John­son pro­me­te un gas­to pú­bli­co mi­llo­na­rio pa­ra li­diar con el Bre­xit

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - RA­FA DE MI­GUEL,

Los con­gre­sos de los par­ti­dos son acon­te­ci­mien­tos des­ti­na­dos a in­su­flar áni­mo a los mi­li­tan­tes y trans­mi­tir una idea de uni­dad al elec­to­ra­do. El del Par­ti­do Con­ser­va­dor del Reino Uni­do que se es­tá ce­le­bran­do en Mán­ches­ter per­si­gue ade­más dar la ima­gen de que to­dos es­tán a una con el pri­mer mi­nis­tro pa­ra sa­car ade­lan­te el Bre­xit. El equi­po de Bo­ris John­son pro­me­tió ayer un gas­to mi­llo­na­rio y enor­mes ayu­das fis­ca­les pa­ra di­si­par los te­mo­res de una sa­li­da sal­va­je de la UE.

Era la jor­na­da des­ti­na­da a los nú­me­ros, y el dis­cur­so cen­tral del con­gre­so co­rría a car­go de Sa­jid Ja­vid, el chan­ce­llor (mi­nis­tro de Eco­no­mía) del Go­bierno de John­son. To­dos los hom­bres del pri­mer mi­nis­tro son una so­la voz a la ho­ra de re­pe­tir el men­sa­je: el Bre­xit es un obs­tácu­lo que hay que su­pe­rar cuan­to an­tes, pa­ra que el Reino Uni­do eche a an­dar. Por eso sus pla­nes y pro­me­sas son siempre de fu­tu­ro. Pa­ra trans­mi­tir la idea de que, a pe­sar de no dis­po­ner de ma­yo­ría par­la­men­ta­ria y de vi­vir ba­jo la som­bra de un ade­lan­to elec­to­ral, John­son se­gui­rá al fren­te de Dow­ning Street.

El anun­cio es­tre­lla de Ja­vid fue el au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo pro­fe­sio­nal. Las es­ta­dís­ti­cas la­bo­ra­les bri­tá­ni­cas lo cal­cu­lan por ho­ras, y el mi­nis­tro com­par­tió con los de­le­ga­dos con­ser­va­do­res su in­ten­ción de su­bir­lo a 11,80 eu­ros por ho­ra de mo­do gra­dual, en un pla­zo de cin­co años. En la ac­tua­li­dad, el suel­do bá­si­co pa­ra los ma­yo­res de 25 años es de 9,25 eu­ros la ho­ra; en­tre 21 y 24 años, de 8,60 eu­ros, y en­tre 18 y 20 años, de 6,90 eu­ros por ho­ra. “Es­tá cla­ro que los con­ser­va­do­res so­mos real­men­te el par­ti­do de los tra­ba­ja­do­res”, pro­cla­mó el mi­nis­tro.

Su me­di­da com­pi­te di­rec­ta­men­te con la prin­ci­pal ban­de­ra de los la­bo­ris­tas, que en su con­gre­so de Brigh­ton de la se­ma­na pa­sa­da se com­pro­me­tie­ron a su­bir has­ta los 11,90 eu­ros la ho­ra el sa­la­rio me­dio del país, 10 cén­ti­mos

más que los to­ries. To­dos los mi­nis­tros se des­ple­ga­ron por los dis­tin­tos me­dios pa­ra ase­gu­rar que el Reino Uni­do, con su me­di­da, se iba a con­ver­tir en el pri­mer país del mun­do en aca­bar con los sa­la­rios pre­ca­rios. Era el men­sa­je per­fec­to pa­ra di­si­par los mie­dos en­tre la po­bla­ción de un po­si­ble Bre­xit du­ro, que co­lo­ca­rá a los bri­tá­ni­cos en des­ven­ta­ja con res­pec­to a otros paí­ses.

Hu­bo más pro­me­sas. El Go­bierno anun­ció que se des­ti­na­rán más de 38.000 mi­llo­nes de eu­ros al Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (NHS, en sus si­glas en in­glés); 28.000 mi­llo­nes a nue­vas in­fraes­truc­tu­ras; 5.000 mi­llo­nes más pa­ra el desa­rro­llo de la ban­da an­cha; 270 mi­llo­nes pa­ra nue­vos au­to­bu­ses eléctricos en las ciu­da­des y 845 mi­llo­nes pa­ra me­jo­rar el pre­su­pues­to de las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

El mo­men­to es cla­ra­men­te preelec­to­ral, y los con­ser­va­do­res han de­ci­di­do apar­car por un tiem­po el or­gu­llo con que sue­len pre­sen­tar­se co­mo el par­ti­do de la dis­ci­pli­na fis­cal.

Ja­vid de­di­có las ho­ras pre­vias a su dis­cur­so a dis­per­sar en per­so­na por te­le­vi­sio­nes y ra­dios las cla­ves de un plan mul­ti­mi­llo­na­rio pa­ra que el Bre­xit —el Go­bierno bri­tá­ni­co si­gue pro­me­tien­do que ten­drá lu­gar el pró­xi­mo 31 de oc­tu­bre, con o sin acuer­do— pro­duz­ca los me­no­res da­ños eco­nó­mi­cos po­si­bles a la po­bla­ción y a las em­pre­sas. Sin con­cre­tar aún, se pre­ven

ya me­di­das de ali­vio fis­cal pa­ra las gran­des cor­po­ra­cio­nes y ayu­das di­rec­tas pa­ra to­dos aque­llos sec­to­res que de­pen­dan de un mo­do más di­rec­to del co­mer­cio con la UE. “He da­do ór­de­nes al de­par­ta­men­to del Te­so­ro pa­ra que ten­ga pre­pa­ra­da una res­pues­ta eco­nó­mi­ca com­ple­ta en apo­yo de nues­tra eco­no­mía”,

di­jo Ja­vid. “Y tra­ba­ja­re­mos co­do con co­do con el Ban­co de In­gla­te­rra pa­ra que que­de di­se­ña­da una ar­ma­du­ra de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria por si fue­ra ne­ce­sa­ria. Con acuer­do o sin acuer­do, es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea”, pro­cla­mó.

Su ba­te­ría de me­di­das, que en otras cir­cuns­tan­cias ha­bría que el me­jor mo­do de ha­cer­lo era sa­can­do a la luz lo que le ha­bía su­ce­di­do. “Es­toy sen­ta­da a la de­re­cha de John­son. A su iz­quier­da se sien­ta otra jo­ven co­no­ci­da mía. (...) Se sir­ve más vino. Se be­be más vino. No­to la mano de John­son en mi mus­lo. Aprie­ta. Su mano ha subido por mi pier­na, y aga­rra su­fi­cien­te car­ne ba­jo sus de­dos co­mo pa­ra ha­cer que me in­cor­po­re en la si­lla”, es­cri­bió.

Los mi­nis­tros de John­son, co­mo el de Eco­no­mía, Sa­jid Ja­vid, tu­vie­ron que sa­lir en trom­ba a de­fen­der, una vez más, la repu­tación y ho­nes­ti­dad del pre­mier.

aca­pa­ra­do sin pro­ble­mas to­dos los ti­tu­la­res de los me­dios, tu­vo sin em­bar­go que ha­cer­se un hueco en­tre las nue­vas acu­sa­cio­nes con­tra John­son por ha­ber­se pro­pa­sa­do en sus re­la­cio­nes pa­sa­das con al­gu­nas mu­je­res. El pro­pio Ja­vid tu­vo que de­di­car un tiem­po a de­fen­der la ho­nes­ti­dad del pri­mer mi­nis­tro.

/ (AP)

Bo­ris John­son sa­lu­da al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Sa­jid Ja­vid, ayer en la con­ven­ción del par­ti­do en Manchester.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.