La dic­ta­du­ra de los ojos

Mer­ce­des Hal­fon parte de su bio­gra­fía co­mo es­trá­bi­ca para cri­ti­car la su­pre­ma­cía de la vi­sión co­mo for­ma de co­no­ci­mien­to

El País (País Vasco) - - BABELIA LIBROS CRÍTICAS - POR CAR­LOS PAR­DO

Apro­xi­ma­da­men­te a me­dia­dos del siglo XVII nues­tra cul­tu­ra se vuel­ve emi­nen­te­men­te vi­sual. El de­sa­rro­llo del mé­to­do cien­tí­fi­co, los pri­me­ros com­pen­dios na­tu­ra­lis­tas con lá­mi­nas, la pro­pia di­fu­sión del li­bro co­mo mo­de­lo de co­no­ci­mien­to ha­cen que nues­tra in­te­li­gen­cia co­mien­ce a es­truc­tu­rar­se con me­tá­fo­ras vi­sua­les: la ver­dad se atis­ba, se geo­me­tri­za, se en­tien­de se­gún una pers­pec­ti­va, se rea­li­zan es­que­mas y se al­can­zan co­no­ci­mien­tos “ob­je­ti­vos”. Es­ta su­pre­ma­cía de la vi­sión res­pec­to a otros sen­ti­dos su­po­ne a la vez una nue­va to­ma de po­si­ción de la con­cien­cia y un cam­bio ra­di­cal en nues­tra li­te­ra­tu­ra, co­mo han es­tu­dia­do, en­tre otros, Lu­cien Feb­vre y el Fou­cault de Las pa­la­bras y las co­sas. Un ejem­plo: si en la li­te­ra­tu­ra me­die­val el co­ra­zón de­vo­ra­do aún es un tó­pi­co su­pre­mo, a par­tir del Re­na­ci­mien­to la co­mu­ni­ca­ción se ha­rá a tra­vés de unos ojos ca­da vez más es­pi­ri­tua­li­za­dos y abs­trac­tos. El ita­liano Ezio Rai­mon­di lle­ga­ría a de­fi­nir este nue­vo rea­lis­mo co­mo una “neu­ro­sis de la aten­ción”.

Pe­ro a la vez que nues­tra li­te­ra­tu­ra se vuel­ve vi­sual y tex­tual, sa­cri­fi­can­do otras di­men­sio­nes, una ten­den­cia mi­no­ri­ta­ria de la mo­der­ni­dad jue­ga a sub­ver­tir es­tas li­mi­ta­cio­nes; bien me­dian­te la exa­cer­ba­ción de la fa­li­bi­li­dad del ojo, de la des­cen­tra­li­za­ción del pun­to de vis­ta, o, co­mo en el ca­so de la poe­sía, reivin­di­can­do una ma­ne­ra más or­gá­ni­ca (y a ve­ces si­nes­té­si­ca) de per­ci­bir la reali­dad. Clau­dio Ro­drí­guez lo de­fi­nió en uno de sus ver­sos más co­no­ci­dos: “Por­que no po­see­mos, ve­mos”. Lo que tam­bién pue­de sig­ni­fi­car: pues­to que ve­mos, no po­see­mos.

Con ape­nas 100 pá­gi­nas y a pe­sar de su apa­ren­te mo­des­tia, El tra­ba­jo de los ojos, pri­mer li­bro en pro­sa de la ex­ce­len­te poe­ta Mer­ce­des Hal­fon (Bue­nos Ai­res, 1980), se ins­cri­be en es­ta lí­nea du­ra de una crí­ti­ca de la vi­sión co­mo ór­gano del co­no­ci­mien­to. En un su­cin­to ejer­ci­cio de me­mo­ria per­so­nal, la au­to­ra na­rra la cró­ni­ca de su es­tra­bis­mo he­re­di­ta­rio. El ma­te­rial au­to­bio­grá­fi­co es tra­ta­do con una ati­na­da mez­cla de ex­hi­bi­ción y pu­dor, y sobre to­do con una iro­nía que le per­mi­te na­rrar­se co­mo un sín­to­ma cul­tu­ral: de las vi­si­tas a su of­tal­mó­lo­go, las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, la ma­ter­ni­dad o la iden­ti­fi­ca­ción con el per­so­na­je te­le­vi­si­vo de la Chi­lin­dri­na, la ni­ña “ga­fo­tas”. Pe­ro El tra­ba­jo de los ojos tam­bién es una ge­nea­lo­gía de la es­cri­tu­ra en un sen­ti­do más am­plio, de los ojos da­ña­dos de Bor­ges, Sar­tre, Cor­tá­zar, Joy­ce, Ho­me­ro… Y un pa­ró­di­co tra­ta­do de of­tal­mo­lo­gía en las anéc­do­tas de sus pio­ne­ros: la ce­gue­ra del cien­tí­fi­co ex­pe­ri­men­tal Pla­teau al mi­rar al Sol fi­ja­men­te, los apa­ra­tos de tor­tu­ra de los pri­me­ros mé­di­cos de ojos, la in­ven­ción de una “len­gua de cie­gos”, el brai­lle.

“Co­mo en to­do pro­ce­so de cons­truc­ción —en este ca­so del mun­do—, cuando em­pe­za­mos a no­tar los pro­ce­di­mien­tos es por­que al­go se es­tá ma­lo­gran­do”, es­cri­be Hal­fon. El ojo co­mien­za a mi­rar­se a sí mis­mo co­mo un ór­gano sos­pe­cho­so. La “fa­lla” per­so­nal se trans­for­ma en el signo de una pre­sun­ción epis­te­mo­ló­gi­ca. “La sub­je­ti­vi­dad y el pun­to de vis­ta tie­nen un prin­ci­pio fi­sio­ló­gi­co an­tes que psí­qui­co. La sub­je­ti­vi­dad pa­re­cie­ra ser ob­je­ti­va”.

To­do en este ma­ra­vi­llo­so li­bri­to aten­ta con­tra los sa­be­res ro­tun­dos y ob­je­ti­vos. La es­cri­tu­ra se mue­ve en zig­zag, en frag­men­tos bre­ves, ági­les. La mi­ra­da se de­ja me­ta­fo­ri­zar por los de­más sen­ti­dos y se con­vier­te en un tan­teo, un co­no­ci­mien­to más ri­co. Unas go­tas en los ojos de­jan a la au­to­ra co­mo si le “hu­bie­ran re­ce­ta­do un es­ta­do de me­lan­co­lía”.

El tra­ba­jo de los ojos Mer­ce­des Hal­fon

Las Afue­ras, 2019

104 pá­gi­nas. 14,96 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.