Cu­ba mi­ra el ho­ri­zon­te con an­gus­tia

Las san­cio­nes de EE UU a las em­pre­sas que trans­por­tan pe­tró­leo a la is­la cau­san un gra­ve des­abas­te­ci­mien­to

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MAU­RI­CIO VI­CENT,

Cu­ba de nue­vo mi­ra al ho­ri­zon­te con an­gus­tia. Y es­pe­ra. Con la vis­ta pues­ta en los du­ros años no­ven­ta, aguar­da a que la si­tua­ción no em­peo­re y por el mar apa­rez­ca un bar­co de pe­tró­leo que amor­ti­güe la ac­tual cri­sis de des­abas­te­ci­mien­to de com­bus­ti­ble, que ha pues­to otra vez al país a vi­vir a cá­ma­ra len­ta. Las co­las en las ga­so­li­ne­ras de La Ha­ba­na han si­do de­ses­pe­ran­tes en las úl­ti­mas se­ma­nas, igual o peor que en el in­te­rior de la is­la. Cua­tro, cin­co, seis, o in­clu­so más ho­ras de es­pe­ra pa­ra lle­nar el de­pó­si­to, y eso en ca­so de en­con­trar car­bu­ran­te. La si­tua­ción pa­re­ce ha­ber me­jo­ra­do en los úl­ti­mos días, pe­ro la gen­te des­con­fía; te­me que sea so­lo una apa­rien­cia.

El 11 de sep­tiem­bre, el pre­si­den­te cu­bano, Mi­guel Díaz-Ca­nel, ex­pli­có en te­le­vi­sión los pro­ble­mas que afron­ta­ba la is­la de­bi­do al dé­fi­cit de su­mi­nis­tro de dié­sel, la ma­yo­ría pro­ce­den­te de Ve­ne­zue­la. En lo que que­da­ba de mes, di­jo en­ton­ces, so­lo en­tra­rían a la is­la uno o dos bar­cos de pe­tró­leo, una “si­tua­ción co­yun­tu­ral” que con el pa­so de las se­ma­nas se iría nor­ma­li­zan­do pe­ro que obli­ga­ría a des­em­pol­var no po­cas me­di­das del Pe­rio­do Es­pe­cial —la cri­sis pro­vo­ca­da por la de­sin­te­gra­ción de la Unión So­vié­ti­ca a co­mien­zos de los años no­ven­ta, cuan­do el PIB ca­yó un 35% en tres años—, de tan mal re­cuer­do.

La cau­sa fun­da­men­tal de es­ta cri­sis, afir­mó el man­da­ta­rio, no era es­ta vez la in­efi­cien­cia de la eco­no­mía cu­ba­na —sin de­jar de re­co­no­cer­la—, sino el in­cre­men­to del cer­co de Es­ta­dos Uni­dos, que per­si­gue y san­cio­na a los bar­cos que trans­por­tan cru­do a la is­la y di­fi­cul­ta ca­da vez más las ope­ra­cio­nes de abas­te­ci­mien­to. Hay una “per­se­cu­ción en­fer­mi­za” a las com­pa­ñías que traen pe­tró­leo ve­ne­zo­lano —la se­ma­na pa­sa­da fue­ron san­cio­na­das cua­tro—, ase­gu­ró, con­si­de­ran­do que en la prác­ti­ca se tra­ta de un “blo­queo na­val” que per­si­gue pro­vo­car la as­fi­xia ener­gé­ti­ca y el de­te­rio­ro de la si­tua­ción con el áni­mo de “arran­car con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas”.

De­bi­do a la fal­ta de dié­sel, el trans­por­te pú­bli­co —au­to­bu­ses, ta­xis co­lec­ti­vos, vie­jos co­ches de al­qui­ler pri­va­dos— ha re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te ru­tas y fre­cuen­cias, lo que se ha tra­du­ci­do en aglo­me­ra­cio­nes en las ca­lles, en ner­vios y bron­cas. La po­li­cía, en las pa­ra­das, tra­ta de evi­tar ma­les ma­yo­res y man­da pa­rar a los vehícu­los es­ta­ta­les pa­ra que lle­ven en su ru­ta a los pa­sa­je­ros. Tam­bién, co­mo en las peo­res épo­cas, mu­chos cen­tros es­ta­ta­les y fá­bri­cas han re­du­ci­do su jor­na­da la­bo­ral. Otros han acor­ta­do la se­ma­na de tra­ba­jo y has­ta se han sus­pen­di­do tem­po­ral­men­te las cla­ses en cen­tros de es­tu­dios y uni­ver­si­da­des. Al­gu­nas em­pre­sas han de­te­ni­do pro­vi­sio­nal­men­te sus ac­ti­vi­da­des, to­do pa­ra evi­tar que co­lap­se el sis­te­ma de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca en la is­la.

El trans­por­te de per­so­nas y car­gas en­tre pro­vin­cias —tre­nes, avio­nes y au­to­bu­ses— se ha re­du­ci­do al mí­ni­mo y, co­mo me­di­da de ahorro, se prohí­be po­ner el aire acon­di­cio­na­do en las tien­das y de­pen­den­cias ofi­cia­les, don­de el ca­lor es so­fo­can­te. En el cam­po, las au­to­ri­da­des ex­hor­tan a volver a la trac­ción ani­mal pa­ra trans­por­tar­se y rea­li­zar las la­bo­res pro­duc­ti­vas; si no hay pe­tró­leo pa­ra los trac­to­res, hay yun­tas de bue­yes. Es la con­sig­na, co­mo en los tiem­pos del Pe­rio­do Es­pe­cial, cuan­do se lle­ga­ron a em­plear 200.000 ani­ma­les en el tra­ba­jo agrí­co­la.

A al­gu­nos su­mi­nis­tra­do­res ex­tran­je­ros de mer­can­cías les han ad­ver­ti­do de que tem­po­ral­men­te se ra­len­ti­za­rá la ex­trac­ción de con­te­ne­do­res del puer­to. Y tam­bién el tras­la­do des­de los al­ma­ce­nes, pues no hay pe­tró­leo pa­ra los ca­mio­nes. Por su­pues­to, al caer la dis­tri­bu­ción, la es­ca­sez de ar­tícu­los y ali­men­tos en las tien­das —ya de por si des­abas­te­ci­das— au­men­ta. Fal­ta la man­te­qui­lla y des­pués apa­re­ce, y lo mis­mo con el ja­bón, la ha­ri­na, el agua mi­ne­ral… el cuen­to de nun­ca aca­bar.

Aun­que la si­tua­ción es­tá le­jos de pa­re­cer­se a la de los cru­dos años del Pe­rio­do Es­pe­cial, cuan­do los apa­go­nes lle­ga­ron a ser de 14 ho­ras dia­rias —has­ta el mo­men­to prác­ti­ca­men­te no se han producido, o han si­do cor­tos—, las di­fi­cul­ta­des au­men­tan día a día y con ellas la in­quie­tud y an­sie­dad de la gen­te.

Pa­ra de­fen­der­se de lo que se vi­ve ya y pre­pa­rar­se pa­ra lo que se in­tu­ye que vie­ne, los cu­ba­nos han acu­di­do a In­ter­net y a las re­des so­cia­les. Se han crea­do va­rios gru­pos so­li­da­rios de What­sApp lla­ma­dos “Don­de hay com­bus­ti­ble”. Sus miem­bros se avi­san de dón­de con­si­guen ga­so­li­na o dié­sel, cuán­ta co­la hay, có­mo es el am­bien­te. “Ra­mon­ci­to te lo lle­na” ofre­ce allí sus ser­vi­cios: por un mó­di­co pre­cio, el tal Ra­món pa­sa por tu casa en su co­che, te lo de­ja en ga­ran­tía y se lle­va el tu­yo, con el que ha­ce la co­la y te lo lle­na.

En oca­sio­nes, la gen­te es­tá ten­sa y es­cri­be comentario­s po­lí­ti­cos; los ad­mi­nis­tra­do­res del gru­po rá­pi­da­men­te in­ter­vie­nen: “Es­te es­pa­cio es pa­ra en­con­trar ga­so­li­na, no pa­ra ha­blar mier­da”. Otros tra­tan de pes­car en río re­vuel­to: “Sé que es­to es pa­ra el dié­sel, pe­ro ven­do bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca”.

La pren­sa ofi­cial em­pe­zó a ha­blar el fin de se­ma­na de “vuel­ta a la nor­ma­li­dad”, pe­ro des­ta­can­do unas pa­la­bras re­cien­tes del pre­si­den­te Díaz-Ca­nel. “Ha­bía­mos aban­do­na­do co­sas que apli­ca­mos en el Pe­rio­do Es­pe­cial, y nos aco­mo­da­mos a lo que te­nía­mos des­pués. Pe­ro hay me­di­das que de­be­rán que­dar­se pa­ra siempre, aun­que ten­ga­mos cho­rros de com­bus­ti­ble”, afir­mó el man­da­ta­rio. En el ho­ri­zon­te po­pu­lar, de nue­vo, in­cer­ti­dum­bre y an­gus­tia.

Las co­las pa­ra re­pos­tar en las ga­so­li­ne­ras han si­do de has­ta seis ho­ras

Las di­fi­cul­ta­des cre­cen ca­da día y con ellas la an­sie­dad de los ciu­da­da­nos

/ ALEXANDRE MENEGHINI (REUTERS)

Co­la de co­ches pa­ra re­pos­tar en una ga­so­li­ne­ra de La Ha­ba­na, el 19 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.