­ción se ma­te­ria­li­za me­dian­te la tác­ti­ca de los he­chos con­su­ma­dos, cuando la mu­jer, tras un as­cen­so, quiere mu­dar­se a un ba­rrio eli­tis­ta. Para que a ella le con­ce­dan la hi­po­te­ca, ade­más de ven­der el pi­so, el ban­co le acon­se­ja di­vor­ciar­se de la per­so­na “de­pen­dien­te”, es de­cir, del es­cri­tor. Di­cho y he­cho: lo que al prin­ci­pio se pre­sen­ta­ba co­mo un di­vor­cio de con­ve­nien­cia aca­ba por dis­tan­ciar­los de­fi­ni­ti­va­men­te (aun­que no tan­to). Jun­to con la nue­va pa­re­ja de ella, un triun­fan­te hom­bre de ne­go­cios, for­man un trián­gu­lo en torno al cual pu­lu­lan las vi­das de otros mos­co­vi­tas de na­ci­mien­to o de adop­ción, creán­do­se así un retrato por acu­mu­la­ción, en­tre real e ima­gi­na­rio, de la me­ga­ló­po­lis ru­sa. Nues­tro es­cri­tor sien­te que el mun­do se ha ro­to en mil pe­da­zos y que, tal vez, si to­ma­ra “ca­da uno de esos frag­men­tos por se­pa­ra­do, in­clu­so com­pren­de­ría un po­co más toda la sin­fo­nía del uni­ver­so”. De este mo­do se va com­po­nien­do ca­da una de las 24 vi­ñe­tas de este tí­tu­lo, co­mo la bús­que­da de un sen­ti­do per­di­do que el pro­ta­go­nis­ta, en las di­va­ga­cio­nes tan­to por las ca­lles con su pe­rro co­mo por su men­te, aca­ba re­cu­pe­ran­do má­gi­ca­men­te en un fi­nal cohe­ren­te y de­li­ca­do, que de­ja al lec­tor con una son­ri­sa en los la­bios. ¿Qué per­so­na­jes son de car­ne y hue­so y cuá­les sur­gie­ron de la ima­gi­na­ción del di­le­tan­te es­cri­tor-na­rra­dor? Da lo mis­mo, pues en ur­bes co­mo Mos­cú li­te­ra­tu­ra y reali­dad se con­fun­den.

Se co­men­ta a ve­ces que el au­tén­ti­co pro­ta­go­nis­ta de una no­ve­la es el lu­gar que le sir­ve de es­ce­no­gra­fía.

La fe­li­ci­dad es po­si­ble no so­lo brin­da des­crip­cio­nes no­ta­bles de la esen­cia de Mos­cú y de su psi­co­lo­gía en cuan­to or­ga­nis­mo vi­vo, sino que se cons­tru­ye des­de la asun­ción de que los des­ti­nos in­di­vi­dua­les se mue­ven “de acuer­do a las le­yes ob­je­ti­vas de las ciu­da­des”, due­ñas de nues­tros des­ti­nos y vo­lun­ta­des. Zaionch­kovs­ki, un au­tor de de­but tar­dío que des­per­tó el in­te­rés co­mo “bar­do de la vi­da co­ti­dia­na” des­de su pri­mer li­bro, de­mues­tra que al ha­blar de lo más cer­cano se pue­de dia­lo­gar con lo uni­ver­sal. Al con­fron­tar­nos con el pai­sa­je ur­bano ru­so, asis­ti­mos a si­tua­cio­nes que tras­cien­den fron­te­ras y que co­nec­ta­rán es­pon­tá­nea­men­te con el ma­pa sen­ti­men­tal de los lectores que se acer­quen a es­tas pá­gi­nas. Al fin y al ca­bo, las ciu­da­des se ali­men­tan de la ener­gía li­be­ra­da en la bús­que­da de la di­cho­sa fe­li­ci­dad.

La fe­li­ci­dad es po­si­ble

Oleg Zaionch­kovs­ki

Tra­duc­ción de Ma­nuel Án­gel Chi­ca Be­na­yas Meet­tok, 2019. 317 pá­gi­nas. 20 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.