La pun­ta de lan­za de­mó­cra­ta en el ‘impeachmen­t’

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - PA­BLO GUIMÓN,

Los de­mó­cra­tas, has­ta la fe­cha, no han da­do con la ma­ne­ra de es­cru­tar a un pre­si­den­te y una Ad­mi­nis­tra­ción que han he­cho sal­tar por los ai­res las re­glas del jue­go. Co­mo mues­tra, su es­ca­so bri­llo en los re­cien­tes in­te­rro­ga­to­rios pú­bli­cos que han con­du­ci­do en el Con­gre­so de EE UU. No su­pie­ron con­tra­rres­tar la fu­ria del juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Brett Ka­va­naugh, que lo­gró pre­sen­tar­se co­mo víc­ti­ma an­te las acu­sa­cio­nes de abu­sos se­xua­les, y per­die­ron la opor­tu­ni­dad de con­ver­tir las au­dien­cias de la tra­ma ru­sa en efi­ca­ces se­sio­nes que agi­ta­ran a la opi­nión pú­bli­ca.

Aho­ra, con la aper­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción del pro­ce­so de impeachmen­t o des­ti­tu­ción del pre­si­den­te, tras re­ve­lar­se que es­te lla­mó a su ho­mó­lo­go ucra­nio pa­ra pe­dir­le que in­ves­ti­gue a su ri­val po­lí­ti­co Joe Bi­den, tienen la gran opor­tu­ni­dad de apren­der de sus erro­res. Y de ese pro­pó­si­to de en­mien­da da fe el he­cho de que el par­ti­do ha­ya de­ci­di­do con­fiar al con­gre­sis­ta Adam Schiff, pre­si­den­te del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el pa­pel es­te­lar.

Triatle­ta, ve­gano y guio­nis­ta afi­cio­na­do, Schiff fue fis­cal y con­gre­sis­ta es­ta­tal has­ta que ga­nó, en 2000, su es­ca­ño en el Ca­pi­to­lio. An­tes de la elec­ción de Do­nald Trump, el re­pre­sen­tan­te del 28º dis­tri­to de Ca­li­for­nia, de 59 años, era un le­gis­la­dor del mon­tón con cier­ta repu­tación co­mo ex­per­to en se­gu­ri­dad na­cio­nal e in­te­li­gen­cia.

En­ton­ces lle­gó Trump. Schiff, des­de el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia, em­pe­zó a des­ta­car en la in­ves­ti­ga­ción so­bre la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de 2016. En enero de es­te año, con la lle­ga­da de la nue­va ma­yo­ría de­mó­cra­ta a la Cá­ma­ra —el Se­na­do es de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na—, Schiff se con­vir­tió en pre­si­den­te del co­mi­té y en una es­pe­cie de por­ta­voz del par­ti­do, tan­to en el Ca­pi­to­lio co­mo en los pla­tós de te­le­vi­sión, so­bre to­do lo que tu­vie­ra que ver con Trump y Ru­sia.

En tiem­pos re­vuel­tos, en los que el es­ca­so res­pe­to a la ver­dad do­mi­na el len­gua­je po­lí­ti­co, la de Schiff es una voz de la ra­zón. Su cuen­ta de Twit­ter, con mi­llón y me­dio de se­gui­do­res, es la an­tí­te­sis de la del pre­si­den­te. Ni ras­tro de ma­yús­cu­las o de sig­nos de ex­cla­ma­ción. Na­da de in­sul­tos. Más bien fra­ses ro­tun­das y di­dác­ti­cas, bien cons­trui­das, se­pa­ra­das por ren­glo­nes en blan­co pa­ra ma­yor cla­ri­dad.

Al en­tre­gar la ini­cia­ti­va a Schiff, apar­tan­do al Co­mi­té Ju­di­cial que pre­si­de Je­rrold Nad­ler y que lle­vó la ba­tu­ta en la tra­ma ru­sa, la de­mó­cra­ta Nancy Pe­lo­si, pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra, de­jó cla­ro que quie­re una in­ves­ti­ga­ción rá­pi­da y cen­tra­da en el es­cán­da­lo de Ucra­nia. Ella sa­be que, a di­fe­ren­cia de la en­re­ve­sa­da tra­ma ru­sa, la cri­sis ucra­nia puede ser re­su­mi­da en un enun­cia­do con­tun­den­te: “No te­nía­mos otra op­ción que pro­ce­der con una in­ves­ti­ga­ción de impeachmen­t. Nues­tro fo­co es­ta­rá en el per­ju­rio fun­da­men­tal del pre­si­den­te. Coac­cio­nar a un país ex­tran­je­ro pa­ra in­ter­fe­rir en nues­tras elec­cio­nes nun­ca es co­rrec­to. Di­gan lo que di­gan el pre­si­den­te y sus de­fen­so­res”, es­cri­bió Schiff en Twit­ter.

En el Co­mi­té Ju­di­cial, que es el que nor­mal­men­te ma­ne­ja­ría el impeachmen­t, se sien­tan al­gu­nos de los de­mó­cra­tas más pro­gre­sis­tas. Nad­ler en­car­nó du­ran­te me­ses la ofen­si­va del sec­tor más iz­quier­dis­ta con­tra Trump, y eso le en­fren­tó a Pe­lo­si, ini­cial­men­te re­ti­cen­te a ini­ciar un pro­ce­so de des­ti­tu­ción. Schiff ya se ha pues­to ma­nos a la obra. El jue­ves fue la pri­me­ra au­dien­cia y ya han pe­di­do más tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos.

Que la fi­gu­ra de Schiff in­co­mo­da a Trump que­da cla­ro en sus tuits. Des­pués de que el jue­ves Schiff re­su­mie­ra, sin res­pe­tar la li­te­ra­li­dad, par­tes de la con­ver­sa­ción de Trump con Vo­lo­dí­mir Ze­lens­ki, el pre­si­den­te ha su­ge­ri­do que Schiff de­be­ría ser “arres­ta­do por trai­ción”.

Adam Schiff.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.