La es­pe­ran­za de la de­re­cha du­ra fran­ce­sa

El País (País Vasco) - - IDEAS SÉPTIMO DÍA - POR MARC BAS­SETS

Ma­rion Ma­ré­chal

La nie­ta de Jean-Ma­rie Le Pen, que re­nun­ció al ape­lli­do del abue­lo, re­apa­re­ce en es­ce­na

Un nom­bre y un ape­lli­do pue­den ser una car­ta de pre­sen­ta­ción y una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. Tam­bién una car­ga. Cuan­do Ma­rion Ma­ré­chal-Le Pen re­nun­ció a la se­gun­da par­tí­cu­la de su ape­lli­do pa­ra pa­sar a lla­mar­se Ma­rion Ma­ré­chal es­ta­ba di­cien­do va­rias co­sas a la vez. El cam­bio coin­ci­dió con la de­ci­sión de aban­do­nar la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca ha­ce dos años. Los cin­co an­te­rio­res ha­bía si­do dipu­tada por el Fren­te Na­cio­nal, el par­ti­do que fun­dó su abue­lo, Jean-Ma­rie Le Pen, y que li­de­ra­ba su tía, Ma­ri­ne Le Pen. Al re­nun­ciar al Le Pen, Ma­rion Ma­ré­chal ce­rra­ba, pri­me­ro, un ca­pí­tu­lo pro­fe­sio­nal, la ca­rre­ra ful­gu­ran­te de quien ha­bía si­do la le­gis­la­do­ra más jo­ven des­de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Y, se­gun­do, se des­ha­cía de uno de los ape­lli­dos peor con­no­ta­dos en la Fran­cia con­tem­po­rá­nea. Le Pen, en la men­te de mu­chos fran­ce­ses, es si­nó­ni­mo de ul­tra­de­re­cha, de ra­cis­mo, de an­ti­se­mi­tis­mo: el peor ros­tro de Fran­cia. “Mi nom­bre de na­ci­mien­to es Ma­ré­chal. Yo po­seía el ‘Ma­ré­chal-Le Pen’ co­mo nom­bre de uso, pe­ro no lo uti­li­cé pú­bli­ca­men­te has­ta mi en­tra­da en po­lí­ti­ca. Me pa­re­cía sim­bó­li­ca­men­te im­por­tan­te sig­ni­fi­car mi sa­li­da de la po­lí­ti­ca elec­to­ral re­to­man­do mi nom­bre ci­vil. Era una ma­ne­ra de mar­car mi cam­bio de vi­da y de com­pro­mi­so”, ex­pli­ca en un co­rreo elec­tró­ni­co.

Ma­rion Ma­ré­chal ocu­pa a los 29 años una po­si­ción úni­ca en el pai­sa­je fran­cés. Par­ti­ci­pa en la dis­cu­sión po­lí­ti­ca y el de­ba­te de ideas, pe­ro ha aban­do­na­do la po­lí­ti­ca de par­ti­dos y la ac­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va. Es una pro­me­sa de la de­re­cha de es­te país, pe­ro ni tie­ne ba­se elec­to­ral, ni par­ti­do que la sos­ten­ga. Es in­dis­cu­ti­ble­men­te una Le Pen: la fa­vo­ri­ta del abue­lo; la ri­val de la tía. Ha­ber­se cria­do en un clan don­de la po­lí­ti­ca se vi­ve con pa­sión des­de la cu­na con­tri­bu­ye a ex­pli­car su ta­len­to y su éxi­to tem­pra­nos. Pe­ro la mar­ca Le Pen, aun­que ella ya la no mues­tre, no sa­le gra­tis. Es­te mis­mo ve­rano, el Me­def, la pa­tro­nal fran­ce­sa, anu­ló una in­vi­ta­ción a su es­cue­la de ve­rano an­te el re­vue­lo cau­sa­do. Lla­mar­se Le Pen to­da­vía im­pli­ca ser per­so­na non gra­ta en mu­cho círcu­los.

Hoy, al fren­te del ISSEP, un mo­des­to ins­ti­tu­to de cien­cias po­lí­ti­cas en Lyon, ob­ser­va las pe­leas ideo­ló­gi­cas y par­ti­dis­tas des­de la me­dia dis­tan­cia y se de­ja que­rer por un sec­tor de la de­re­cha: con­ser­va­dor en ma­te­ria de va­lo­res, li­be­ral en lo eco­nó­mi­co y sin ta­búes a la ho­ra de ten­der puentes en­tre la lla­ma­da de­re­cha re­pu­bli­ca­na (la del vie­jo par­ti­do de Chi­rac y Sar­kozy) y la ex­tre­ma de­re­cha. Es una de­re­cha huér­fa­na de lí­de­res y vic­to­rias. Ella es­tá con­ven­ci­da, si­guien­do al fi­ló­so­fo co­mu­nis­ta ita­liano An­to­nio Grams­ci, de que pa­ra ga­nar la ba­ta­lla po­lí­ti­ca, an­tes hay que ga­nar la cul­tu­ral. “Su tex­to Odio a los in­di­fe­ren­tes es ins­pi­ra­dor”, afir­ma.

La de­re­cha ma­rio­nis­ta o ma­re­cha­lis­ta se ha reuni­do es­te fin de se­ma­na en Pa­rís pa­ra bus­car al­ter­na­ti­vas al pre­si­den­te Ma­cron y rom­per cor­do­nes sa­ni­ta­rios que im­pi­den la pre­cia­da unión de las de­re­chas. Es uno de los de­ba­tes que di­vi­den a es­ta desave­ni­da fa­mi­lia. Por un la­do es­tán quie­nes, co­mo Ma­ri­ne Le Pen, lí­der del Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal (he­re­de­ro del Fren­te Na­cio­nal), cul­ti­van un dis­cur­so na­cio­na­lis­ta y po­pu­lis­ta. Creen que con­cep­tos co­mo iz­quier­da y de­re­cha es­tán su­pe­ra­dos, y sos­tie­nen que to­do se re­du­ce a una pug­na en­tre el pue­blo y las éli­tes. Se­gún es­te ar­gu­men­to, de­be­rían bus­car el vo­to trans­ver­sal: con­ver­tir­se en el par­ti­do de “los de aba­jo” fren­te a “los de arri­ba”. En­fren­te es­tá Ma­rion, ape­ga­da a la idea más clá­si­ca de una de­re­cha sin com­ple­jos. “Des­con­fío de una lec­tu­ra mar­xis­ta de la so­cie­dad, que re­du­ci­ría el vo­to de los ciu­da­da­nos a su cla­se so­cial y a su di­men­sión ma­te­rial”, di­ce Ma­ré­chal a EL PAÍS. “Es­ta opo­si­ción en­tre la Fran­cia de arri­ba y la de aba­jo me pa­re­ce la me­jor ma­ne­ra de ali­men­tar unos an­ta­go­nis­mos que exis­ten, pe­ro que no son in­su­pe­ra­bles”. Aña­de que una unión en­tre los cha­le­cos ama­ri­llos y las cla­ses aco­mo­da­das es ne­ce­sa­ria, pe­ro un acuer­do trans­ver­sal con la iz­quier­da an­ti­li­be­ral es im­po­si­ble, pues­to que es­ta es “in­ter­na­cio­na­lis­ta, mul­ti­cul­tu­ra­lis­ta y so­cia­lis­ta en el plano eco­nó­mi­co”. La so­lu­ción es un “diá­lo­go” en­tre las de­re­chas, pe­ro es­to exi­ge “rom­per los di­ques par­ti­dis­tas” y ol­vi­dar­se del cor­dón sa­ni­ta­rio que ais­ló a su abue­lo y aís­la a su tía.

Ma­rion Ma­ré­chal es hi­ja de Yann Le Pen —la me­dia­na de las tres hi­jas de Jean-Ma­rie y su pri­me­ra mu­jer— y de Sa­muel Ma­ré­chal, mi­li­tan­te del Fren­te Na­cio­nal. Su pa­dre bio­ló­gi­co era Ro­ger Au­que, play­boy, pe­rio­dis­ta, rehén en el Lí­bano de los años ochen­ta y di­plo­má­ti­co fa­lle­ci­do en 2014. Ma­dre de una hi­ja, se le atri­bu­ye una re­la­ción con el ita­liano Vin­cen­zo So­fo, po­lí­ti­co en la ór­bi­ta de Sal­vi­ni y res­pon­sa­ble del blog Il ta­le­bano (El ta­li­bán). Su mi­ra­da es in­ter­na­cio­nal. “No du­do de que el fu­tu­ro no per­te­ne­ce a la iz­quier­da pro­gre­sis­ta, li­bre­cam­bis­ta e in­mi­gra­cio­nis­ta”, co­men­ta tras sub­ra­yar la for­ta­le­za de Sal­vi­ni, Trump y los de­fen­so­res del Bre­xit, pe­se a los con­tra­tiem­pos re­cien­tes. “Y con­fío en que Vox con­ti­núe avan­zan­do en Es­pa­ña”.

Exis­te un mi­to muy fran­cés, el del hom­bre o mu­jer pro­vi­den­cial que se mar­cha y des­pués re­gre­sa. Na­po­león y De Gau­lle son los ejem­plos en los que el res­to se mi­ran. To­das las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el fu­tu­ro de Ma­ré­chal par­ti­ci­pan de es­te jue­go. “No de­seo de mo­men­to vol­ver a ha­cer po­lí­ti­ca elec­to­ral. Le he to­ma­do gus­to a mi li­ber­tad fue­ra de los par­ti­dos”, di­ce. El su­yo es un com­ba­te de ideas. Por aho­ra.

Ri­val, se­mi­re­ti­ra­da, de su tía Ma­ri­ne, de­fien­de un con­ser­va­du­ris­mo clá­si­co y sin com­ple­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.