El po­pu­lis­mo de Evo

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Evo Mo­ra­les sub­es­ti­ma la de­mo­cra­cia por­que se con­si­de­ra in­dis­pen­sa­ble y la de­mo­cra­cia es­ta­ble­ce inopor­tu­nos lí­mi­tes y re­le­vos. Su triun­fo en tres pre­si­den­cia­les era tan pre­vi­si­ble co­mo su ne­ga­ti­va a aca­tar el re­fe­rén­dum de 2016, que le ne­gó la re­elec­ción has­ta 2025, y la pos­te­rior ma­ni­pu­la­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal pa­ra re­ver­tir el re­sul­ta­do ad­ver­so. Los ma­gis­tra­dos con­clu­ye­ron que tie­ne de­re­cho a ser ele­gi­do y el pue­blo a ele­gir­lo, en ba­se a la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de los De­re­chos Hu­ma­nos, que es­tá por en­ci­ma de la Cons­ti­tu­ción de Bo­li­via y la nor­ma­ti­va elec­to­ral, que li­mi­tan a dos los man­da­tos con­se­cu­ti­vos.

La re­elec­ción in­de­fi­ni­da es el sue­ño de la ma­yo­ría de los man­da­ta­rios re­gio­na­les, que pue­den con­se­guir­la con ar­ti­ma­ñas o ago­tan­do los pla­zos le­ga­les. Pe­ro la re­elec­ción no pa­re­ce ha­ber per­fec­cio­na­do las de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas, so­bre­car­ga­das por su pa­sa­do cau­di­llis­ta y un pre­si­den­cia­lis­mo au­to­ri­ta­rio que han de­vas­ta­do la se­pa­ra­ción de po­de­res y la vi­gen­cia del Es­ta­do de de­re­cho en Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua.

Independie­nte de la ar­te­ra uti­li­za­ción de las to­gas, Evo Mo­ra­les puede ga­nar un cuar­to man­da­to, el 20 de oc­tu­bre, por mé­ri­tos pro­pios. No ha des­pil­fa­rra­do los in­gre­sos por la ven­ta de ma­te­rias pri­mas, ni emu­ló a Hu­go Chá­vez, que de­di­có mi­llo­na­das a te­jer com­pli­ci­da­des po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas.

El rumbo de Bo­li­via ha si­do di­fe­ren­te, aun con Fi­del Cas­tro y el pa­la­dín bo­li­va­riano co­mo re­fe­ren­tes de su pre­si­den­te, que sim­plis­ta­men­te atri­bu­ye el atra­so na­cio­nal a las oli­gar­quías su­mi­sas con el im­pe­ria­lis­mo grin­go y a la de­pre­da­ción de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Na­cio­na­li­za­das en 2006 las em­pre­sas en­car­ga­das de ex­plo­tar los re­cur­sos na­tu­ra­les, to­do que­da en casa. El pre­cio de los mi­ne­ra­les y gas ex­por­ta­bles cre­ció un 120% en la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra y mul­ti­pli­có los in­gre­sos del Es­ta­do y la dis­po­ni­bi­li­dad de di­vi­sas. El PIB es­ca­la más de cua­tro pun­tos y me­dio de pro­me­dio.

En la sen­da del asis­ten­cia­lis­mo cha­vis­ta, pe­ro a es­ca­la y sin ex­ce­sos, Mo­ra­les apro­ve­chó la abun­dan­cia pre­su­pues­ta­ria pa­ra su­bir sa­la­rios pau­pé­rri­mos, fi­nan­ciar pro­gra­mas so­cia­les, ayu­dar a fa­mi­lias in­di­gen­tes y res­ca­tar de la po­bre­za a buen nú­me­ro de com­pa­trio­tas. La eco­no­mía y el ma­cha­que pro­pa­gan­dís­ti­co cons­pi­ran con­tra una frag­men­ta­da opo­si­ción, en la que des­ta­ca la sol­ven­cia de Car­los Me­sa.

El po­pu­lis­mo de Mo­ra­les es en­ten­di­ble, ca­si per­ti­nen­te. Los po­bres de Ve­ne­zue­la lo han si­do con te­le­vi­sión y whisky en las cha­bo­las, in­clu­so du­ran­te el bi­par­ti­dis­mo de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca y COPEI, pe­ro en la Bo­li­via in­dí­ge­na la mi­se­ria es hi­rien­te. Lle­ga­rán las va­cas fla­cas y cae­rán las ren­tas ex­tra­or­di­na­rias de una eco­no­mía de­pen­dien­te del sub­sue­lo, pe­ro mien­tras al­guien la re­con­du­ce ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad, el go­ber­nan­te que pas­to­reó lla­mas de ni­ño ha­ce bien en so­co­rrer a quie­nes han vi­vi­do a dos ve­las des­de el in­ca­na­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.