“Ca­len­ta­mien­to” es una pa­la­bra fría

El País (País Vasco) - - IDEAS SÉPTIMO DÍA - ÁLEX GRIJELMO

Las trans­for­ma­cio­nes que su­fren las cons­tan­tes vi­ta­les de la Tie­rra de­ben re­ci­bir un nom­bre que se ha­lle a la al­tu­ra de ese fe­nó­meno. Se lla­mó “ca­len­ta­mien­to glo­bal”, pe­ro eso po­día en­ten­der­se co­mo una me­jo­ra del tiem­po. Apa­re­ció lue­go “cam­bio cli­má­ti­co”, que edul­co­ra­ba lo nom­bra­do y que mu­chos ha­brán en­ten­di­do co­mo par­te de lo que ocu­rría siem­pre: que unos días llue­ve y otros ha­ce sol.

La in­sis­ten­te con­fu­sión pe­rio­dís­ti­ca en­tre lo me­teo­ro­ló­gi­co y lo cli­má­ti­co ha con­tri­bui­do a con­fun­dir el tiem­po y el cli­ma. El tiem­po y la me­teo­ro­lo­gía se re­la­cio­nan con las cir­cuns­tan­cias de ca­da día: llu­via, gra­ni­zo, sol, vien­to…; pe­ro el cli­ma ha­ce re­fe­ren­cia a las con­di­cio­nes ha­bi­tua­les y reite­ra­das en un lu­gar da­do: el cli­ma atlán­ti­co, el cli­ma me­di­te­rrá­neo, el cli­ma po­lar, el cli­ma de Bur­gos…

Con fre­cuen­cia en­con­tra­mos en los me­dios in­for­ma­ti­vos ora­cio­nes co­mo “el ac­to se sus­pen­dió por las ad­ver­sas con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas”, en lu­gar de “el ac­to se sus­pen­dió por el mal tiem­po”; o “es­ta ma­ña­na es­ta­mos go­zan­do de un buen cli­ma”, en vez de “es­ta­mos go­zan­do de una bue­na ma­ña­na”.

Sal­vo gla­cia­cio­nes, bo­las de fue­go so­bre­ve­ni­das o que el cie­lo se de­rrum­be so­bre nues­tras ca­be­zas, al­go que no ocu­rri­rá ma­ña­na, el cli­ma no cam­bia. El tiem­po me­teo­ro­ló­gi­co, sí.

Bueno, eso en teo­ría. Por­que el cli­ma sí que cam­bia aho­ra. He ahí lo preo­cu­pan­te. Pe­ro co­mo la pa­la­bra se ha des­vir­tua­do, la lo­cu­ción “cam­bio cli­má­ti­co” no pro­vo­ca ya per­ple­ji­dad al­gu­na. Por ello, quie­nes han to­ma­do con­cien­cia de es­tas li­mi­ta­cio­nes lin­güís­ti­cas es­tán plan­tean­do fór­mu­las que po­nen el acen­to de la an­gus­tia en el sus­tan­ti­vo, pues dan por des­con­ta­da la in­tras­cen­den­cia del ad­je­ti­vo (“cli­má­ti­co”); y por eso ha­blan de “cri­sis cli­má­ti­ca”, “gol­pe cli­má­ti­co”, “im­pac­to cli­má­ti­co”.

El dia­rio bri­tá­ni­co The

Guar­dian ha mo­di­fi­ca­do su ma­nual de es­ti­lo pa­ra in­tro­du­cir al­ter­na­ti­vas pre­fe­ren­tes co­mo “emer­gen­cia cli­má­ti­ca” y “cri­sis cli­má­ti­ca”. Por su par­te, la lí­der eco­lo­gis­ta Gre­ta Thun­berg ha ha­bla­do de “co­lap­so cli­má­ti­co”, “emer­gen­cia cli­má­ti­ca” o “co­lap­so eco­ló­gi­co”.

Y aun así, to­das esas fór­mu­las tam­bién co­rren el ries­go de no re­pre­sen­tar con cru­de­za la subida del ni­vel del mar (que al­gún día lle­ga­rá a anegar is­las y pla­yas), el de­rre­ti­mien­to de los gla­cia­res, la in­sos­pe­cha­da su­per­vi­ven­cia in­ver­nal del es­ca­ra­ba­jo des­cor­te­za­dor (que an­tes mo­ría en in­vierno, pe­ro aho­ra su­pera los fríos y de­ja sin sa­via en EE UU y Ca­na­dá a mi­llo­nes de ár­bo­les, con­ver­ti­dos en ca­dá­ve­res ver­ti­ca­les), las tor­men­tas más in­ten­sas, el au­men­to de los desas­tres na­tu­ra­les, el ma­yor con­ta­gio de en­fer­me­da­des, el in­cre­men­to de in­cen­dios en los bos­ques… Una tra­ge­dia.

Y pues­to que la hu­ma­ni­dad su­fri­rá una tra­ge­dia si no se po­ne re­me­dio a to­do es­to, qui­zá val­ga la pe­na re­cor­dar esa pa­la­bra, ex­pre­si­va y gra­ve, aler­tan­te y tre­men­da. Hay que pa­rar la tra­ge­dia cli­má­ti­ca, pre­ve­nir la tra­ge­dia cli­má­ti­ca, com­ba­tir la tra­ge­dia cli­má­ti­ca. Se tra­ta de un vo­ca­blo grue­so, pe­ro per­fec­to pa­ra el ca­so a te­nor de la quin­ta acep­ción del Dic­cio­na­rio: “Si­tua­ción o su­ce­so luc­tuo­so y la­men­ta­ble que afec­ta a per­so­nas o so­cie­da­des hu­ma­nas”.

Y en efec­to, nos ha­lla­mos an­te una si­tua­ción do­lo­ro­sa (la­men­ta­ble) que cues­ta vi­das (luc­tuo­sa) y que cau­sa­rá po­bre­za y pe­li­gros a mu­cha gen­te (afec­ta a las so­cie­da­des hu­ma­nas).

Ha­brá quien acu­se a la op­ción “tra­ge­dia cli­má­ti­ca” de so­nar muy trá­gi­ca. Pe­ro eso, ay, qui­zás for­me par­te tam­bién de la pro­pia tra­ge­dia.

Co­mo el vo­ca­blo “cli­ma” se ha des­vir­tua­do, la lo­cu­ción “cam­bio cli­má­ti­co” ya no pro­vo­ca per­ple­ji­dad al­gu­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.