El sue­ño de Se­fa­rad to­ca a su fin en Tie­rra San­ta

El exa­men de len­gua y la ne­ce­si­dad de via­jar a Es­pa­ña han di­fi­cul­ta­do la na­cio­na­li­dad a los so­li­ci­tan­tes de Is­rael

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MIRIAM BLAN­CO,

“Cuan­do ate­rri­cé en To­le­do sen­tí al­go má­gi­co”, evo­ca Be­ni Le­vi, is­rae­lí de Pe­taj Tik­va, en la pe­ri­fe­ria de Tel Aviv, al echar la vis­ta 25 años atrás. En su fla­man­te pa­sa­por­te fi­gu­ra co­mo se­gun­do ape­lli­do Va­rón, pro­ce­den­te de su abue­la ma­ter­na, que so­lo con­ci­bió hi­jas. La ley de los se­far­díes le ha per­mi­ti­do ha­cer­se es­pa­ñol sin te­ner que re­nun­ciar a su ciu­da­da­nía de ori­gen ni re­si­dir en Es­pa­ña. Fue de los pri­me­ros en pre­sen­tar su so­li­ci­tud tan pron­to co­mo en­tró en vi­gor la ley, ha­ce ca­si cua­tro años.

“Has­ta que cum­plí cin­co años so­lo ha­bla­ba la­dino”, re­fie­re Le­vi. “Vo­té a dis­tan­cia por [Al­bert] Ri­ve­ra”, ex­pli­ca. “He se­gui­do la se­rie de te­le­vi­sión Isabel, y la reina [que ex­pul­só a los ju­díos] no era ma­la per­so­na, só­lo una es­pa­ño­la leal”.

Es­te agen­te de via­jes, de 54 años, con­fie­sa que des­co­no­ce la pro­ce­den­cia de su ape­lli­do —“po­dría ser de To­le­do o Ga­li­cia”, aven­tu­ra—, pe­ro se sien­te más es­pa­ñol que una pae­lla. “Lo vi­ví co­mo una se­gun­da In­qui­si­ción”, re­la­ta su ex­pe­rien­cia con los trá­mi­tes de la ley, “pe­ro le pu­se tan­to em­pe­ño que su­pe­ré to­das las prue­bas”. Tras ex­pla­yar­se so­bre la gran­de­za de Es­pa­ña, con­clu­ye: “Mi sue­ño es co­no­cer a Fe­li­pe VI pa­ra de­cir­le: gra­cias”.

Has­ta el pa­sa­do 31 de agos­to, 789 se­far­díes is­rae­líes co­mo Levy ha­bían ob­te­ni­do la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y otras 2.556 so­li­ci­tu­des es­tán en trá­mi­te en el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. No se sa­be cuál se­rá la ci­fra de­fi­ni­ti­va, pe­ro que­da­rá le­jos de los cien­tos de mi­les de po­si­bles be­ne­fi­cia­rios de los que ha­bló en 2015 el en­ton­ces pre­si­den­te de la Unión Se­far­dí Mun­dial, Jo­sé Be­na­rroch.

“Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, el pre­cio de un via­je a Es­pa­ña su­po­ne un des­em­bol­so con­si­de­ra­ble”, ar­gu­men­ta. En opi­nión de Be­na­rroch, al­gu­nos re­qui­si­tos de la ley, co­mo un ac­ta emi­ti­da en Es­pa­ña por un no­ta­rio, han si­do un obs­tácu­lo in­sal­va­ble pa­ra mu­chos. “Ser des­cen­dien­te de ju­díos ex­pul­sa­dos no im­pli­ca que pue­das su­pe­rar un exa­men de es­pa­ñol”, aña­de, en alu­sión a la exi­gen­cia de que los so­li­ci­tan­tes de en­tre 18 y 70 años de­ban su­pe­rar una prue­ba de len­gua es­pa­ño­la de ni­vel bá­si­co di­se­ña­da por el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes.

“La ma­yo­ría de los ins­cri­tos gra­cias a es­ta ley son me­no­res que no sa­ben la len­gua, ni co­no­cen la cul­tu­ra…”, re­co­no­ce So­fía Ruiz del Ár­bol, cón­sul ad­jun­ta en Je­ru­sa­lén. Des­de su Con­su­la­do se es­tán po­nien­do en mar­cha cla­ses de es­pa­ñol, en par­te des­ti­na­das a es­tos nue­vos es­pa­ño­les que des­co­no­cen su len­gua.

A pe­sar de los pro­ble­mas pa­ra apli­car­la, hay quien se mues­tra op­ti­mis­ta con los re­sul­ta­dos de la ley. “De­be­ría ha­ber lle­ga­do an­tes, pe­ro me­jor tar­de que nun­ca”, pro­cla­ma Abraham Haim, res­pon­sa­ble del Con­se­jo de la Co­mu­ni­dad Se­far­dí de Je­ru­sa­lén. “A lo lar­go de es­tos si­glos los se­far­díes no han guar­da­do nin­gún ren­cor ha­cia Es­pa­ña; es más, con es­ta ley, su or­gu­llo de ser es­pa­ño­les ha au­men­ta­do", des­ta­ca. Unos 250 cer­ti­fi­ca­dos que acre­di­tan el ori­gen se­far­dí de sus so­li­ci­tan­tes han si­do emi­ti­dos por la en­ti­dad que pre­si­de des­de que la ley en­tró en vi­gor.

Se­gún Haim, mu­chos ven la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la co­mo un ac­to sim­bó­li­co que les per­mi­te ce­rrar una cuen­ta pen­dien­te. “In­clu­so per­so­nas de 85 años que no tie­nen in­ten­ción de ir a Es­pa­ña nos han so­li­ci­ta­do un cer­ti­fi­ca­do de ori­gen se­far­dí por la ilu­sión de ser re­co­no­ci­dos co­mo es­pa­ño­les”, ex­pli­ca.

Quien va a ha­cer uso de su nue­vo DNI es Shay Ro­kach, is­rae­lí de ori­gen tur­co y, des­de 2015, tam­bién es­pa­ñol. “Siem­pre he sen­ti­do Ma­drid co­mo mi se­gun­do ho­gar”, con­fie­sa. Al fren­te de una em­pre­sa de mer­ca­do­tec­nia di­ri­gi­da a la co­mu­ni­dad LGTBIQ, vi­ve a ca­ba­llo en­tre Tel Aviv, Bar­ce­lo­na y Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.