El ame­na­zan­te can­to del es­cri­bano ce­ri­llo

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS FERIAS -

Thia­go Ferrer

Cuan­do en 2015 Da­vid Ca­me­ron, en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro del Reino Uni­do y lí­der del Par­ti­do Con­ser­va­dor, pro­me­tió un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir si el país sa­lía de la Unión Eu­ro­pea, in­ten­ta­ba re­sol­ver de for­ma de­ci­si­va el pro­ble­ma que lle­va­ba car­co­mien­do el in­te­rior de su par­ti­do des­de ha­cía dé­ca­das. Pe­ro con la te­nue vic­to­ria del “sa­lir de la Unión Eu­ro­pea” en ju­nio de 2016 (con un 51,9% de los vo­tos) se ha abier­to una cri­sis que ya es­tá da­ñan­do de for­ma se­ria la eco­no­mía del país y es­tá obli­gan­do a las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las a to­mar me­di­das pa­ra adap­tar­se a la nue­va si­tua­ción.

Pa­ra em­pe­zar, fal­tan­do al­go más de un mes pa­ra el fin del pla­zo de sa­li­da ofi­cial —ya pos­pues­to una vez—, aún no se sa­be en qué con­di­cio­nes el Reino Uni­do va a aban­do­nar la Unión. El pri­mer mi­nis­tro Bo­ris John­son ha pro­me­ti­do una y otra vez que la fe­cha del 31 de oc­tu­bre, a la que se lle­gó a prin­ci­pios de es­te año, se­rá cumplida a cual­quier pre­cio. Sin em­bar­go, una de las úl­ti­mas le­yes apro­ba­das por la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes obli­ga al Go­bierno a pe­dir una pró­rro­ga si has­ta en­ton­ces no se ha lle­ga­do a un acuer­do. La in­cer­ti­dum­bre de cuál va a ser el re­sul­ta­do fi­nal del pro­ce­so es uno de los mo­ti­vos que lle­van a las gran­des fir­mas a ser pru­den­tes y a no dar de­ma­sia­dos de­ta­lles acer­ca de sus pre­pa­ra­ti­vos.

Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias ya se es­tán no­tan­do. La ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía bri­tá­ni­ca es­tá yen­do a un rit­mo más ace­le­ra­do que la del res­to de Eu­ro­pa. Si en 2015 el PIB bri­tá­ni­co cre­cía al 2,3%, el mis­mo rit­mo que el del con­jun­to de la Unión, en 2018 fue del 1,2%, so­lo por de­ba­jo de Ita­lia y Bél­gi­ca. Mien­tras, la li­bra es­ter­li­na ha lle­ga­do a per­der más de un 12% de su va­lor res­pec­to al eu­ro des­de el plebiscito.

Ade­más de las po­ten­cia­les res­tric­cio­nes aran­ce­la­rias en el mer­ca­do bri­tá­ni­co, el fin de la li­bre cir­cu­la­ción tan­to de mer­can­cías co­mo de per­so­nas su­pon­dría que “un Bre­xit sin acuer­do re­du­ci­ría el ni­vel del PIB es­pa­ñol en me­dio pun­to por­cen­tual en cin­co años si su­ce­de de for­ma or­de­na­da y al­go más de 0,8 pun­tos por­cen­tua­les si lo ha­ce de for­ma desordenad­a”, se­ña­la un in­for­me del Ban­co de Es­pa­ña. “Apro­xi­ma­da­men­te un 70% del efec­to to­tal co­rres­pon­de­ría a las con­se­cuen­cias di­rec­tas que el Bre­xit ten­dría en el co­mer­cio bi­la­te­ral con el Reino Uni­do, mien­tras que el res­to ven­dría ex­pli­ca­do por su efec­to en el res­to de los so­cios co­mer­cia­les de la UE”.

Di­ne­ro y vi­sa­dos

El sec­tor tu­rís­ti­co, la pri­me­ra in­dus­tria de Es­pa­ña, va a ser uno de los más per­ju­di­ca­dos. Un es­tu­dio de la Aso­cia­ción Bri­tá­ni­ca de Agen­tes de Via­jes (ABTA, en sus si­glas en in­glés) pu­bli­ca­do an­tes del re­fe­rén­dum apun­ta­ba a va­rios pro­ble­mas de­ri­va­dos de la sa­li­da del país de la Unión Eu­ro­pea. No so­lo los bri­tá­ni­cos ten­drían me­nos di­ne­ro (de­va­lua­do) pa­ra ir de va­ca­cio­nes: el sec­tor de la hos­te­le­ría se ba­sa mu­cho en la mano de obra ex­tran­je­ra (que ten­dría más pro­ble­mas pa­ra en­trar en te­rri­to­rio del Reino Uni­do) y, en ca­so de Bre­xit sin acuer­do, los tu­ris­tas bri­tá­ni­cos aca­ba­rían ne­ce­si­tan­do un vi­sa­do pa­ra en­trar en la Unión Eu­ro­pea. (Em­be­ri­za ci­tri­ne­lla, ye­llow­ham­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.