Tras los res­col­dos de Tho­mas Cook

Los com­pe­ti­do­res em­pie­zan a to­mar po­si­cio­nes des­pués de la quie­bra del tu­ro­pe­ra­dor bri­tá­ni­co. Los pa­que­tes de via­jes se re­sis­ten a des­apa­re­cer

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS EMPRESAS Y SECTORES - POR CAR­MEN SÁN­CHEZ-SIL­VA

La quie­bra del se­gun­do tu­ro­pe­ra­dor mun­dial, el gru­po bri­tá­ni­co Tho­mas Cook, ha sem­bra­do gran alar­ma en la in­dus­tria tu­rís­ti­ca es­pa­ño­la, su prin­ci­pal clien­te. El pa­sa­do lu­nes cien­tos de mi­les de viajeros fue­ron aban­do­na­dos a su suer­te en 38 paí­ses (53.000 en Es­pa­ña) de­trás de una in­ter­mi­na­ble lis­ta de fac­tu­ras pen­dien­tes des­pués de fra­ca­sar un plan de res­ca­te del gru­po de 1.200 mi­llo­nes de li­bras. Es la ma­yor ban­ca­rro­ta vi­vi­da en el sec­tor, sos­tie­ne el pre­si­den­te de la pa­tro­nal de las agencias de via­jes (CEAV), Ra­fael Ga­lle­go, que ha si­do tes­ti­go de unas cuan­tas de­bi­do a la trans­for­ma­ción del ne­go­cio de los via­jes con la irrup­ción de In­ter­net y las lí­neas aé­reas low cost.

Una tra­ge­dia pa­ra la in­dus­tria, en pa­la­bras del vi­ce­pre­si­den­te del lobby Ex­cel­tur, Jo­sé Luis Zo­re­da, que cuan­ti­fi­ca la deu­da de los tres úl­ti­mos me­ses con las em­pre­sas es­pa­ño­las en 200 mi­llo­nes de eu­ros. En to­da la se­ma­na no han de­ja­do de su­ce­der­se reac­cio­nes, pro­pues­tas pa­ra sal­var el agu­je­ro que abri­rá su des­apa­ri­ción en los des­ti­nos tu­rís­ti­cos y, por su­pues­to, los pri­me­ros mo­vi­mien­tos de la com­pe­ten­cia pa­ra ha­cer­se con la cuo­ta de mer­ca­do de la com­pa­ñía.

Las con­se­cuen­cias in­me­dia­tas que ten­drá la cri­sis del tu­ro­pe­ra­dor en los mer­ca­dos don­de tra­ba­ja­ba se­rán dos: la subida de las ta­ri­fas aé­reas (co­mo ocu­rrió tras las quie­bras de Mo­narch y Air Ber­lin) y el des­cen­so de las ho­te­le­ras, cu­yos res­pon­sa­bles tra­ta­rán de ga­ran­ti­zar­se así los 1,2 mi­llo­nes de pla­zas que te­nía con­tra­ta­das en Es­pa­ña, se­gún Hos­tel­tur. Las is­las Ca­na­rias son un cla­ro ejem­plo de ello. Ape­nas dos días des­pués del co­lap­so de Tho­mas Cook Air­li­nes, Rya­nair apro­ve­chó el mo­men­to pa­ra mul­ti­pli­car el pre­cio de sus bi­lle­tes al ar­chi­pié­la­go, y Jet2, la lí­nea de ba­jo cos­te del dis­tri­bui­dor bri­tá­ni­co de pa­que­tes tu­rís­ti­cos Jet2 Ho­li­days, ha anun­cia­do 50 vue­los adi­cio­na­les a las is­las. Al tiem­po que los ho­te­le­ros, cu­ya de­pen­den­cia de los pa­que­tes tu­rís­ti­cos pa­ra lle­nar sus ca­mas es del 65%, se­gún Tom Smul­ders, vi­ce­pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Hos­te­le­ría y Tu­ris­mo de Las Pal­mas, ya han an­ti­ci­pa­do su dis­po­si­ción a re­ba­jar las ta­ri­fas.

Las is­las Ca­na­rias son el epi­cen­tro del plan de cho­que que es­tu­dia el Go­bierno pa­ra evi­tar el pin­cha­zo de la in­dus­tria y de uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos es­pa­ño­les pa­ra los ex­tran­je­ros (cer­ca de 14 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en 2018, co­mo Ba­lea­res, la se­gun­da ma­yor afec­ta­da). Y tam­bién de las me­di­das que pla­nean las em­pre­sas pa­ra ase­gu­rar el ca­si mi­llón de tu­ris­tas que lle­va­ba Tho­mas Cook. Por­que es aho­ra cuan­do arran­ca la tem­po­ra­da al­ta ca­na­ria. Ga­ran­ti­zar las co­ne­xio­nes aé­reas que se han ido al tras­te es la prin­ci­pal vía pa­ra so­fo­car la si­tua­ción. Smul­ders, que sa­be de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra in­ten­tar sal­var al­gu­nas de las fi­lia­les más sa­nea­das del gru­po (co­mo ha ocu­rri­do con la res­ca­ta­da Con­dor Air­li­nes), ve en Eas­yJet otro ac­tor ágil pa­ra ha­cer­se con par­te de las ru­tas y ase­gu­ra que “la muer­te de unas em­pre­sas es la vi­da pa­ra otras”.

Y así lo re­fle­ja la Bol­sa, don­de las ac­cio­nes de Eas­yJet han subido un 3% en la se­ma­na, lo que per­dían en sep­tiem­bre has­ta el lu­nes, cuan­do re­pun­ta­ba IAG, otro de los po­si­bles ga­na­do­res tras la li­qui­da­ción del tu­ro­pe­ra­dor con 178 años de vi­da, se­gún Cre­dit Suis­se, que su­ma a Wizz Air y Rya­nair co­mo can­di­da­tos a lle­nar su hue­co.

Aun­que si hay un ac­tor que el mer­ca­do cree que pue­de sa­car ta­ja­da de la quie­bra de Tho­mas Cook, ese es el pri­mer ven­de­dor mun­dial de cir­cui­tos, TUI Group, cu­yas ac­cio­nes se han re­va­lo­ri­za­do un 11% es­ta se­ma­na. La em­pre­sa ase­gu­ra que aún es de­ma­sia­do pron­to pa­ra me­dir el im­pac­to que ten­drá en la in­dus­tria la des­apa­ri­ción de su ar­chi­rri­val y des­car­ta pro­nun­ciar­se so­bre su in­te­rés por sus ac­ti­vos, si bien los ex­per­tos con­sul­ta­dos di­cen que ya ha em­pe­za­do a ju­gar sus ba­zas. Co­mo se es­pe­ra lo ha­ga Eas­yJet Ho­li­days con los ho­te­les de la ex­tin­ta Tho­mas Cook Reino Uni­do, en los que ca­de­nas es­pa­ño­las co­mo Me­liá tam­bién se mues­tran in­tere­sa­das, se­gún An­dré Ge­ron­deau, su res­pon­sa­ble de ope­ra­cio­nes.

Por­que si al­go tie­ne cla­ro la in­dus­tria tu­rís­ti­ca es que con la ma­triz de la fir­ma bri­tá­ni­ca no mue­re el ne­go­cio ma­yo­ris­ta de la dis­tri­bu­ción de pa­que­tes de via­jes, muy to­ca­do des­de que los usua­rios com­pran di­rec­ta­men­te via­jes por In­ter­net y des­de la gue­rra de pre­cios de las low cost. Si­tua­ción que se agra­va aho­ra por el Bre­xit y la des­ace­le­ra­ción de Ale­ma­nia. TUI y Tho­mas Cook han si­do los úl­ti­mos en adap­tar­se a los cam­bios en los gus­tos del clien­te, a la di­gi­ta­li­za­ción,

La li­qui­da­ción del gru­po ele­va las ta­ri­fas de los vue­los y re­du­ce las de los ho­te­les

In­ver­so­res na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les es­tu­dian los ac­ti­vos del ma­yo­ris­ta

KAI PFAFFENBAC­H (REUTERS)

Ofi­ci­na ce­rra­da de Tho­mas Cook en el ae­ro­puer­to de Fránc­fort.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.