Un ayu­dan­te de mo­da vir­tual

Wi­de Eyes Tech­no­lo­gies uti­li­za la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del clien­te ‘on­li­ne’ y au­men­tar las ven­tas de las tien­das

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS EMPRENDEDO­RES - POR PAZ MO­NAS­TE­RIOS

El co­mer­cio di­gi­tal o e-com­mer­ce ca­da vez ocu­pa más es­pa­cio en el mer­ca­do de con­su­mo. Des­de ro­pa y co­mi­da has­ta en­tra­das y es­pec­tácu­los, las per­so­nas ca­da vez tie­nen más fa­ci­li­da­des pa­ra com­prar lo que desean des­de la co­mo­di­dad de sus ca­sas. Pe­ro po­cos se dan cuen­ta de to­do el tra­ba­jo tec­no­ló­gi­co que con­lle­va un ser­vi­cio así. Wi­de Eyes Tech­no­lo­gies es uno de esos tra­ba­ja­do­res ocul­tos que des­de 2014 ayu­da a los re­tai­lers o dis­tri­bui­do­res de ro­pa y jo­ye­ría a dar un va­lor aña­di­do a sus pla­ta­for­mas de ven­ta on­li­ne e im­pul­sar con ello las ven­tas.

“La idea sur­ge tras una sa­li­da de com­pras con mi es­po­sa”, re­la­ta Luis Ma­nent, so­cio fun­da­dor y con­se­je­ro de­le­ga­do de la com­pa­ñía. Ella le ha­bía ex­pli­ca­do con to­do de­ta­lle el par de bo­tas que que­ría, pe­ro, aun así, el em­pre­sa­rio, de 40 años, no po­día en­con­trar­las. “Las bo­tas que me es­ta­ba des­cri­bien­do eran to­tal­men­te di­fe­ren­tes a las que es­ta­ba bus­can­do yo, por­que la per­cep­ción que tie­ne ca­da per­so­na es di­fe­ren­te”, ex­pli­ca el co­fun­da­dor de Wi­de Eyes Tech­no­lo­gies. Fue así co­mo Ma­nent de­ci­dió crear un pro­gra­ma que fa­ci­li­ta­ra ese ti­po de bús­que­da a tra­vés de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial jun­to a sus tres so­cios: Mi­guel Pou­sa, Long Long Yu y Rodolfo Gui­chón.

Pri­me­ro lan­za­ron una apli­ca­ción, Si­mi­lify, que cons­ta­ba de un bus­ca­dor que con una ima­gen po­día en­con­trar una pren­da si­mi­men­te lar en la web. Un Sha­zam pa­ra la mo­da, co­mo lo des­cri­ben ellos. La res­pues­ta del mer­ca­do su­peró sus ex­pec­ta­ti­vas, por lo que se lan­za­ron a rea­li­zar un pro­gra­ma en­fo­ca­do en las em­pre­sas.

Cua­tro fun­cio­nes

La com­pa­ñía ofre­ce cua­tro fun­cio­nes prin­ci­pa­les: la pri­me­ra es la bús­que­da por imá­ge­nes, que es pa­re­ci­da a la apli­ca­ción ini­cial, ya que a tra­vés de una fo­to­gra­fía del mó­vil o una ima­gen ex­traí­da de Ins­ta­gram o Pin­te­rest, el usua­rio fi­nal pue­de en­con­trar un pro­duc­to si­mi­lar en la tien­da en cues­tión; la se­gun­da es la re­co­men­da­ción de pro­duc­tos si­mi­la­res que pue­dan in­tere­sar­le al clien­te; la ter­ce­ra es el sty­le ad­vi­sor, que ofre­ce al com­pra­dor pro­duc­tos que com­bi­nen con el ar­tícu­lo prin­ci­pal pa­ra com­ple­tar el look; y la cuar­ta es el au­to-tag, el cual ayu­da es­pe­cia­la las em­pre­sas en la ca­te­go­ri­za­ción y cla­si­fi­ca­ción de las pren­das.

Has­ta el mo­men­to, Wi­de Eyes Tech­no­lo­gies cuen­ta con cer­ca de 25 clien­tes in­ter­na­cio­na­les que usan al me­nos una de esas fun­cio­nes en sus pla­ta­for­mas de ven­ta on­li­ne. En­tre ellas des­ta­can Pri­va­lia y La Mai­son Si­mons. El pre­cio de­pen­de de las ca­rac­te­rís­ti­cas del clien­te y del nú­me­ro de fun­cio­nes que uti­li­ce, pe­ro ron­da los 5.000 eu­ros men­sua­les.

Jun­to a sus 19 em­plea­dos, los cua­tro fun­da­do­res han ex­pan­di­do es­te ne­go­cio has­ta una fac­tu­ra­ción de un mi­llón de eu­ros en 2018. Tras una fuer­te in­ver­sión ese año, sin em­bar­go, re­tor­na­ron a las pér­di­das. “Mon­tar una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca en Es­pa­ña es muy com­ple­jo”, ad­mi­te Ma­nent. “Ne­ce­si­tas una am­plia in­ver­sión y cues­ta ha­cer en­ten­der que se pre­ci­sa es­ta tec­no­lo­gía pa­ra dar un va­lor aña­di­do [a los ne­go­cios]”, con­clu­ye.

GETTY

La apli­ca­ción sir­ve pa­ra ha­llar un pro­duc­to si­mi­lar en la tien­da. Aba­jo, fun­da­do­res de Wi­de Eyes Tech­no­lo­gies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.