Los di­le­mas de la se­duc­ción

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - OLI­VIA MU­ÑOZ-RO­JAS Oli­via Mu­ñoz-Ro­jas es doc­to­ra en So­cio­lo­gía por la Lon­don School of Eco­no­mics e in­ves­ti­ga­do­ra in­de­pen­dien­te. oli­via­mu­noz­ro­jas­blog.com

Es­ta­mos in­mer­sos en una pro­fun­da re­ne­go­cia­ción de gé­ne­ro y qui­zá ha­ya que bus­car un nue­vo tér­mino que re­fle­je me­jor unas re­la­cio­nes fí­si­cas y emo­cio­na­les en­tre hom­bres y mu­je­res más equilibrad­as y li­bres

Es pron­to aún pa­ra va­ti­ci­nar las con­se­cuen­cias es­truc­tu­ra­les del mo­vi­mien­to Me Too, pe­ro una de las cues­tio­nes que pa­re­ce preo­cu­par a al­gu­nos es el fu­tu­ro de la se­duc­ción en­tre los se­xos. ¿Có­mo se­du­cir en un mun­do don­de hay que ir ha­cien­do ex­plí­ci­to lo que uno desea y no en ca­da mo­men­to de un en­cuen­tro ín­ti­mo? ¿Có­mo se­du­cir en la trans­pa­ren­cia cuan­do la se­duc­ción, tal y co­mo la co­no­ce­mos has­ta aho­ra, se ba­sa en la am­bi­güe­dad? Del la­tín se­du­ce­re, con­du­cir a otra par­te, las tres acep­cio­nes de se­du­cir que pre­sen­ta el dic­cio­na­rio de la RAE ayu­dan a en­ten­der el sin­gu­lar cóc­tel se­mán­ti­co y cul­tu­ral que es­con­de la pa­la­bra y, con ella, el ac­to de se­du­cir: “1. tr. Per­sua­dir a al­guien con ar­gu­cias o ha­la­gos pa­ra al­go, fre­cuen­te­men­te ma­lo. 2. tr. Atraer fí­si­ca­men­te a al­guien con el pro­pó­si­to de ob­te­ner de él una re­la­ción se­xual. 3. tr. Em­bar­gar o cau­ti­var el áni­mo a al­guien”.

Las no­cio­nes de pe­ca­do, se­xo y amor con­vi­ven tá­ci­ta­men­te en la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra y con­tri­bu­yen a ex­pli­car el pa­ra­dig­ma de la se­duc­ción, he­te­ro­nor­ma­ti­vo y an­dro­cén­tri­co, to­da­vía do­mi­nan­te en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. He­ren­cia, so­bre to­do, del si­glo XIX, ex­pli­can los his­to­ria­do­res; ba­jo es­te pa­ra­dig­ma, la se­duc­ción en el te­rreno de las re­la­cio­nes ín­ti­mas se en­tien­de co­mo un jue­go de po­der en­tre el hom­bre y la mu­jer que si­gue un guion par­ti­cu­lar. Un guion, pa­ra la psi­co­lo­gía, es un es­que­ma men­tal, “una es­truc­tu­ra cog­ni­ti­va que re­pre­sen­ta un co­no­ci­mien­to or­ga­ni­za­do so­bre un de­ter­mi­na­do ám­bi­to”, que guía nues­tras ac­cio­nes y nos ayu­da a an­ti­ci­par las de los de­más. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, y ad­mi­tien­do to­da su com­ple­ji­dad en la prác­ti­ca, el guion pro­to­tí­pi­co de la se­duc­ción, es­pe­cial­men­te en las pri­me­ras re­la­cio­nes, se re­su­me de la si­guien­te ma­ne­ra: el hom­bre to­ma la ini­cia­ti­va de una apro­xi­ma­ción fí­si­ca y la mu­jer mues­tra, ini­cial­men­te, re­sis­ten­cia an­tes de su­cum­bir a la se­duc­ción del va­rón. Se asu­me que es el hom­bre quien ini­cia la ac­ti­vi­dad se­xual, da­do su su­pues­to ma­yor im­pul­so se­xual, que ex­pli­ca­ría tam­bién su pro­mis­cui­dad. Fren­te a es­ta ini­cia­ti­va, se es­pe­ra que la mu­jer ejer­za de guar­dia­na del se­xo, mar­can­do los lí­mi­tes al va­rón en la si­tua­ción con­cre­ta y ex­po­nién­do­se, en ge­ne­ral, con me­nor fre­cuen­cia a si­tua­cio­nes de in­ti­mi­dad, si no quie­re ser per­ci­bi­da co­mo una mu­jer fá­cil. Uno de los pro­ble­mas de es­te guion de la se­duc­ción, que per­mea nues­tra cul­tu­ra (des­de las ar­tes has­ta los me­dios) y condiciona nues­tros ac­tos, es que com­par­te ele­men­tos con el que aso­cia­mos a una si­tua­ción de abu­so se­xual. Cier­tos es­tu­dios, co­mo el rea­li­za­do por Heat­her Little­ton y Danny Ax­som con es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios estadounid­enses, de­mues­tran que al­gu­nos de sus ele­men­tos, co­mo la re­sis­ten­cia sim­bó­li­ca atri­bui­da a la mu­jer, pue­den lle­var a de­ter­mi­na­dos va­ro­nes a per­se­ve­rar en sus avan­ces fí­si­cos, aun cuan­do es­ta re­sis­ten­cia es ge­nui­na; y a al­gu­nas mu­je­res a in­ter­pre­tar esos avan­ces con­tra su vo­lun­tad co­mo par­te del guion nor­mal de la se­duc­ción.

Es­to lle­va a pre­gun­tar­se si la cues­tión del con­sen­ti­mien­to a un avan­ce se­xual

Se asu­me que el hom­bre to­me la ini­cia­ti­va y la mu­jer mues­tre, ini­cial­men­te, re­sis­ten­cia an­tes de su­cum­bir

El guion se es­tá re­es­cri­bien­do. ¿Aca­so, jun­to a los don­jua­nes, no con­vi­ven las ‘fem­mes fa­ta­les’?

se re­suel­ve con un sí ex­plí­ci­to por par­te de la mu­jer. Pues es po­si­ble con­sen­tir a una ac­ti­vi­dad se­xual no que­ri­da o desea­da, co­mo ex­pli­can las psi­có­lo­gas Lu­cia F. O’Su­lli­van y Eli­za­beth R. All­geier. Ese con­sen­ti­mien­to, se­ría, nue­va­men­te, el re­sul­ta­do de ex­pec­ta­ti­vas so­cia­les y de gé­ne­ro, in­clui­da la an­ti­ci­pa­ción de una reac­ción con­tra­ria­da o vio­len­ta por par­te del va­rón de no pro­du­cir­se ese con­sen­ti­mien­to o, des­de la pers­pec­ti­va del va­rón, la ex­pec­ta­ti­va de que de­be con­su­mar una ac­ción se­xual por él ini­cia­da. Al ca­lor del mo­vi­mien­to Me Too, hay quie­nes reivin­di­can la im­por­tan­cia de ex­plo­rar abier­ta­men­te to­das las zo­nas gri­ses que re­sul­tan de es­te guion asi­mé­tri­co y am­bi­guo aún im­pe­ran­te, en el que el pla­cer se­xual de las mu­je­res ocu­pa un pa­pel se­cun­da­rio, sus ex­pre­sio­nes de re­sis­ten­cia o con­sen­ti­mien­to pue­den ser fin­gi­das con el fin de adap­tar­se a aquel y, por otra par­te, el va­rón car­ga con el pe­so vi­si­ble de la ini­cia­ti­va.

No es ca­sua­li­dad que en los úl­ti­mos años un gran nú­me­ro de es­tu­dios so­bre se­xua­li­dad y con­sen­ti­mien­to —ge­ne­ral­men­te, des­de una pers­pec­ti­va fe­mi­nis­ta— se ha­yan ge­ne­ra­do en la ór­bi­ta an­glo­sa­jo­na, don­de tam­bién se ini­ció el mo­vi­mien­to Me Too. Y que, al mis­mo tiem­po, al­gu­nas de las reac­cio­nes de reivin­di­ca­ción mas­cu­li­nis­ta más vi­si­bles ha­yan sur­gi­do en el mis­mo en­torno cul­tu­ral: des­de el inusi­ta­do éxi­to del psi­có­lo­go ca­na­dien­se Jor­dan Pe­ter­son, quien de­nun­cia el “asal­to con­tra la mas­cu­li­ni­dad” que cree dis­tin­guir en la ac­tua­li­dad, has­ta el re­no­va­do in­te­rés por la lla­ma­da co­mu­ni­dad de se­duc­ción (Se­duc­tion Com­mu­nity), una red in­for­mal de gru­pos fí­si­cos y vir­tua­les que pro­mue­ve téc­ni­cas pa­ra el cor­te­jo y de au­to­afir­ma­ción mas­cu­li­na pa­ra con­tra­rres­tar la que per­ci­ben co­mo cre­cien­te e in­jus­ti­fi­ca­da do­mi­na­ción fe­me­ni­na en las re­la­cio­nes en­tre los se­xos.

Fue­ra del en­torno an­glo­sa­jón, una de las reac­cio­nes crí­ti­cas al Me Too que más aten­ción re­ci­bió en su mo­men­to fue la tri­bu­na que fir­ma­ron a prin­ci­pios de 2018 un cen­te­nar de mu­je­res, en­tre ellas la ac­triz Cat­he­ri­ne De­neu­ve, en Le Mon­de. Es­tas, en su ma­yo­ría fran­ce­sas, con­si­de­ra­ban que “to­car una ro­di­lla, tra­tar de ro­bar un be­so, ha­blar de co­sas ín­ti­mas en una ce­na pro­fe­sio­nal o en­viar men­sa­jes de con­no­ta­ción se­xual a una mu­jer cu­ya atrac­ción no es re­cí­pro­ca”, jun­to a otros ele­men­tos que po­drían for­mar par­te del guion de la se­duc­ción, no de­bie­ran ser su­fi­cien­tes pa­ra in­cri­mi­nar a un hom­bre y acu­sar­lo de aco­so se­xual, y, me­nos aún, des­truir su ca­rre­ra. El es­cri­to po­ne en evi­den­cia la bre­cha cul­tu­ral que mu­chos apre­cian en­tre un su­pues­to pu­ri­ta­nis­mo an­glo­sa­jón que con­fron­ta a las mu­je­res con los hom­bres, y una pre­sun­ta li­ber­tad se­xual fran­ce­sa que re­cla­ma ma­ti­ces —¿aca­so, jun­to a los don­jua­nes, no con­vi­ven las fem­mes fa­ta­les?— y cues­tio­na el pa­pel de víc­ti­ma es­truc­tu­ral de la mu­jer en sus re­la­cio­nes con el va­rón.

Co­mo par­te de la pro­fun­da re­ne­go­cia­ción de las re­la­cio­nes de gé­ne­ro que es­ta­mos vi­vien­do en la ac­tua­li­dad, el guion de la se­duc­ción se es­tá re­es­cri­bien­do. Hay mu­cho en jue­go en un as­pec­to tan esen­cial de las re­la­cio­nes en­tre los se­xos y no de­be­ría sor­pren­der que mu­chos, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, te­man per­der, en ese nue­vo guion (qui­zá, nue­vos guio­nes), el pa­pel que has­ta aho­ra han os­ten­ta­do. Des­de al­gu­nos sec­to­res cien­tí­fi­cos y aca­dé­mi­cos hay tí­mi­das, pe­ro muy ne­ce­sa­rias, lla­ma­das a una ex­plo­ra­ción de ca­rác­ter más in­ter­dis­ci­pli­nar so­bre las di­ná­mi­cas de la se­duc­ción y su evo­lu­ción en nues­tra es­pe­cie; una que ten­ga en cuen­ta tan­to nues­tra bio­lo­gía co­mo nues­tra so­cia­li­za­ción y la in­ter­ac­ción en­tre am­bas. El ob­je­ti­vo es en­con­trar ele­men­tos em­pí­ri­cos y teó­ri­cos con los que tra­ba­jar co­lec­ti­va­men­te pa­ra im­pe­dir los abu­sos y lo­grar que más hom­bres y mu­je­res se sien­tan ge­nui­na­men­te có­mo­dos y sa­tis­fe­chos en sus re­la­cio­nes ín­ti­mas. Es po­si­ble que, en el pro­ce­so, el sig­ni­fi­ca­do de se­du­cir cam­bie e, in­clu­so, que aban­do­ne­mos la pa­la­bra por otra que re­fle­je me­jor unas re­la­cio­nes fí­si­cas y emo­cio­na­les en­tre hom­bres y mu­je­res más equilibrad­as, li­bres y equi­ta­ti­vas.

EN­RI­QUE FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.